ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"#PEGA,peláez y gardeazábal,oct 17" en Spreaker.

EL COLECTIVO ALVEAR RESTREPO, VIOLADOR DE LOS DERECHOS HUMANOS

Septiembre 5, 2010 por Ricardo Puentes Melo  


 La prensa de izquierda –que es casi toda-, al servicio de los intereses de la guerrilla, publicó con gran escándalo un supuesta agresión contra el Colectivo de Abogados Alvear Restrepo, frente a sus oficinas en el centro de Bogotá.

Esta noticia le ha dado la vuelta al mundo y ha sido reproducida por salas de prensa de sindicatos ultraizquierdista, ONG de Derechos Humanos, y un sinnúmero de organizaciones que muestran como prueba de la agresión a un grupo de hombres de la tercera edad en actitud calmada, a damas elegantes y tranquilas, y a un puñado de jóvenes pacíficos que sostienen una de las pancartas de apoyo a los militares injustamente perseguidos por este tenebroso Colectivo Alvear Restrepo.

Para satanizar la protesta, el Colectivo Alvear miente una vez más –como ya es usual en ellos- y dice que el plantón fue una “agresión” encabezada por el ex senador Enrique Gómez Hurtado, el activista Rodrigo Obregón y el director Jurídico de Unoamérica, Jaime Restrepo; “agresión” –dicen los Alvear- que se originó por la “justa labor en defensa de los Derechos Humanos”.

La verdad es que esta protesta contra el colectivo Alvear Restrepo, y en defensa de los militares sobre los que ellos han caído con saña, se viene realizando desde el 2 de julio de 2010, en la Plaza de Bolívar de Bogotá, y es organizada por la unión de Movimientos Nacionalistas Colombianos, MONACO, con la participación de la inmensa mayoría de organizaciones de víctimas de la guerrilla, de Derechos Humanos, de reservistas; fundaciones de familias de secuestrados por la guerrilla (guerrilla que los Alvear defienden), y asociaciones civiles que buscan una Colombia libre de guerrilleros y narcotraficantes.

El Partido Conservador se unió en esta ocasión porque se estaba protestando también por la el denuncio que interpuso el Colectivo Alvear Restrepo ante la CPI contra el ex presidente Álvaro Uribe Vélez, disque por traición a la patria. ¡Qué cinismo..! Una ONG profariana, que defiende guerrilleros y ataca a quienes sostienen la democracia, acusando a Uribe de traición a la patria. ¡Si al colectivo Alvear les importa un bledo la patria..!

Tampoco es cierto lo de la tal “agresión”. Ni Rodrigo Obregón, ni Enrique Gómez, ni Jaime Restrepo agredieron a nadie. Y de ellos, solamente Restrepo tomó el megáfono para lanzar las consignas de protesta contra estos mañosos oenegeros.

Para que se den una idea de lo sucedido, les cuento que las oficinas del Colectivo Alvear Restrepo quedan en el piso 25 de un edificio que da frente al parque Santander, diagonal al Museo del oro de Bogotá. 

El pequeño grupo de manifestantes llegó hasta al parque y se ubicó a más de 50 metros de la entrada del edificio, donde funcionan muchísimas entidades y oficinas de particulares. El Colectivo, como ya se dijo, tiene un piso completo por el que paga cerca de tres mil millones de pesos (Un millón y medio de dólares) que quién sabe cómo hará para conseguir, aunque suponemos que los recibe de negocios varios e innombrables, porque ni siquiera el negociazo que tienen montado con las víctimas da para tanto.
El asunto es que la protesta era muy simbólica, más para poner en conocimiento de los transeúntes las maquinaciones de los Alvear Restrepo, que con el propósito de que estos abogados nos escucharan desde su blindado y ultra lujoso piso 25 del edificio de Avianca.
A los diez minutos de iniciada la protesta pacífica y simbólica, un piquete de energúmenos apareció saliendo del edificio cargando pancartas de las supuestas víctimas de crímenes de Estado. 

Estos personajes, que parecían haber salido de un pabellón de alta peligrosidad de alguna cárcel, comenzó a lanzar improperios de grueso calibre contra las señoras y los ancianos, y se dedicó a provocar a los jóvenes de la protesta quienes, no obstante, guardaron compostura y no cedieron a ese juego a sabiendas de que, si lo hacían, al otro día estarían acusados de intento de asesinato o quién sabe qué idiotez macondiana de las que se inventan estos roñosos abogados que tienen en sus manos a la mayoría de jueces y fiscales de Colombia y que, por ello, han puesto tras las rejas a decenas de militares y hombres de bien utilizando falsos testigos y manipulaciones que en un país decente ya los tendrían a todos los del Colectivo Alvear y sus auxiliadores en la cárcel.

La misma razón que unió a diversos movimientos patriotas en MONACO, es la que nos congrega cada día Primero de cada mes: La defensa de nuestra patria contra los ataques infames de la dupla narcotráfico y guerrilla que hoy, sin abandonar los fusiles y las minas antipersona, han abierto otro frente que ha puesto fuera de combate a nuestros héroes. 

Y éste es la guerra jurídica contra militares, que ha enviado a decenas de ellos a la injusta prisión. Lo más curioso de los Alvear Restrepo, es que persiguen a quienes más han golpeado  a la guerrilla y el narcotráfico.
Nadie puede negar que el Colectivo de abogados Alvear Restrepo es la ONG que más ha perseguido a colombianos de bien. Tenemos la íntima convicción de que ellos son el brazo jurídico de la guerrilla.  Entre sus más codiciados trofeos de caza, están oficiales como el coronel Plazas Vega, los generales Arias Cabrales, Uscátegui, Rodriguez, Fracica y varios más que han sido valientes combatientes contra la guerrilla y el narcotráfico.
Ya es de público conocimiento que entre los integrantes del Colectivo Alvear Restrepo hay integrantes amnistiados de la guerrilla, defensores de guerrilleros y terroristas activos. No por nada está afiliado a la FIDH, una ONG europea que ha liderado campañas virulentas y mentirosas contra nuestro país.

Es por eso que no nos sorprende que una ONG que supuestamente defiende los Derechos Humanos, pretenda negarnos nuestro legítimo Derechos a manifestar nuestra opinión públicamente de una manera pacífica y legítima. Así son los terroristas en todo el mundo: asesinan y violan los derechos humanos de los demás, y luego –cuando surge la protesta en su contra- claman como si fueran ellos las víctimas.
Ese mismo colectivo de abogados Alvear Restrepo, que lanza alaridos por la defensa de los Derechos Humanos, es quien realmente los viola en este país valiéndose de argucias, de falsos testimonios, de calumnias y mentiras; atropellan los más elementales derechos de los ciudadanos y se ufanan de su incalculable flujo de dólares y euros, de su casi omnipotente poder, de su control sobre la justicia y del apoyo recibido por entidades internacionales que creen en sus mentiras o que son abiertamente sus cómplices.
Este Colectivo Alvear Restrepo tiene un negocio muy bien montado con las supuestas víctimas de crímenes de Estado de este país. Donde quiera que el ejército combate a la guerrilla, acuden al sitio, adoctrinan a la población de las cercanías, les montan la película, les hacen aprender el libreto y les pagan una irrisoria suma para que la “víctima” permita que el Colectivo Alvear Restrepo la represente. En un plazo de alrededor de cinco años, la demanda de los Alvear contra la nación les produce millones de dólares. Y ellos sólo han pagado unos 150 dólares a quien representan.

Todo un negociazo.
Por estas cosas y otras, es que tenemos la convicción íntima y personal (amparada en la Constitución como Derecho), de que el Colectivo de Abogados Alvear Restrepo es aliado de la guerrilla y que se ha mimetizado desde hace mucho tiempo como una organización defensora de Derechos Humanos, nada menos que con estatus consultivo ante la OEA. Ha engañado con bastante éxito al mundo entero mediante sus oficinas en Bruselas, Suiza y otros países desde donde se manejan las finanzas y la guerra política internacional.
Como ya mencionamos aquí en Colombia funcionan en el edificio Avianca en un piso completo, totalmente blindado, avaluado en cerca de TRES MIL MILLONES DE PESOS. Poseen una flotilla de vehículos blindados para movilizar a los cabecillas de la organización narcoterrorista a quienes defienden.
Debido a su fabuloso poder financiero y político, el Colectivo Alvear Restrepo ha logrado infiltrar y manipular a ciertos sectores de la Fiscalía, la Procuraduría, varias ONG, la Defensoría del Pueblo y numerosos jueces a quienes corrompen con los recursos a su alcance. También utilizan su poder e influencias para comprar a los grandes medios de comunicación que publicitan sus comunicados y hacen eco de sus injurias.

Se sabe que el Colectivo manipula con ofrecimientos de ascensos, comisiones en el exterior e invitaciones a otros países pagas por los destinatarios. ¿Sería con algo de esto que la juez Jara –la que condenó injustamente a Plazas Vega, cometiendo prevaricato- viajó a estudiar fuera de Colombia, con todo pago..?
Para nadie es desconocida la antigua estrategia narcosubversiva respecto a utilizar la desinformación y la presión a través de los medios masivos de comunicación y de los entes gubernamentales que garantizan los derechos fundamentales, hacia los fallos judiciales.
Debido a este historial tétrico, es que la ciudadanía protesta legítimamente contra este Colectivo de Abogados que defiende terroristas y bandidos de la guerrilla. Y con esto no pretendemos ignorar el derecho a la legítima defensa que tiene cualquier persona, por más criminal que sea.

Pero también pedimos que los ciudadanos de bien, habilidosamente expuestos como delincuentes por estos señores del Alvear Restrepo, dispongan de ese derecho sin que se sigan comprando testigos falsos en su contra y sin que se les siga prohibiendo el derecho al debido proceso, como hasta ahora ha sucedido.
Pedimos con ansias que el gobierno Nacional investigue el origen de las finanzas del Colectivo Alvear Restrepo, y que si se comprueba nuestra sospecha –de que éstas provienen de grupos narcoterroristas- se les aplique todo el peso de la ley, sin importar cuán poderosos sean ni qué ríos de dólares y euros entren en sus arcas.
Solicitamos con justa razón que el gobierno nacional deje de lado el miedo al Colectivo Alvear Restrepo –sea cual fuere la causa de éste, si la extorsión o la coacción- y se comprometa con los militares perseguidos política y jurídicamente por las organizaciones narcoterroristas. Los militares están enfrentando esta guerra solos, sin más acompañamiento ni solidaridad que las protestas que estamos realizando cada mes.
Reclamamos que el Ministerio del Interior y Justicia, en cambio de reunirse con los magistrados y jueces a tomar chocolatico con queso, tome las acciones necesarias para garantizar que los fallos de segunda instancia estén ausentes de presión política, y que se obre exclusivamente en Derecho.
Rogamos también para que el gobierno nacional sea el que lidere la batalla jurídica, política y financiera contra las organizaciones proguerrilleras, y que se expongan a sus cabecillas que hoy se pasean impunemente por el Congreso, las gobernaciones, y hasta en las candidaturas presidenciales.
Se haga o no se haga esto, nosotros, los patriotas verdaderos, estaremos reuniéndonos cada día primero de cada mes para protestar pacíficamente contra la alianza de la narcoguerrilla con la justicia que tiene sindicados a ciudadanos de bien como si fueran hampones.
La unión de Movimientos Nacionalistas Colombianos, MONACO, exige desde ya que, al igual que otros protagonistas de la historia, como Francisco de Paula Santander, Nariño o José María Córdoba, el coronel Alfonso Plazas Vega sea reconocido como un héroe nacional por sus invaluables servicios a Colombia y sus aportes a la paz y la justicia. Exigimos que el coronel Plazas Vega sea reconocido por lo que es: un patriota ejemplar, un militar valiente y un defensor incansable de los Derechos Humanos, como ningún otro.

1 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.