ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"#pega peláez y gardeazabal sept 20" en Spreaker.

Las traiciones tienen precio

OPINIÓN| Por: FERNANDO LONDOÑO HOYOS| Publicado: junio 3, 2013 

Maduro trata de conciliar, después de la ventaja que pudo sacar de la entrevista de Santos con Capriles. Pero Maduro no tiene reversa.
Los chavistas, los de verde uniforme y los de roja camiseta para los desfiles, están desesperados. Y necesitan una salida. Necesitan un pretexto, alguien a quien echarle la culpa de tanta desventura.
Nadie tiene la menor duda de que Juan Manuel Santos traicionó al Presidente Uribe Vélez el mismo día de su posesión solemne en la Plaza de Bolívar, en presencia del agraviado, como para no dejar dudas de su felonía. Y al hacerlo de manera tan pública y notoria, notificaba a sus nueve millones de electores uribistas, que tomaba su propio camino, apoyado en fuerzas que juzgaba suficientes para la empresa: políticos que se venderían, medios de comunicación que se hartarían de mermelada, izquierda irrestricta, escenario internacional favorable.
Y muchos de esos cálculos le resultaron buenos, habrá de reconocerse. Los periodistas cantaron las alabanzas que merecía el pacificador con Venezuela; el barril de los puercos le ha funcionado casi a la perfección; el mamertismo lo llena de zalemas y a la derecha la controla con amenazas y garrote. Todo bien. Todo bien, como decía el Pibe Valderrama, para quien alcanzó, como para tantos, la alhacena repleta que le dejó el Gobierno traicionado.
Los que recibieron lo mejor de la traición, fueron los del castro-chavismo, los de aquí y los de allá. Cuba se fortaleció políticamente, Chávez no pareció tan malo ante la prensa de izquierda, y los comunistas criollos, siempre con Piedad y Cepeda a la cabeza, pasaron del infierno y las sombras a la efímera gloria de una celebridad insostenible. Y en medio de tanto disparate, los grandes beneficiarios fueron los de las FARC, esa especie en vía de extinción, militarmente derrotada, políticamente vencida, detestada por todos los colombianos.
Claro que nada era gratis. Santos calculó que de ese modo ascendía los escalones del éxito que ningún colombiano habría logrado. Paz interior, amistades en el mundo, reputación de Libertador y Prócer. A esos halagos se rindió y fueron esas las cartas que jugó. El país se iba al diablo, la economía hacía agua, los programas sociales languidecían, la ejecución de las obras públicas eran una ruina. Pero no importaba. Ande yo caliente y ríase la gente, reza el viejo adagio español. Algún premio Nobel en el horizonte, la Secretaría de la ONU, o siquiera la de la OEA, y como premio de consolación un segundo período, suyo, lo mejor, o de algún escudero audaz, a lo menos.
Pero entre traidores te veas. Santos creyó que las treinta monedas que le entregaban en Venezuela eran de plata de Ley, y que podía fiarse del Coronel y de sus sucesores. Pero no calculaba que la crisis de ese pobre país fuera colosal, irreparable, devastadora. Cuando la gente no encuentra comida, no hay credo político que le valga, ni mausoleo que la consuele, ni misiles ni fragatas, ni tanques que la enorgullezcan. Cuando no enfrían las neveras, ni se encienden los fogones, ni se prenden los televisores, se pierde el último ápice de la pasión política. Y cuando todas esas penurias pasan en el país más rico de América, hasta los más rojos rojitos empiezan a admitir que unos cuantos vivos se los robaron, y unos ilusos, fanfarrones, manirrotos, les quitaron lo suyo.
Los chavistas, los de verde uniforme y los de roja camiseta para los desfiles, están desesperados. Y necesitan una salida. Necesitan un pretexto, alguien a quien echarle la culpa de tanta desventura. Cualquier disfraz es bueno a la hora de la farsa. Y Santos viene como anillo al dedo. Porque ha traicionado a Venezuela, porque le ha quitado soporte internacional, porque ha alentado una oposición demoníaca, culpable de todas las desgracias. Y se acuerdan que lo tienen agarrado por el cuello, con el negocio de La Habana. Y por el cuello lo aprietan, dueños como son de los tahúres y de las cartas.
Maduro trata de conciliar, después de la ventaja que pudo sacar de la entrevista de Santos con Capriles. Pero Maduro no tiene reversa. Diosdado y la cúpula militar lo empujarían al cadalso, si fuere necesario. Alguien tiene que pagar y no serán ellos. A Judas tampoco le recibieron las treinta monedas, cuando quiso devolverlas. Al traidor se le cierran siempre los caminos del retorno.
Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin  y no siempre reflejan la opinión o posición de LA OTRA MITAD DE LAS VERDADES A MEDIAS.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.