ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"Peláez y Gardeazábal,dic 12" en Spreaker.

¿Sólo para la izquierda?

Por: Rafael Nieto Loaiza
Diciembre 27 de 2009



  Quizá haya sido que la noticia quedó refundida entre la entendible indignación generada por el cruel homicidio del Gobernador del Caquetá. Me temo que, sin embargo, no haya sido ese el único motivo del silencio absurdo, casi cómplice, en que ha estado envuelto el abominable asesinato de Manuel Moya, de Graciano Blandón y de su hijo. 
¿Los nombres no dicen nada? Eran líderes y fundadores de los consejos mayores de Curbaradó y de Jiguamiandó, dos poblaciones negras de la cuenca del río Atrato, en el Chocó profundo. Fueron torturados y asesinados el 17 de diciembre por las Farc.

¿Los motivos? Dos, al menos. Habían resaltado vínculos entre el grupo terrorista y la ONG Comisión de Justicia y Paz y acusado penalmente a su director. Y venían luchando para que a sus comunidades no les arrebataran tierras que han sido ancestralmente suyas. Desplazadas por la acción guerrillera, cuando intentan volver encuentran que la ONG está auspiciando que sus territorios sean entregadas a otras familias, éstas mestizas e ideológicamente cercanas a las Farc. Para defender lo suyo y señalar a los usurpadores habían acudido a denunciar estos hechos a la Fiscalía y al sistema interamericano de derechos humanos.

Más allá de lo terrible de su muerte, es aquí, en los estándares dobles usados frente a los defensores de derechos humanos que no son de izquierda, donde quiero hacer énfasis.

Primero, porque es inaceptable que el nuevo fiscal del caso, Luis Alberto Reyes, haya liberado a varios de los milicianos de las Farc responsables del desplazamiento de esas comunidades, a pesar de las pruebas que obran en el expediente y en contravía de la decisión de llevarlos a juicio tomada por el Fiscal anterior. Moya y Blandón los habían acusado.

Segundo, porque a los dos líderes afro el Estado no les brindó la protección requerida, aunque sabía que su riesgo era extraordinario. Está bien que a los miembros de ONG de izquierda y a los sindicalistas les den carros y sedes blindados y los llenen de guardaespaldas. ¿Pero por qué les niegan protección mínima a quienes, como Moya y Blandón, denuncian a las Farc y a sus cómplices? No son los únicos. Conozco otros varios casos, incluyendo líderes de las marchas nacionales contra los terroristas y el secuestro, a los que no se les da respuesta o se les niegan las medidas solicitadas. Algo falla de manera grave en el Ministerio del Interior y en la Policía.

Finalmente, la responsabilidad mayor cae sobre la Comisión y la Corte Interamericana de Derechos Humanos, Cide. En una cruel ironía, el mismo día en que las Farc ejecutaban a Moya y Blandón, la Cide les negaba las medidas de protección que llevaban meses solicitando. ¿Será la sangre de los asesinados una pesada carga en la conciencia de los jueces de la Corte y de los miembros de la Comisión que redactaron el informe en virtud del cual el sistema interamericano negó sus derechos a quienes terminaron ofrendado su vida? No lo sé.

Pero de lo que no tengo duda es de que los sistemas nacional e internacional de derechos humanos tienen un sesgo inocultable que favorece a las personas y ONG de izquierda y tiende a despreciar a quienes denuncian a los terroristas y a quienes defienden los derechos humanos desde una óptica ideológicamente neutral. ¡Una vergüenza! 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.