ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"#pega peláez y gardeazabal sept 20" en Spreaker.

Las dos caras de la diplomacia

11 de febrero de 2012 | La Claridad | Por: Paloma Valencia Laserna

De un tiempo para acá algunos consideran que la diplomacia acertada es mantener las relaciones con todos los agentes sin consideraciones; ser amigo sin importar, ni cuestionar.
Cada día que pasa se hace más evidente que podría haber equivocaciones que harían insostenible la amistad con semejantes vecinos.
Muchos colombianos se han mostrado satisfechos con las gestiones que ha realizado la canciller Holguín en lo que se refiere al manejo de las relaciones con los gobiernos vecinos de Venezuela y Ecuador, que durante el gobierno Uribe fueron tensas, cambiantes y difíciles. Discrepo de quienes alaban sus gestiones y parece que con cada día que pasa se hace más evidente que podría haber equivocaciones que harían insostenible la amistad con semejantes vecinos.
Colombia tiene una larga tradición de buenas prácticas en la diplomacia, pero de un tiempo para acá algunos consideran que la diplomacia acertada es mantener las relaciones con todos los agentes sin consideraciones; ser amigo sin importar, ni cuestionar. Habría que evaluar semejante postura que convierte a la diplomacia en algo que pretende agradar a todos. Creo que la diplomacia implica mantener las relaciones y mejorarlas al servicio de los intereses nacionales. Y no sólo eso, hay principios sobre el “deber ser del mundo” que tienen que regir esas relaciones. La diplomacia también debe atender a las sutilezas políticas de que son capaces los Estados que alientan posturas contra el modelo nacional o contra Estados que apoyan el terrorismo o que tienen ánimos bélicos; se pueden emitir críticas y pronunciamientos. Estamos viendo cómo la alta diplomacia es capaz de consolidar acuerdos para que mediante resoluciones de la ONU se descalifiquen los gobiernos hostiles o incluso a aquellos que atropellan los propios nacionales. La alta diplomacia actúa contra lo que es injusto.
La diplomacia que se limita a tragarse sapos no parece sana. Tener liderazgo no es decirle sí a todos a pesar de lo que hagan, ser líder tiene que atender los intereses nacionales y convencer a la comunidad internacional de la necesidad de apoyar nuestras causas. Por mencionar sólo algunos hechos recordemos el nombramiento de Rangel Silva como ministro de Defensa de Venezuela; un personaje señalado por el propio ‘Raúl Reyes’ en sus correos como amigo y alcahueta de las Farc; y eso que la Fiscalía no ha dado a conocer el contenido de los computadores del ‘Mono Jojoy’ y de ‘Cano’ (¿Cuándo conoceremos su contenido?).
Tratamos de ignorar temas tan delicados como los campamentos de las Farc en Venezuela y las denuncias sobre la presencia de ‘Timochenco’ en ese territorio, pero hoy los desmovilizados aseguran que ‘Timochenco’ está allá, los informes muestran cómo los vueltos del narcotráfico utilizan ese país, se le incautan misiles antitanque -de origen ruso- a las Farc, en fin. Es claro que el vecino, a lo menos, no combate las Farc; un grupo terrorista que vuela los pueblos y asesina a los colombianos, convirtiendo este enero en el más violento de los últimos ocho años.
El Alba que exige la presencia de Cuba en la Cumbre de las Américas. EE.UU. fijó su posición cuando dijo que Cuba no cumple los requisitos para hacer parte del evento, pues no es una democracia. La Canciller insiste en que Cuba quiere asistir; pero la diplomacia de los implicados es diferente; los EE.UU. no aceptan el régimen de los Castro; y nuestros mejores amigos quieren imponer su posición, así que nos dejarán seguramente, plantados.
¿Qué beneficios nos dejan estas amistades? A quienes insisten en comercio, exportaciones y empleos habría que preguntarles: ¿será que la vida y la libertad de algunos compatriotas valen menos que esos negocios? No se debe olvidar que los secuestrados, los muertos y los atentados causados por las Farc afectan a muchos ciudadanos, que aunque estén distantes y sean humildes, son colombianos cuya tragedia conmueve y solidariza a la nación colombiana.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.