ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"#PEGA peláez y gardeazábal,oct 19" en Spreaker.

SANTOS DESTITUYE A QUIEN ACUSÓ A CHÁVEZ ANTE LA OEA

26 de marzo del 2011 | La Barca de Calderon | Por: William Calderón Z.

La abrupta salida del embajador Hoyos es otro duro golpe al corazón del uribismo que ha tenido en el político caldense a un hombre clave como director de los programas de Acción Social, primero, y después como embajador ante la OEA.
La sorpresiva destitución del embajador ante la OEA, Luis Alfonso Hoyos, salió primero por la Radiodifusora Nacional, antes de que le llegara “el cuyo” al diplomático, anunciándole su remoción, que se interpreta como “otro fruto” de la reconciliación entre los presidentes Santos y Chávez.

La Barca supo que al embajador Hoyos lo sorprendió la información que procedió a verificar en el Palacio de San Carlos, sede de la Cancillería, donde le dijeron “otra cosa”. Como quiera que sea, cuando llegue Chávez a Colombia, en nueva visita oficial, en al comenzar abril, la sacada del “incómodo” funcionario ya estará hecha. 

En síntesis: le dieron la razón al presidente venezolano, cuando calificó al embajador de “criminal”, ante el silencio mezquino de sus superiores.

Recordemos que Hoyos denunció ante la OEA la presencia de las Farc en Venezuela, apoyándose en mapas, diapositivas y coordenadas, provocando la virulenta reacción de Chávez, quien ya alcanza dos logros en la era Santos: primero, hizo posible la erradicación de las bases militares americanas en Colombia y segundo: hacer sacar al embajador que lo denunció ante el foro de las Américas como cómplice de la guerrilla.  

Y a propósito de las relaciones colombo-venezolanas: ¿Qué pasó con el pasaporte de Jota Jota Rendón?

Otro duro golpe. La abrupta salida del embajador Hoyos es otro duro golpe al corazón del uribismo que ha tenido en el político caldense a un hombre clave como director de los programas de Acción Social, primero, y después como embajador ante la OEA. A su regreso de Estados Unidos, Hoyos asumirá la jefatura de debate de la campaña electoral de Enrique Peñalosa a la Alcaldía de Bogotá para las elecciones del 30 de octubre.

El pleito López Mora – Heriberto Escobar. La magistrada María Mercedes López Mora, del Consejo Superior de la Judicatura, tiene su propia guardia pretoriana encargada de protegerla de quienes tratan de sacarla de circulación, empezando por el congresista Heriberto Escobar, quien manifiesta a sus colegas que “a esa vieja la saco de la rama judicial como sea”.

El parlamentario ofició como asistente, en el Concejo de Cali y en la Asamblea departamental, del ex gobernador del Valle, Juan Carlos Abadía. También lo acompañó como mano derecha, en su gobernación. Posteriormente fue elegido al Congreso, en las listas del PIN, patrocinadas por el depuesto mandatario.

Como la magistrada fue ponente del fallo en virtud del cual fue removido el gobernador Abadía, el congresista Escobar quiere cobrar desquite en defensa de su mentor político, tratando de hundirla en la Comisión de Acusaciones de la Cámara. Escobar sostiene que no se declara impedido porque el hecho de que Abadía sido su jefe en más de tres oportunidades y su hombre de confianza, no le quita la imparcialidad para fallar.

Los defensores de la magistrada responden que eso no lo cree ni el mismo Escobar. Y agregan que con lo que ha dicho el aliado del ex gobernador vallecaucano se está constituyendo un prevaricato.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.