ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"#PEGA peláez y gardeazábal,oct 19" en Spreaker.

Las dos novias de Santos

26 de marzo del 2011 | OPINIÓN | Por: Carlos Andrés Pérez

Cuando un hombre coquetea con dos mujeres a la vez puede llegar a conquistarlas por un rato, pero siempre -más temprano que tarde- una de las dos se irá…
Bien sea que se entere de la otra o porque, aún sabiéndolo con anterioridad, llega el momento de querer ser la única.

Desde el año pasado en esta misma columna dije que la gran intención del presidente Juan Manuel Santos es revitalizar el Partido Liberal y que para conseguir ese propósito se estaba apalancando en su Ministro del Interior.

Es decir, la mandada de flores y llevada de mensajes de amor los cumplía otro, pero la intención cada vez se volvía más clara y mientras tanto, la novia oficial -el Partido de la U- se hacía la desentendida.

Sin embargo, lo que sucedió la semana pasada, que pocos le dieron trascendencia y otros trataron de apaciguar, confirma que Santos se está volviendo como los hombres descarados que terminan por pasear sus dos mujeres a la luz pública. En el Comité Político Nacional del Partido Liberal, el mandatario dijo: "si ustedes me consideran su Presidente, yo los considero mi partido".

Lástima por la floja reacción de las directivas de la U que tímidamente salieron a reclamar a Santos como suyo, pero no con la vehemencia que lo haría cualquier novia herida. Mientras tanto en las toldas rojas se anotaban un gol más: lograron que el Gobierno trabajara con su agenda, salieron de la sombra y de ñapa, el jefe de Estado, que mantiene aún altos niveles de popularidad, les hacía un cariñito en público.

Hay que leer el trasfondo de lo que viene pasando: existe una pugna cada vez más fuerte entre las dos tendencias dentro del liberalismo, los que están hacia la izquierda que se identifican con Ernesto Samper, Piedad Córdoba y demás; y los que defienden el libre mercado y el tamaño reducido del Estado entre otras cosas, que están alineados con César Gaviria y Rafael Pardo.

Sin duda Santos pertenece al segundo grupo, aunque los del lado de Samper traten de engolosinarlo con rótulos como el del 'presidente de la paz', como empezó a venderlo el exmandatario hace poco en entrevista en EL COLOMBIANO, buscando que no se aleje de los liberales de izquierda. La idea que tienen en ese partido está clara: Santos regresará y ninguno se quiere perder de estar en la foto de la reunificación.

La primera meta está conseguida: Cambio Radical hace parte tácitamente del liberalismo y la segunda es abonar el terreno para que un pelotón fuerte de liberales que hoy están en la U, decida regresar a su casa natal.

Entretanto observamos atónitos cómo lentamente se recompone el panorama político en Colombia y de cuenta de los coqueteos de Santos, entraremos de nuevo a un sistema bipartidista en muy pocos años.

¿Los conservadores ya previeron esto para hacerle frente?

El Colombiano – Medellín - Colombia

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.