ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"#PEGA, peláez y gardeazábal,agosto 17" en Spreaker.

SENADORA PIEDAD ¿DÓNDE ESTÁ LA VERDAD?

PIEDAD, MINTIÓ, MIENTE Y MENTIRÁ
2010/03/07 | Por: RICARDO DE JESÚS CASTIBLANCO BEDOYA

Esta mujer es capaz de llamar a MartinSombra, a Gafas y los últimos terroristas detenidos "líderes políticos", se mofa de los desmovilizados y corre en ayuda de los terroristas paramilitares para justificar su discurso, ganándolos como peones de brega en su intención de destruir el Estado; una congresista colombiana que no ha tenido vergüenza en pedir la disolución de la patria y su acomodamiento al imperio chavista.


EL SUCIO JUEGO ELECTORAL DE LA LIBERTAD
 
SENADORA PIEDAD ¿DÓNDE ESTA LA VERDAD?

En sus teatrales intervenciones ante el club de socialistas latinoamericanos, como lo hizo también ante Congresistas norteamericanos y europeos, la senadora liberal Piedad Córdoba reclamo siempre aislar a Colombia, cuando decía que iba a las reuniones a recrearse en el pensamiento, sin indicar cuál o de qué manera, pero siempre para señalar que el presidente de Colombia había sido electo por mafiosos y no por las mayorías nacionales que depositaron su voto en las urnas, en las cuales el partido liberal siempre fue derrotado.
Es que ese ha sido el problema de la democracia nacional, para los derrotados siempre el ganador debió obtener alguna ventaja ilegal o inmoral para concitar el apoyo popular, no para simplemente aceptar que el derrotado no tuvo la sapiencia de alcanzar ese apoyo por la claridad o veracidad de sus ideas. La misma senadora Córdoba ha sido consciente de ello y tuvo que recurrir al fraude electoral para asegurar su curul, razón por la cual fue sancionada oportunamente por las autoridades competentes. ¿Ha olvidado eso la senadora?
Hay que recordar nada más lo que expresaba iracunda al poner a su propio país como el leproso de América...


...no es un invento del gobierno para desprestigiarla, no es un ataque de la derecha para deslegitimarla, son una y otra sus palabras las que han atentado contra Colombia, de la misma manera que lo son cuando le pide a los narcoterroristas suspender la liberación de secuestrados hasta después de las elecciones parlamentarias en que ella es parte, al igual que su cómplice Iván Cepeda y las Glorias del PCC.
Ni el más febril y desequilibrado seguidor de la señora Piedad Córdoba podrá intentar siquiera esgrimir un argumento lógico para explicar tal cantidad de exabruptos contra el país y que todos ellos sigan impunes, que ni siquiera merezcan la atención de la Corte Suprema de Justicia, que por menos causa está procesando a quienes se opusieron a las narcoguerrillas. ¿El llamado a aislar a Colombia es altruista? ¿Ordenar que se suspendan las liberaciones de secuestrados es un gesto altruista?

Una representante del pueblo que ha llamado a los gobiernos progresistas de América Latina a cortar relaciones con Colombia, para implantar el llamado intercambio humanitario propuesto por las Farc como condición sine qua non de la vida internacional del país, sea la misma persona que luego le pide a las narcoguerrillas mantener el cautiverio irracional de los secuestrados como condición para el desarrollo electoral; mucho menos que esta dirigente “demócrata” hable de 1.000 dirigentes políticos en las cárceles para referirse a los terroristas condenados después de un juicio con plenas garantías, para equiparar a los secuestrados con esos terroristas y publicitar el intercambio, el comercio de delincuentes por personas ilícitamente privadas de la libertad.

¿Dónde está, vuelvo y pregunto, la inmediatez del poder judicial frente a estas conductas punibles evidentemente notorias y que conforman la principal amenaza contra la institucionalidad? Inhibida, como siempre ha estado siempre y cuando no le represente una oportunidad electoral como lo demuestra incluso la participación de uno de sus magistrados en la contienda por la presidencia.

¿Cuántos críticos del sistema, en los medios de comunicación se pronuncian sobre las veleidades delincuenciales de la senadora y piden a grito rasgado que la justicia lo investigue? Ni uno solo, es más rentable coadyuvarla en el ataque premeditado y sobreseguro contra las instituciones. La misma senadora que ayer defendía airadamente un gobierno que recibió contribuciones del narcotráfico, hoy viene a decir que el actual gobierno es mafioso y que el 52.8% de los votos depositados fueran precisamente por el actual presidente, mientras su compañero de parranda liberal apenas obtenía el 31.8%. Si eso fuera cierto, los mafiosos en Colombia deberíamos ser mayoría y vivir conforme a los mismos estándares que ellos indican.

Si aprovechándose del momento electoral cualquier candidato a corporación pública le pidiera a un grupo armado ilegal intentar algo contra los contradictores del gobierno, el escándalo sería mayúsculo; en tanto las Farc sacan panfletos amenazando a quienes se identifican con la Seguridad Democrática, la izquierda solazada con la contratación pública donde ostentan gobierno pasa desapercibida y la senadora emblema del bolivarianismo pide se mantenga el secuestro, y no pasa nada, a nadie escandaliza; ni los Samper Pizano, ni los Molano, las Dussan y demás zoológico izquierdizante consideran oportuno plantear lo que significan los chavistas pronunciamientos de la señora Córdoba Ruíz. Aquí no pasa nada, no es la derecha la que dio motivo de escándalo y entre más minoría se arrejunte, menos grande es la mayoría.

7 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.