ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"#PEGA,peláez y gardeazábal,oct 17" en Spreaker.

¿Por qué Piedad Córdoba protege a alias “Danilo”?

Escrito por Eduardo Mackenzie   
Miércoles, 18 de Noviembre de 2009 13:20
Por Jacques Thomet y Eduardo Mackenzie
18 de noviembre de 2009


La senadora Piedad Córdoba, quien no oculta sus simpatías por las FARC, continúa sus provocaciones contra el régimen democrático de Álvaro Uribe en la mayor impunidad. En cualquier otro país, ella habría sido puesta inmediatamente en detención preventiva después de lo ocurrido en el último de sus mítines en Cali.

Los actos de violencia y de tortura que fueron realizados allí por individuos que asistían a la reunión de la senadora han sido respaldados por ella. Esos actos tuvieron como víctimas a tres agentes del DAS que habían arrestado a un miembro presunto de las Farc que se encontraba dentro del público del mitin.

En el Colegio Universitario Politécnico de Cali, por iniciativa de la Córdoba, se realizó un “encuentro sobre el intercambio humanitario”. Allí los tres agentes intentaron detener a Iván Danilo Alarcón Quiceno, alias “Danilo”, uno de los jefes del sexto frente de las FARC que asesina en los municipios de Corinto, Miranda, Toribio y Tacueyó, del Cauca. Ese individuo debería estar hace mucho tiempo en la cárcel. Como reo ausente, ha sido condenado a cinco años de prisión por tráfico de drogas. Peor: Alarcón Quiceno está acusado de estar relacionado con la reciente masacre de nueve soldados en el municipio de Corinto, departamento de Cauca.

Cuando los policías detuvieron a Alarcón, éste se puso a gritar que lo querían matar y un grupo de individuos armados de garrotes salió del público y se precipitó sobre los agentes del orden. Los golpearon, desarmaron y les robaron sus chalecos antibalas, sus papeles de identidad y una llave USB. También les robaron sus proveedores y municiones y los secuestraron durante más de una hora. Los llevaron a una habitación del centro donde los volvieron a golpear y a torturar. Los rastros de estrangulación son visibles sobre el cuello de uno de los policías. Mientras tanto, Daniel Alarcón Quinceno instaba a los matones para que asesinaran a los policías. Seguir leyendo...
  

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.