ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"#PEGA, peláz y gardeazábal,agosto 16" en Spreaker.

¡Viva el Papa!


20 de agosto de 2011 | OPINIÓN | Por: Federico Hoyos Salazar

El mensaje del Papa no se limita a lo religioso y espiritual, de manera clara Benedicto XVI hace un llamado de atención a los gobiernos del mundo, a poner la economía al servicio del hombre y no al contrario, como ha sucedido en ocasiones.

El Papa ha aterrizado en Madrid. Millones de personas jóvenes del mundo entero se han movilizado hasta tierras ibéricas para ver y escuchar el mensaje de Benedicto XVI. No hay político o artista que logre el impacto de la visita del Papa a un país, ¿por qué?

Porque como lo expuso el Papa en su primer discurso en el aeropuerto internacional de Barajas, en la Jornada Mundial de la Juventud, los jóvenes van a encontrar "la verdad que da genuino sentido a su existencia", a confirmar la fe y a un encuentro personal con Cristo.

Mientras un concierto de rock o un discurso político generan un efecto pasajero en las personas, el mensaje del Papa queda impreso en las personas puesto que en él se tocan los temas más hondos de la vida humana.

Sin duda el mensaje del Papa está cargado de esperanza. Algunas de sus primeras palabras en Madrid fueron las siguientes: "que nada ni nadie os quite la paz; no os avergoncéis del Señor". Resulta tranquilizante escuchar estas palabras en medio de un siglo turbulento marcado por las guerras, las crisis económicas y los desastres naturales. No perdamos la paz, no estamos solos, es el primer mensaje de Benedicto XVI.

La palabra Pontífice viene del latin pontifex , que significa, constructor de puentes. La visita del Papa a la Jornada Mundial de la Juventud es prueba viva de la construcción de puentes entre el reino de lo espiritual y el reino material.

El llamado a vivir en la sociedad, metidos en cada una de nuestras actividades cotidianas sin perder de vista la trascendencia resulta un mensaje novedoso, en una sociedad en donde a veces parece que lo terreno y lo sobrenatural son dos cosas irreconciliables.

Adicionalmente, el mensaje del Papa no se limita a lo religioso y espiritual, de manera clara Benedicto XVI hace un llamado de atención a los gobiernos del mundo, a poner la economía al servicio del hombre y no al contrario, como ha sucedido en ocasiones. Lo anterior quiere decir que el crecimiento económico y la riqueza deben servir al mejoramiento de las condiciones de vida de las personas, especialmente de los más pobres y no sólo a la acumulación.

El Papa ha viajado a una metrópoli moderna a hablarles a los jóvenes, la fuerza de la sociedad, el sinónimo de la esperanza y el cambio. Su mensaje no es teórico ni inalcanzable, se refiere a los asuntos más cotidianos, desde lo material hasta lo espiritual, desde una posición alejada de lo político e ideológico, el Papa está cerca y su mensaje vivo.

Encuentro profundamente llamativo el hecho de que jóvenes de los más diversos orígenes culturales, encuentren en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), un espacio común, en donde a pesar de las diferencias del lenguaje, las costumbres y probablemente las ideas políticas, todos se unan en torno a la figura del Papa, lo que representa y de su mensaje de unidad, esperanza y caridad. En la unidad mundial en torno a ideales radica el especial atractivo de la JMJ. A pesar del materialismo imperante y de las agresivas campañas en contra de la Iglesia y el Papa, la juventud mundial está firme y sin temor al lado del Sucesor de Pedro.

Debemos sugerir a Colombia como sede de una próxima Jornada Mundial de la Juventud, así como otras ciudades del mundo como Manila, Czestocowa, Denver y ahora Madrid lo han sido. Falta hace en nuestro país un mensaje de esperanza, caridad y unidad que movilice a las masas en torno a un evento noble y pacífico de reflexión y paz.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.