ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"Peláez y Gardeazábal,dic 12" en Spreaker.

En el día del periodista, una triste noticia

Por Andrés Bermúdez Liévano*

OPINIÓN Los que salimos perdiendo con el cierre de 'Cambio' somos los lectores, somos todos los colombianos.
Martes 9 Febrero 2010
 
Me sorprendió mucho abrir eltiempo.com hace un par de días y encontrarme con la noticia de que la Revista Cambio se convertiría en una publicación mensual. Aunque la nota del periódico era escueta y daba pocos detalles, me quedó rondando una leve preocupación. Al pasar el día y enterarme en otros medios de la transformación radical que la revista verá, la preocupación dio paso a la consternación.
No se trata de si Cambio nos gustaba o no. Yo confieso que, siguiendo un hábito típico de la mayoría de gente de mi generación, la compré apenas un par de veces. Pero siempre devoré sus artículos en la versión en línea.

Mi preocupación se puede resumir en un solo párrafo. Sin Cambio, no nos hubiéramos enterado que Agro Ingreso Seguro, un programa de subsidios para el agro, se convirtió en una feria de repartición de fondos públicos. Sin Cambio, no hubiésemos conocido muchos de los detalles del acuerdo entre Colombia y Estados Unidos sobre el uso de las bases militares. Sin Cambio, no hubiésemos podido seguir tantas historias importantes. Y no solo durante el 2009.
Soy periodista, pero acá hablo como lector.

Esta semana una amiga con la que estudié periodismo vivió una situación similar. Desde que regresó a Marruecos el año pasado comenzó a trabajar con Le Journal Hebdomadaire, una revista conocida por su riguroso periodismo de investigación y su insistencia en abordar temas que el gobierno del rey Mohammed VI no quiere ver publicados, como el de la huelga de hambre de la activista saharaui Aminatu Haidar en las Islas Canarias. Esta semana la revista fue cerrada tras haber perdido un juicio y enfrentarse a una multa impagable. Para la mayoría de sus lectores, es un secreto a voces que fue una decisión política.

Los dos casos son absolutamente diferentes. Pero tienen una cosa en común: los que salimos perdiendo somos los lectores. Los que salimos perdiendo con el cierre de Cambio somos todos los colombianos.

Para los lectores la competencia no existe. Nosotros no medimos cuál revista o cuál periódico destapa más ollas podridas. Nosotros no les pedimos que compitan entre sí. A la hora de la verdad, la mayoría de lectores no recordamos quién destapó cuál olla. Si fue Semana quién primero habló de los falsos positivos, o si Cambio fue quien soltó la bomba de Agro Ingreso Seguro. Pero una cosa sigue siendo cierta: todos sentimos indignación cuando lo leímos.

No quiero ser ingenuo al ignorar la realidad económica actual de los medios de comunicación, pero entre más publicaciones hagan periodismo de investigación serio y riguroso, más ganamos los lectores. Y seamos sinceros: no son muchos los medios en Colombia que están en capacidad o tienen la voluntad de hacerlo de manera consistente y continua.

Es así de sencillo como que si este cierre disfrazado de transformación hubiese occurido hace seis meses, podríamos no haber sabido nunca de algunos de estos temas. No llegaremos a saber cuáles ollas podridas se quedarán ahora sin destapar. La pérdida es nuestra.

Hace poco, mi amiga marroquí me envió el texto que un lector de Le Journal Hebdomadaire publicó en su blog. La nota se llamaba “Gracias por haber osado”.

Hoy, yo quiero decirle lo mismo a Cambio. Gracias por haber osado.



* Andrés Bermúdez Liévano es periodista del canal de noticias France 24 y de la Agence France Presse, en París.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.