ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"#pega,pelaez y gardeazabal, diciembre 13 /17" en Spreaker.

La liga difamatoria

Dic 9 de 2009
Jose Obdulio Gaviria - 

Pocas palabras como Partido tienen en el castellano tantas acepciones. Se denomina así desde la línea en donde se separan los cabellos hasta a la persona famélica, pasando por competencias deportivas, o la asociación de personas que defienden una misma opinión política. Liga, palabra más modesta, se prestó más a los propósitos fundacionales que referiré.
Venía dándole vueltas al problema de la campaña sistemática y persistente de difamación contra Colombia. ¿De dónde proviene?, ¿quién la coordina?, ¿cuál es el insecto capaz de surtir tan eficazmente con sus larvas insultantes el infinito espectro electrónico por donde corre? En Nueva York, en el Foro del Centro de Pensamiento Primero Colombia, encontré la respuesta. Allí se creó la asociación Antidifamación contra Colombia. Fue como abrir los ojos. De una solicité formal afiliación y propuse darle el carácter de Liga. En la ceremonia de juramentación, donde me impusieron, como correspondía, los arreos y collares que me atarán a perpetuidad a la Liga, presenté una ponencia que fue acogida calurosamente por mis nuevos hermanos.
Mi tesis inaugural es esta: nos hemos visto obligados a fundar la Liga contra la Difamación a Colombia, porque ya existe una Liga anterior, contra la que nos hemos rebelado: la de Difamación a Colombia. Su jefe natural, acusé, el difamador fuera de concurso, es don Hugo Chávez. La difamación es la malaria, Chávez es el parásito que ovula y hay decenas de anofeles que esparcen su semilla. Si ustedes en Nueva York, dije, describieron los síntomas del paludismo endémico, la desinformación y los insultos, yo, científico precoz, dictamino que el origen del mal está en un parásito que desova en las aguas estancadas del programa Aló, Presidente; de allí lo recogen insectos como Anncol, la Coordinadora Continental Bolivariana y cierta revista colombiana, comercial, y lo inoculan en los infinitos fluidos que circulan por la red de Internet.
Las ponencias, todos lo sabemos, no pueden ser simple enunciación de generalidades o de abstracciones. Convertir una hipótesis en tesis supone transitar el camino de las demostraciones. En mi ponencia, enuncié como hechos la agenda de Chávez y de su bigornia mediática, que evidencian la existencia real de lo que inicialmente era apenas una intuición: la Liga de los que Difaman a Colombia.
Primero, Chávez, en cualquier lado y con cualquier pretexto, se despacha en insultos contra el presidente Uribe. De inmediato, la revista de marras titula así en su página web: 'Uribe entregó a Colombia a cambio de perdón': Chávez. Como podemos ver, el titular es la difamación en sí misma y Chávez juega como simple comodín. Luego dicen, editorializando para explicar -justificar- la diatriba, que el acuerdo militar de Colombia con Estados Unidos "desestabiliza la región". En otro subtítulo, comentan, sin mosquearse ni insinuar una crítica al dicho, que el señor presidente de Venezuela volvió a acusar (no a insultar; a acusar, dicen) a Uribe de "paramilitar y narcotraficante" y que ese es el precio que pagó Uribe a los gringos para que le perdonaran sus delitos.
De inmediato, Anncol, órgano de las Farc, tercia en el debate difamatorio y cita a su numen, Alfonso Cano: "A Latinoamérica (...) la empezaron a invadir de nuevo, con la aquiescencia de Álvaro Uribe, presidente de la entraña del paramilitarismo criminal, que arrastra un turbio pasado como narcotraficante -hecho bien conocido por Washington- (...)".
Y en la página de la Coordinadora se leyó: "El presidente Chávez puso en su sitio al guerrerista presidente Uribe. Colombia 'es un narcoestado, un paraestado, paramilitarismo en el Estado.
Es doloroso, pero es la verdad' ".
Como pueden ver, los jefes mundiales del crimen tildan a un presidente impoluto de criminal y eso, quién lo creyera, se publica como titular acrítico en Colombia.
En fin. Están abiertas las inscripciones para ambas ligas.

Jose Obdulio Gaviria



2 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.