ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"#PEGA peláez y gardeazábal,oct 19" en Spreaker.

La “rayita” de Piedad

20 de febrero del 2011 | Registro| Por: Rafael Nieto Loaiza

Los rumores sobre la muerte de ‘Cano’, fuertísimos y, a la hora en que escribo, desmentidos por Palacio y por el comandante del Ejército, evitan concentrarse en hechos recientes que exigen claridad.
Uno, la entrega de coordenadas para la liberación de dos rehenes que no correspondían al lugar de su ubicación. Piedad Córdoba, la única persona que tenía esa información, dio dos explicaciones distintas. En un comunicado de Colombianos por la Paz, sostuvo que “dificultades logísticas, técnicas, atmosféricas, topográficas y, las propias de la guerra interna, dificultaron la entrega de las dos personas que la guerrilla de las Farc EP anunció dejar en libertad”. Pero como nadie quedó tranquilo y se vinieron acusaciones de que las Farc habrían dado intencionalmente mal las coordenadas, sostuvo que una “rayita” confundió a los pilotos. De entrada, da mala espina que haya cambiado la versión de lo ocurrido. Pero las sospechas de que miente se confirman con el pretexto de la “rayita”. 

Ningún piloto y mucho menos pilotos experimentados y militares como los brasileros que comandaban el helicóptero, se confunde con una “rayita” puesta antes de los números y letras que expresan la longitud y latitud del punto de destino de una aeronave. Una “rayita” ahí, antes o después de unas coordenadas, simplemente no significa nada, porque no hay función que pueda cumplir. Por tanto no hay manera de malinterpretarla.

Que la demora y el cambio del lugar de entrega de los secuestrados dio ventajas tácticas a las Farc, es indudable. Habría que ser tonto de capirote para no entender que los tiempos en que se paralizan las operaciones militares son aprovechados por los guerrilleros para moverse, aprovisionarse, sacar la droga que tienen encaletada. Supongo que era un costo asumido por el Gobierno y aceptado, imagino a regañadientes, por la Fuerza Pública. Pero el asunto es aún más sospechoso si es verdad que, como sostienen algunos, el helicóptero, so pretexto de la “rayita”, aterrizó en área del Cañón de las Hermosas. 

De todos los lugares posibles, ¿la “rayita” confundió a los pilotos para llegar precisamente ahí? Es imposible explicar que una equivocación en las coordenadas llevara al helicóptero a la zona de retaguardia del comandante de las Farc y donde se sostiene que Cano se refugia. ¿Alguien nos dirá si es verdad o no que el helicóptero descendió en el Cañón? ¿Dará Teodora una explicación seria sobre el incidente o seguirá tomándonos por idiotas?

Y dicho esto, ¿puede sorprenderse alguien con el espectáculo mediático o con el incidente de las coordenadas? Las Farc han demostrado hasta la saciedad que mienten y engañan y secuestran para sacar el mayor jugo posible de los rehenes. Y Piedad ha probado que aprovecha cada liberación para hacer trabajo político para ella y para las Farc. Era perfectamente imaginable que ambos, Farc y Córdoba, le sacarían punta a estas liberaciones y que las Farc engañarían con las mismas.

De hecho, el Gobierno tendría que saber que el riesgo de usar a Piedad era enorme, al menos si había leído (y me niego a pensar que no lo ha hecho) la decisión del Procurador donde quedan probados sus vínculos con los terroristas. Parece que, sin embargo, hay perros a los que los emasculan de manera repetida.

Para rematar, entramos otra vez en la dinámica de las discusiones sobre diálogos y procesos de paz. El presidente Santos, como en el caso del paro de los camioneros que, dígase lo que se diga, resultó mal para el país y para el Gobierno, ha sido puesto a la defensiva.

El País – Cali - Colombia

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.