ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"#PEGA peláez y gardeazábal,nov 16" en Spreaker.

LA RESPONSABILIDAD ES DE TODOS

24 de junio de 2012 |OPINIÓN| Por: CRISTINA DE TORO

El error es de todos y cada quien tiene su cuota de responsabilidad y debe asumir las consecuencias, incluido el presidente Santos que, aunque ha dado a entender que todo se hizo a sus espaldas, sabía perfectamente lo que estaba sucediendo.
Bochornoso episodio que comenzó con carantoñas e intercambio de beneficios entre el Ejecutivo y los magistrados a las Cortes.
Aunque se veía venir, es lamentable tener que aceptar que el proyecto estrella del presidente Juan Manuel Santos , la reforma integral a la administración de Justicia, que le prometió al pueblo colombiano desde su campaña y que pretendía solucionar los problemas de lentitud, congestión y acceso a la justicia, terminara siendo un estrepitoso fracaso y el más grave escándalo de su gobierno por cuenta de la repugnante componenda en la que congresistas, altos magistrados y Gobierno, se repartieron una torta de favores, en las narices de todo el mundo.

Un bochornoso episodio que comenzó con carantoñas e intercambio de beneficios entre el Ejecutivo y los magistrados a las Cortes, para que pusieran fin al enfrentamiento que habían mantenido con el presidente Uribe Vélez y nombraran Fiscal General de la Nación, que continuó con entrega de gabelas a lo largo de todo el proceso para que ninguno de los actores se retirara de la mesa de discusión, y que deja bastante maltrecho al Gobierno y ratifica el merecido desprestigio del Congreso y de las Altas Cortes.

Si bien es cierto que el proyecto de reforma fue presentado por el Gobierno y estuvo liderado por el ministro de Justicia Juan Carlos Esguerra (al comienzo por el entonces ministro de gobierno Vargas Lleras), éste era un compromiso de todos los participantes, por lo tanto el error es de todos y cada quien tiene su cuota de responsabilidad y debe asumir las consecuencias, incluido el presidente Santos que, aunque ha dado a entender que todo se hizo a sus espaldas, sabía perfectamente lo que estaba sucediendo desde un comienzo y, contrario a lo que dijo su ministro de Gobierno, no ha "enmendado el error a tiempo", puesto que su indignación y haber dicho que devolverá la reforma al Congreso, no soluciona nada, prueba de ello es la incertidumbre en la que nos encontramos y que no tiene precedentes en nuestra historia ¡qué deshonra para este gobierno!

También nosotros, los colombianos electores que tantas veces pecamos por acción o por omisión, o aquellos que venden su conciencia por un plato de lentejas (o dos ladrillos, una teja, etc.) somos culpables.

Ahora bien, si al ministro Esguerra el haber pensado ingenuamente que los "micos" (que sí conoció), podían corregirse en la Corte Constitucional le costó el puesto, a los presidentes de Senado y Cámara, que defraudaron gravemente a sus electores y a todo el país, debe costarles lo mismo.

Simón Gaviria , presidente del Partido Liberal y a su vez presidente de la Cámara de Representantes, es responsable de haber nombrado ese grupo de marrulleros conciliadores, además, no tiene presentación que diga que leyó "por encimita" el texto de la conciliación de la reforma constitucional, porque "no es un texto fácil de entender". La confesión de su incapacidad amerita la dejación de su cargo. Igualmente inaceptable es el "reconozco un error grave, lo acepto y pido excusas pero nosotros confiamos en el gobierno".

Otro tanto sucede con el desvergonzado presidente de Senado Juan Manuel Corzo (aquel al que no le alcanzan los veinte y pico millones de sueldo para comprar la gasolina del carro que le da el Estado), quien al día siguiente de semejante despropósito se fue de viaje.

Es, pues, extremadamente grave que el gobierno, los administradores de justicia y los legisladores, quienes están como representantes del pueblo, hayan sido capaces de manosear tan vulgarmente la Constitución para legislar en causa propia.

Este país necesita urgentemente un cambio para que los "zarrapastrosos", que somos prácticamente todos, podamos ver el fruto de nuestro trabajo reflejado en prosperidad y bienestar y no subvencionando estas bazofias disfrazadas de magistrados y de políticos.
Publicado: Junio 24, 2012

1 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.