ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"#pega PELAEZ Y GARDEAZABAL,julio 28" en Spreaker.

Y se fue la Fiscal de Hierro


7 de marzo de 2012 | COLUMNA | Por: FERNANDO LONDOÑO HOYOS

Se fue la Fiscal de Hierro. Para algunos quedan sus palabras. A otros nos bastan sus silencios.
"Para verdades, el tiempo y para justicias, Dios". José Zorrilla
    Estamos agradecidos con la señora fiscal Morales. En su despedida de comedia nos quiso dejar resueltos todos los enigmas y satisfechas todas las dudas. Suponemos que lo hizo a propósito. Y por eso se lo agradecemos.
    En la escena, que nadie le pedía, dejó establecido el papel principalísimo que en los asuntos de su despacho representaba su marido. Sin importarle su dramática confesión de culpabilidad en el asalto al Palacio de Justicia; pasando por encima de su azaroso trasegar por la guerrilla; volteando la hoja, como ahora se dice, de sus cercanías con el Eln y de sus entusiastas servicios a la noble causa de 'Macaco', Mancuso y 'don Berna', la Fiscal lo puso en la primera línea del proscenio. Para que supiéramos a quién agradecerle tantos favores recibidos.
    Nada se guardó la Fiscal de sus odios, con lo que nos ahorró la tarea de descubrirlos. Como tampoco economizó la exaltación de sus entusiasmos, cercanamente emparentados con todos esos odios que su corazón de buena cristiana apacienta. Nada hizo más grande que perseguir a Andrés Felipe Arias, acusado de firmar sin licitación un contrato con la OEA, y a Bernardo Moreno, quien carga la culpa de pedirles a dos periodistas que rectificaran una noticia incorrecta, y a Luis Carlos Restrepo, que a falta de otro cargo termina perseguido por tráfico y fabricación de armas. Parece que el distinguido siquiatra tiene especialidad en el diseño, construcción y puesta a punto de ametralladoras y morteros. Más de un año y de 28.000 empleados a su servicio le alcanzaron para eso. Quién sabe lo que hubiera pasado si la dejan tres años adicionales enderezando entuertos y desfaciendo agravios.
    Pero en el juego de paradojas que ella maneja, doña Viviane pobló su discurso de silencios. Por ejemplo, nada nos dijo de lo que hizo para resolver el misterio del microtráfico de estupefacientes, que tiene incendiada a la sociedad colombiana. Tampoco supimos de la marcha de sus investigaciones contra las llamadas bandas criminales, que azotan el país entero. Ni avanzó un paso para que supiéramos por qué andan enloquecidas las Farc, o lo que de ellas ha quedado, destruyendo pueblos, asaltando caminos, volando oleoductos, asesinando gente indefensa.
    Lástima, también, se guardó el secreto de las hazañas de su Despacho en la Extinción de Dominio de los bienes de los delincuentes. Como nada hemos sabido sobre la materia desde su posesión, hubiera sido esta la hora de sacudirnos con sus éxitos gloriosos.
    Creíamos llegado el momento de poner en evidencia a los que desde la sombra urdieron la trama de la estafa de DMG, la mayor que se ha cometido en Latinoamérica, y que dejó sin blanca a centenares de miles de familias pobres y medianas. Nada dijo sobre el tema, tal vez de puro discreta. Hubiera disgustado a algunos de los conspicuos abogados que tiene más cercanos a su corazón.
    La señora de Lucio participó en la denuncia del robo de cuatro y medio billones de pesos de la salud, acontecimiento que habría tenido lugar, cómo no, en la época de Uribe Vélez. Le tocó el turno de la partida y al parecer las pesquisas en firme van como en treinta o cuarenta millones de pesos, de dudoso extravío.
    Entre los afanes y las lágrimas del adiós, nos dejó a oscuras sobre la marcha del proceso que supuestamente adelantó contra Ángela María Buitrago, la fiscal que se inventó un testigo para condenar al coronel Plazas Vega. Y nada nos dijo sobre los testigos histriones que han sido sorprendidos mintiendo sin compasión ni medida en procesos cruciales, la mayoría contra políticos amigos de Álvaro Uribe o contra oficiales de las Fuerzas Militares.
    Se fue la Fiscal de Hierro. Para algunos quedan sus palabras. A otros nos bastan sus silencios.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.