ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"Peláez y Gardeazábal,dic 12" en Spreaker.

¡Ay, mujeres; hay mujeres!

Opinión| 10 Feb 2010 - 8:48 pm 

Escarbando

¡Ay, mujeres; hay mujeres!

 
Por: María Teresa Herrán
NO ME REFIERO A LA ENCUESTA QUE salió ayer en este diario, cuya ficha técnica, por cierto, es incompleta (ejemplo: ¿Cuáles son los 23 municipios que se consideran “zona urbana”?). Las preguntas son ambiguas: ¿las desinteresadas en política (37%) también respondieron a su identificación con un partido político?
Pero me refiero hoy a ciertas mujeres que figuran en las listas por su condición de mujeres, y no por sus ejecutorias. Por sus parentescos con hombres cuestionados por la parapolítica, o por otras razones, sean esposos o hermanos, lo que les garantiza un futuro impropio.
A algunas, como en el caso de Arleth Casado, le gastan una fortuna en propaganda insulsa, como “siempre con todos”. Según dicen ahora, es la que ponía los votos a su esposo, el cacique Juan Manuel López. Pero si era así, ¿por qué no la mostraron antes?

Los partidos no pueden lavarse las manos ante ese uso indebido, como es el caso del otrora “gran” Partido Liberal. Entregado enteramente a Rafael Pardo, no las ha escogido por méritos (me refiero a Aura Cristina Geithner, a quien ya hice referencia en otra ocasión). Y las bota como trapos o las pone de número 100 (Cecilia López y Piedad Córdoba, respectivamente).

Hay mujeres como Florence Thomas que, gracias al estudio constante y académico de los temas de género, han sabido aportar elementos de debate. Las ¡ay! gritonas como Isabel Londoño, que se piensan dueñas del feminismo; Las ¡ay! pálidas como Nancy Patricia Gutiérrez, que de presidenta del Senado pasa a entrevistadora y luego desiste de sus ambiciones. Las hay como la Gata, que desde las sombras del delito mueven sus fichas. Y hay hombres que se equivocan, como los trillizos, cuando ponen a Gilma Jiménez a encabezar, tanto que ella misma se sorprende.

Hay de todo, como en las boticas masculinas. Pero no crean que debamos votar por ellas por su condición de mujeres, sino por su manera propositiva de afrontar realidades, en vez de mostrarse en los tarjetones como bellas imágenes, sustitutas o peones de brega.

mariateresaherran@hotmail.com

 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.