ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"# PEGA, PELAEZ Y GARDEAZABAL,MAYO 26" en Spreaker.

'A Santos le falta inteligencia política': Fernando Londoño

26 de mayo de 2012 |POLÍTICA| Por: Norbey Quevedo H.Hugo García Segura
 El exministro Londoño y su fiel guardián, Pacho, un perro labrador que lo
 acompaña hoy en su recuperación. / Óscar Pérez
El atentado que sufrió la semana pasada lo puso en primera línea del llamado uribismo radical y dio protagonismo a sus posturas críticas frente al gobierno Santos. Agudo y mordaz, el exministro le pide humildad al primer mandatario.
El país se está saliendo de las manos y vienen momentos muy aflictivos para la nación.
No le teme a la muerte. Se define como un demócrata integral y se niega a que lo encasillen como uno de los máximos representantes de la derecha en el país. Tras el atentado que sufrió la semana pasada —del que está convencido fueron responsables las Farc—, Fernando Londoño habla con El Espectador única y exclusivamente de política y de esos temas que han generado tanta controversia a su alrededor. Y una vez más arremete contra el presidente Santos, dice que el pueblo le cobrará sus errores y que el uribismo buscará su regreso al poder.
¿Por qué dice que el país se le está saliendo de las manos al presidente Santos?
Hay un tema esencial en toda comunidad, que es el de la seguridad. Es una condición que no es negociable ni discutible y eso se le salió de las manos. Aquí hay unas Fuerzas Militares que no combaten, unas Farc cada vez más agresivas y un narcotráfico cada vez más extendido. Y están dadas todas las condiciones para que no funcione la respuesta del Estado a esos desafíos.
¿Por qué no combaten las Fuerzas Militares?
Porque a nadie le gusta que lo metan a la cárcel por cumplir su deber. Hay una estructura de fiscales y de jueces dedicados a perseguir a los militares y a considerar inclusive como pruebas en su contra sus propios méritos. Y algo más grave: el presidente de Acore (Asociación Colombiana de Oficiales en Retiro) reveló que el Ministerio de Defensa está empezando a ejercer el derecho de repetición contra los militares en aquellos casos en los que el Estado es condenado por daños contra la población civil.
Pero y los resultados como la muerte de ‘Alfonso Cano’…
Todos bombardeos de la Fuerza Aérea, porque todavía los jueces no les han caído a los que tiran bombas desde el aire.
¿Es por eso que se ha rumorado sobre la posibilidad de un golpe de Estado?
Allí no hay nada. A nadie se le ocurre dar un golpe de Estado en Colombia.
¿Qué percepción hay en las Fuerzas Militares sobre el presidente Santos?
Que no es el comandante que ellas necesitan y no las está defendiendo en temas fundamentales. Ferió la justicia penal militar.
Claro que el debilitamiento del fuero fue por un acuerdo entre el ministro de Defensa Camilo Ospina y el fiscal Mario Iguarán, en la era Uribe…
Es cierto y allí arranca toda la tragedia. Y no sólo fue ese convenio absurdo, sino otra cosa más grave: los famosos 27 del 29. Destituyeron 27 altos oficiales —empezando por cuatro generales y 11 o 12 coroneles— porque aparentemente eran culpables de falsos positivos y no hay una sola prueba en su contra ni una investigación. Pero Freddy Padilla —que era un hombre funesto— y Santos decidieron hacer el montaje para cubrirse ellos. Los tiraron a la hoguera y allí empezó la desgracia. A Uribe lo engañaron.
Hay quienes dicen que el fuero militar puede significar impunidad…
Es absurdo. Hay que tener una justicia militar respetable, eficiente y seria. Los militares de honor son los primeros en impedir que haya bandidos en sus filas porque los manchan. Puede haber fallas, pero el fuero no puede ser un refugio para delincuentes.
¿Qué análisis hace de lo que está pasando en las relaciones entre el expresidente Uribe y el presidente Santos?
Es muy grave y a los que preguntan de dónde viene la cosa hay que recordarles que, desde el discurso de posesión, Santos resolvió volverse contra Uribe cuando declaró que su nuevo mejor amigo sería Hugo Chávez. Allí quedó planteada la guerra. Y les cuento algo: Chávez iba a venir a la posesión de Santos y Uribe le ordenó a la Fuerza Aérea que su avión no podía cruzar los cielos del país.
¿El camino tendría que haber sido el de seguir en la polarización y alimentando odios?
No se trata de aumentar odios, sino de mantener distancias dentro de una relación de respeto, pero firme y sólida, diciéndole: usted tiene allá los campamentos de las Farc y no puede hacer eso, tiene que impedir que sigan atacando el territorio colombiano. Y hay cosas: Chávez se abraza con Gadafi, con Ahmadinejad y con Basar al Asad. El amigo de semejantes sátrapas y asesinos no puede ser mi amigo.
¿No cree que esa polarización entre Uribe y Santos le hace daño al país?
Es terrible. El país está dividido en dos: Santos tiene mayoría en el Congreso, donde todos están alrededor de la tostada llena de mermelada. Y Uribe tiene mayoría en el pueblo. Ortega y Gasset hablaba de la división entre el país político y el país nacional. Cuando no se entienden esas dos estructuras, lo que viene es el caos y eso es lo que está pasando.
¿Acaso Uribe quería seguir gobernando en cuerpo ajeno?
Uribe no tiene viudez de poder ni otro síndrome parecido. Gobernó ocho años, ¿qué pretendía? Tener alguna influencia en los destinos de un país dentro de un gobierno que él eligió.
Y por eso el objetivo del uribismo es volver al poder…
Por supuesto, porque Santos no está representando los ideales del uribismo. El país se está saliendo de las manos y vienen momentos muy aflictivos para la nación. Lo que viene en materia económica para el mundo y para estos países emergentes es gravísimo y Colombia no se preparó, los dos años de Santos se desaprovecharon. Tenemos una infraestructura paupérrima, unos niveles de gasto elevadísimos y una revaluación del peso insostenible.
Pero en el tema de la infraestructura, el atraso viene desde gobiernos anteriores, incluido el de Uribe…
Es cierto. Sin duda el gobierno Uribe debió hacer mucho más. No es sino recorrer las carreteras del país para darse cuenta de que las cosas no se hicieron como se debía. Pero allí quedaba un gran desafío para el gobierno Santos y no se ha hecho absolutamente nada.
Pero entonces, ¿qué tiene de bueno el presidente Santos?
Hubiera podido tener muchas cosas si hubiera tenido humildad e inteligencia política. Si yo fuera presidente de la República no dudaría en contar con el auxilio de un hombre como Uribe. Hay que estar loco para negarse a recibir ese auxilio. Enfrentarlo es un suicidio político. Puede que hoy le convenga porque tiene toda la prensa a su favor.
Usted ha dicho que el marco jurídico para la paz es impunidad para las Farc, ¿cuál es entonces la salida al conflicto?, ¿seguir dándonos bala?
Derrotarlos. Las Farc estaban derrotadas y estábamos a nada para que no tuvieran más remedio que buscar la paz bajo las condiciones del Gobierno, entregando las armas. Y haciendo una cosa que no se hizo con las autodefensas y que yo les advertí al presidente Uribe y a Luis Carlos Restrepo: que había que resolver el problema de la droga. No se podían hacer convenios con tipos que mantenían cultivos, conexiones y narcotráfico. Luis Carlos Restrepo, que sabe mucho de siquiatría y menos de política, no estuvo de acuerdo, se molestó conmigo y adelantó ese proceso dejando atrás semejante enemigo.
¿No será que aquello que nos vendieron en el gobierno Uribe de que las Farc estaban casi derrotadas no era cierto?
Los dos últimos años de Uribe en esa materia no fueron tan felices como debieron serlo. Se cometieron grandes equivocaciones y no se terminó un proceso que se ha debido terminar, porque todo se consumió en la vanidad infinita del general Padilla, que es un monstruo de la vanidad, y en unas decisiones erradas que paralizaron las Fuerzas Militares.
¿Y el Partido de la U qué?
Es un partido que arrió las banderas porque la mermelada es muy atractiva. Allí quedan algunos uribistas de verdad, como Juan Carlos Vélez o Juan Lozano, pero los demás están entregados a la plata del Gobierno. Ese es un tema por el que el país le va a pasar factura al presidente Santos. No se puede andar creando agencias y consejerías todos los días a un costo infinito para la República.
¿Entonces el camino que le queda al uribismo es hacer un nuevo partido?
De pronto va a tocar. El liderazgo de Uribe no lo pongo en duda. Él no se va a equivocar otra vez y va a lanzar un candidato.
¿Quién o quiénes podrían ser?
Es decisión de él, pero yo podría hablar de Óscar Iván Zuluaga y Marta Lucía Ramírez. No haría una lista más larga.
¿Angelino Garzón?
No me suena para nada.
¿Y Luis Alberto Moreno?
Es queridísimo y adorable, pero no es para estas aguas de la política colombiana. Además, casi que es rebajarlo de empleo.
¿Cree en la tesis de que los líos judiciales de exfuncionarios del gobierno Uribe son una venganza criminal?
Yo no sé si Sabas cometió un disparate, pero lo de Diego Palacio, Andrés Felipe Arias o Bernardo Moreno es una infamia. En el cuento de las chuzadas, el único chuzado soy yo, la única conversación que ha salido al aire es una conversación mía con Rito Alejo del Río. Hablan de chuzadas a la clase política y a magistrados, pero no muestran ninguna.
¿Y los argumentos de la Procuraduría y la Fiscalía qué?
Muéstrenlos y los discutimos. ¿Dónde están las chuzadas? ¿No fue Agro Ingreso Seguro un proyecto beneficioso para el país, que hasta lo continuaron con otro nombre? Puede que quepa el debate político y que dé para que tumben al ministro, pero no se puede meter a la cárcel a quien ha cumplido con su deber.
¿Y los seguimientos del DAS?
El DAS tiene que seguir delincuentes.
Pero siguió fue a magistrados y políticos...
Para saber dónde estaban y cuáles eran sus relaciones con Ascencio Reyes y con Giorgio Sale. Es que la Corte estaba entregada a ese par de mafiosos y el Gobierno tenía la obligación de saber qué era lo que está sucediendo.
¿Y lo de Luis Carlos Restrepo?
Eso también es una infamia. Restrepo, con todos sus defectos y equivocaciones, logró la hazaña de desmovilizar a más de 30 mil hombres en armas. Y lo vienen a enredar por 70 tipos. ¿Alguien tienen duda de que Olivo Saldaña era guerrillero? Ellos dieron cuenta y razón de lo que pasaba en el Tolima y como las Farc apoyaban al negro Gómez Méndez. Eso al Partido Liberal no le interesa reconocerlo. Restrepo está metido en un lío político que él no tiene sensibilidad para manejar, pero no puede ser tratado de esa manera.
¿Cree que Santos buscará la reelección?
Si la busca tendrá la oposición de un sector del país comandado por el presidente Uribe. Santos me ha dado muchas sorpresas y con toda franqueza le puedo decir que el buen jugador de póquer no me gusta, porque eso es engañar al otro. Ese es un juego de mentirosos y el presidente Santos es un consuetudinario jugador de póquer.
¿Cuál ha sido la principal ‘jugada’ de Santos?
Engañar con sus intenciones reales. Él lo que quería era la reunificación de un Partido Liberal derrotado por el pueblo. Su otra obsesión era la negociación con las Farc. Pero nunca lo dijo. ¿La Ley de Víctimas cuándo formó parte de la campaña? Nos metió semejante embuchado, que va a ser una fuente inagotable de conflictos. ¿De dónde va a sacar $60 billones para reparar a la gente? Eso es un fraude.
¿Cómo ha visto a Petro?
Un desastre. Es un hombre inteligente, listo en el manejo de la dialéctica política, pero de una inhabilidad para el gobierno conmovedora. No sabe de qué lo nombraron. Cree que ser alcalde es alegar, discutir y decir cosas, cuando de lo que se trata es de ejecutar.
Golpes de Estado de la Corte Constitucional
Se ha hablado de una constituyente para reformar a la justicia.
Corregir abusos a través de reformas constitucionales es muy grave. Acabo de corregir una tesis sobre los sucesivos golpes de Estado que la Corte Constitucional ha dado. Es que eso ya no es como antes, con gente armada, tanques y aviones. La Corte Constitucional nos da de desayuno un golpe de Estado, al almuerzo otro y en la tarde otro.
¿Golpes como cuáles?
¿Qué tal las tutelas en materia económica y social? La Constitución dice que la tutela es para proteger los derechos fundamentales, pero la Corte dice que también es para los conexos. La Corte Constitucional gobierna. Sustituyó al Congreso quitándole el poder de reforma de la Carta, sustituyó al Ejecutivo y manda a través de tutelas y comisiones de seguimiento. Y acabó con el Poder Judicial: las sentencias de la Corte Suprema y el Consejo de Estado las revisan ellos. Se quedó con todo el poder.
El error de buscar la segunda reelección
¿Eso de que el expresidente Uribe puede ser cabeza de lista en el Congreso o fórmula vicepresidencial es cierto?
No creo, Uribe es más importante que todo eso. Lo que pasa es que por esa maldita segunda reelección, de la que fui opositor, él se dedicó a jugarse esa sola carta y no previó la continuidad de su proyecto político para organizar una sólida fuerza política. Ese error no lo puede volver a cometer y pronto pueden esperar noticias importantes.
¿En qué sentido?
Opinando, obrando, reuniendo a la gente del país y conformando un bloque de opinión que conduzca a la toma del poder en unas próximas elecciones. Eso no es una sorpresa.
¿Qué le diría hoy a Santos?
Que en un gesto de humildad reconozca que esto va muy mal, que cambie el rumbo y asuma la dirección de la nación para que juntos derrotemos el terrorismo. Que nos convoque a todos.
Publicado: Mayo 27, 2012

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.