ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"#PEGA, peláz y gardeazábal,agosto 16" en Spreaker.

Elevar el nivel del debate político

Por: José Obdulio Gaviria

Insólito: el Presidente fue a la Tadeo. Inédito: no se encerró en rectoría con funcionarios obsecuentes y guardaespaldas alertas; llegó a un auditorio atiborrado.   Temerario: aceptó un panel, que parecía celada, con dos enemigas insolentes vestidas de profesoras y un opositor rabioso vestido de rector. Memorable: el Presidente más popular de nuestra historia y quien ha gobernado ininterrumpidamente por más tiempo, oyó durante cuatro horas, paciente, a todo el mundo; no se alteró ante el irrespeto; respondió, ecuánime, a insultos y atropellos de las dos 'profesoras', y le dio cátedra de historia y de pensamiento político al Rector.
¡Cuánto hubieran dado las pasadas generaciones de colombianos por haber tenido tal ejemplo de grandeza, civilización y temperancia! ¡Cómo hubiese sido de distinta nuestra historia!

En el librito Colombia, asesinato y política (2000) recordé a don Miguel Cané, embajador argentino (1881) -el de la hipérbole aduladora "Bogotá, Atenas suramericana"-. Cuenta él, en Notas de viaje, que en las escuelas colombianas se enseñaba a los niños que el asesinato, cuando se cometía en desarrollo de una táctica política, no era un crimen. Que, al contrario, podía ser una virtud heroica. "En un colegio, dice, una adorable criatura hizo la apología del tiranicidio. Para ella, un tirano no era un hombre, ni tal asesinato constituía un crimen". Escandalizado, Cané exclama: "(...) ¡que fría y dogmáticamente se enseñe en las escuelas que el asesinato puede alguna vez merecer encomio sobre la tierra... no! ¡¿Ir a la escuela a enseñar a la virgen que bebe las ideas que más tarde trasmitirá a sus hijos, que el asesinato político es, en ciertos casos, una acción legítima?! (...) ¡No, una vez más, no!".
Las cosas han cambiado. Con excepción de los terroristas, o de un alumno de la Tadeo (¿?) que invitó a matar a Jerónimo, nadie defiende hoy entre nosotros la tesis asesina. Y, al contrario, avanzamos a pasos agigantados en las formas civilizadas. Desde hace varios años ensayé esta hipótesis: al finalizar su gobierno, la mayor contribución de Uribe habrá sido la elevación del nivel del debate político en Colombia.
Y no será precisamente por la altura intelectual de la contraparte (oír debate de la Tadeo en
En algún libro que publiqué en el 2006, comenté que los opositores tenían un bien elaborado guión de lugares comunes, adobado con un largo repertorio de prejuicios, cierta dosis de maledicencia y una infinita desmemoria para los hechos positivos y negativos. Y eso es lo que volvimos a ver en la Tadeo.
Uribe estuvo brillante. A un público hostil le arrebató, incluso, aplauso cerrado, cuando le dijo a la señora López, mirándola a los ojos: "Por convicciones (...) jamás me dejé someter de la guerrilla ni me dejé halagar del paramilitarismo".

Oir debate en la Tadeo

En ese librito del 2006 comenté que Schopenhauer había ganado plaza como inspirador intelectual de la oposición colombiana, que parecía dominar (sin haberlo leído) su manual de Dialéctica erística o las 38 estratagemas para (aparentar) tener razón.
Las señoras López y la decana, doña Natalia, por ejemplo, ante la falta de argumentos, intentaron aplicarle al Presidente la estratagema 8: "Provocar la irritación del adversario y hacerle montar en cólera, pues, obcecado por ella, no estará en condiciones apropiadas de juzgar rectamente ni de aprovechar las propias ventajas. Se le encoleriza tratándole injustamente sin miramiento alguno, incomodándole y, en general, comportándose con insolencia". ¡Nada! No encontraron quién entrara en su juego.
Natalia y López, enfurecidas, intentaron aplicar la estratagema 38: "Cuando el adversario es superior y se tienen las de perder, se procede ofensiva, grosera y ultrajantemente; se pasa del objeto de la discusión (puesto que ahí se ha perdido la partida) a la persona del adversario". Tampoco encontraron sujeto.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.