ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"#PEGA, peláz y gardeazábal,agosto 16" en Spreaker.

¿Periodismo o caníbales cazadores de la cabeza de Álvaro Uribe?

21 de marzo del 2011 | MULATO | Por: Bladimir Díaz

Pocas veces desde que tengo existencia y raciocinio había sido testigo de tan infame, vulgar y feroz persecución contra un colombiano decente…
Trabajador, entregado y luchador por esta patria y nuestros compatriotas como Álvaro Uribe Vélez, el segundo libertador de ésta nación. Entiendo que toda esta cacería se dio desde el momento en que el gobierno Uribe, decidió que entregaría o tramitaría la licencia para el funcionamiento de un tercer canal de televisión. Ahí fue Troya: RCN, Caracol, Semana, y El Espectador, entre otros medios de comunicación, de amigos obsecuentes que habían sido de su gobierno, pasaron a ser feroces hienas hambrientas que no han quitado sus ojos ni sus garras de él, ni han visualizado una mejor presa para calmar su sed de venganza.

RCN, Caracol, Semana, y El Espectador, entre otros, son los alfiles del odio hacía Uribe; no han podido o no han querido dimensionar en su real contexto que Álvaro Uribe, no promovió ni ordenó los presuntos crímenes de los que se acusa a funcionarios de su gobierno ni los indujo a cometerlos. ¿Por qué desconocer lo evidente?, ¿por qué tanto afán en desconocer las pruebas o el valor de acusaciones cuando éstas favorecen o dan luces aclarando que Uribe no tuvo nada que ver en esos hechos? Se ensañan y hacen hasta lo imposible por involucrarlo, su actitud se parece a la que han tomado algunos jueces y fiscales respecto de los mandos que dirigieron la retoma del Palacio de Justicia, a los que después de más 25 años no han podido condenar. Éstos padecen el odio y sufren la venganza de un grupo de resentidos cuyo veneno, rencor y afán de lucrarse del Estado ha podido más que la verdad de la justicia. Venganza más que justicia es lo que parece que en uno y otro caso persiguen esos poderosos y hambrientos compatriotas.

No sé para qué gritan y patalean tanto los mamertos de los medios por la verdad, verdad que confiesan los criminales pero cuando dicen lo que saben, los fiscales y jueces no emiten sentencias, no les dan credibilidad porque no es lo que quieren escuchar. Así como para ellos no es bochornoso, criminal, ni asqueroso que magistrados de la Corte Suprema de Justicia hayan recibido regalos y agasajos de criminales mafiosos, hasta llegar a posar de cantantes en sus fiestas, y mucho menos el vulgar reparto que han hecho de los puestos en una y otra corte, donde los de la corte tal nombran a los familiares de la corte tal cual, y los de la corte tal cual nombran a los familiares de la corte tal, ni el despilfarro que se ha dado con los viajecitos donde una sola corte, la de justicia, viajó 361 días del año, parrandeando a costa de nuestros sufridos impuestos. No, para ellos nada de eso merece atención, la consigna es perseguir a Uribe, porque según su ideal de justicia, de decencia, lo que merece la atención son las chuzadas, y acabar con él.
Cuando se presentaron los falsos positivos la culpa y responsabilidad no dijeron que era del ministro encargado del ramo, sino de Álvaro Uribe, pero cuando se presentan las liberaciones, los rescates, los grandes logros en la lucha contra el crimen, ahí sí los frutos le pertenecen al ministro, pero ojo, sólo si ese ministro es del gusto de la prensa, si viene de sus entrañas, si pertenece a las elites que mandan y gobiernan desde los clubes sociales de Bogotá. Los dueños de los medios de comunicación son quienes verdaderamente imponen los candidatos, les hacen las campañas, los ubican según su grado de simpatías en las encuestas, y así mismo tendrán sus medios para que hagan uso a sus anchas y divulguen sus programas. Son ellos, esas castas almidonadas y enmohecidas de nuestro periodismo, responsables como las que más de nuestras peores desgracias. Han sido de sus familias, de sus amigos o de quienes convienen a sus intereses de donde han salido los más abyectos y dañinos presidentes que han gobernado este país las últimas décadas.

Ellos dirán que no, que es puro cuento de los que llaman furibistas, o uribistas pura sangre o extremos, pregunten o investiguen de dónde han salido o fueron inventados e inflados y por qué medios, personajes tan siniestros como:

César Gaviria Trujillo, una vez asesinado Luis Carlos Galán, convertido su entierro en un acto político, su hijo le entregó las banderas de su padre, ambos Gaviria Y Galán, amigos como nadie de El Tiempo, casa editorial que durante décadas ha nombrado y tumbado presidentes, ministros y demás funcionarios a su antojo. Gaviria, el que tanto cuestiona la ley de justicia y paz, creó en su gobierno la política de sometimiento a la justicia, ofreciendo rebajas de penas y trato preferencial a quienes abandonaran el narcotráfico y se entregaran a las autoridades, a cambio de no ser extraditarlos a los EE. UU. Esa política no era del agrado de los gringos, pero en una jugada de esas de lobo de Gaviria, aprovechando la presencia de Colombia en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, se negoció el voto favorable del país a la primera guerra contra Sadam Husein en 1992, declarada por George Bush padre, a cambio del sí, a la política de sometimiento y la no extradición.

También fue en su gobierno cuando se aprobó la Constitución de 1991 que prohibió la extradición. Al día siguiente, se entregó a la justicia Pablo Escobar, criminal que presuntamente pagó millones de dólares para que no se aprobara la extradición, y jefe del cartel de Medellín, autor de innumerables asesinatos y varios atentados terroristas en lugares públicos. No contentos en ese gobierno con semejantes desvergüenzas, el Estado a los pies de Pablo Escobar, adecuó como cárcel la finca La Catedral, que el mafioso había construido según sus necesidades y en la que vivió lleno de lujos. Desde allí continuó delinquiendo.

Durante el mandato de César Gaviria reinaban el crimen, las mafias, los sicarios y la muerte en Colombia. Era tan grave la anarquía y el desorden que se vivía en Colombia, que los enemigos de Pablo Escobar fundaron Los Pepes “Perseguidos por Pablo Escobar”, una organización criminal ilegal que colaboró con el Bloque de Búsqueda, ese sí legal, para combatir al capo. Pero no solo ésas son perlitas de ese ex presidente, digno exponente de la casta de ineptos que no han servido sino para joder a Colombia. El escándalo de las barcazas que se compraron para generar energía para remediar el apagón que se presentó en su gobierno y que se dañaron sin producir un solo vatio es otro favor que le debemos. Y aun así Gaviria se cree con moral para decirnos a los colombianos a quién debemos o no escoger como nuestro líder.

Ernesto Samper Pizano, fue promovido en su campaña por los medios del grupo Santodomingo, en razón a conflictos que mantenían con el entonces candidato Andrés Pastrana Arango. No ocurrió sólo en esa campaña, sino que después de terminar el presidente del "elefante" su gobierno, decidieron acompañar a su escudero Horacio Serpa Uribe, quien tuvo a la cadena radial Caracol a su servicio. Conocido como el presidente del “rapto social”, perdón “Salto Social”, apenas terminado de elegir y se conoció el peor escándalo político de la historia reciente de Colombia: el Proceso 8.000, donde el tesorero y el jefe de debate y ministro de Defensa de su gobierno reconocieron y afirmaron que Samper sabía que a su campaña a la presidencia habían ingresado dineros del narcotráfico del cartel de Cali, ese proceso envió a la cárcel a muchos políticos del ilustrísimo Partido Liberal, dirigentes y funcionarios importantes entre ellos dos ex contralores generales de la Nación, Manuel Francisco Becerra Barney, y David Turbay, y al ex ministro de defensa Fernando Botero Zea, durante el gobierno de ese dañino mandatario, fueron cuatro años en los que Estados Unidos descertificó al país en materia de lucha contra las drogas, a Ernesto Samper el 1 de julio de 1996 le canceló la visa de entrada a ese país. Ese coyote carroñero es el que nos quiere abrir los ojos a los colombianos e indicarnos lo que debemos hacer.

También se sabe de un video de Pablo Escobar en el que reconoce haber entregado dinero a Ernesto Samper en la campaña de 1982, la acusación de alias 'Rasguño' contra Samper de haber "instigado" a los 'narcos' para asesinar a Álvaro Gómez, el famoso escándalo del miti miti, donde se conoció de una grabación a dos de sus ministros el de energía Rodrigo Villamizar y de comunicaciones Saulo Arboleda, en el que buscaban sacar partida de un trámite para la licitación de 81 emisoras en (FM).

Andrés Pastrana Arango, proveniente de una familia dueña de medios de comunicación, diario la prensa, noticiero TVHoy, donde fue presentador, en su gobierno Pastrana Arango intentó una negociación de paz con las Farc y como garantía para los negociadores de las guerrillas despejó de fuerza pública tres municipios del Meta y uno del Caquetá, el área desmilitarizada o zona de distensión fue de 42 mil kilómetros cuadrados, en los que las FARC instalaron un gobierno paralelo, dictaron leyes, cobraban impuestos y decidían quién tenía derecho a vivir. Fue durante su gobierno cuando más se expandieron y crecieron no sólo las FARC, sino también los llamados paramilitares, cuando más hubo crímenes, desplazados, asaltos a poblaciones, secuestros, "pescas milagrosas" en las carreteras. Entonces las FARC cogieron la costumbre de minar los campos y despertar a nuestros campesinos con las armoniosas fanfarrias que dejaba el sonar al estallar un cilindro bomba sobre sus viviendas.

El más paseador de los presidentes de Colombia anduvo más viajando que gobernando. Debe ser por eso por lo que quienes gobernaban con fusil en la nuca eran sus beneficiados de la zona de despeje. Pastrana también tuvo sus escándalos, El 1 de marzo de 1999, el entonces Fiscal General de la Nación, Alfonso Gómez Méndez, difundió la noticia que iniciarían indagaciones penales y disciplinaria por el caso Chambacú, hecho de corrupción descubierto durante su gobierno, que afectó además a funcionarios de las administraciones de César Gaviria y Ernesto Samper, en el que se acusó principalmente a los políticos Fernando Araújo Perdomo y Luis Alberto Moreno Mejía de supuestamente haberse aprovechado de sus cargos, según las sindicaciones públicas que se les hicieron, para negociar en términos favorables con el Inurbe (ente encargado de la construcción de vivienda en el país), un lote para desarrollar un proyecto de construcción llamado "Chambacú" en la ciudad de Cartagena de Indias.

Pero si nos devolvemos un poco más también hallaremos a los vampiros de la revista Semana, parásitos que han vivido de las mieles del poder al igual que sus familiares. Felipe López, su dueño, es nada menos que hijo del ex presidente Alfonso Antonio Lázaro López Michelsen, "El Pollo" López, el del mandato caro, quien estuvo en diálogos con narcos en un hotel en Panamá, a los dos días de asesinado en Bogotá el ministro de Justicia Rodrigo Lara Bonilla, Alojado cómodamente en el Hotel Marriot, López recibió el 4 de mayo de 1984 a los narcotraficantes Pablo Escobar Gaviria y Jorge Luis Ochoa Vásquez, acordando sabrá Dios qué cosas; “el demócrata” que el 14 de septiembre de 1977 cuando se presentó el paro cívico nacional en protesta por las medidas antipopulares de su gobierno, respondió a la protesta con la más salvaje represión que causó la muerte de varios sindicalistas y trabajadores heridos a manos de la fuerza pública.

Ellos los de Semana, son los herederos de Alfonso Antonio Lázaro López Michelsen, dinastía de políticos de quienes la sociedad en su momento cuestionaba la presunta tolerancia a capos del narcotráfico, apodados “los mágicos” de quienes presuntamente fue premiada y estimulada por su generosa irrigación de beneficios a quienes negociaban con ellos desde la legalidad, como los propietarios de mansiones y fincas que las vendieron a alto precio, corredores de bolsa que amasaron fortunas con el lavado de dólares en la economía, empresarios que recibieron inversiones con bajos costos de capital para esconder ganancias ilegales. El presidente López abrió la puerta de entrada de los capitales del narcotráfico al crear, en medio de un rígido control a la entrada de divisas establecido por el Estatuto Cambiario de 1968, la que se conoció como la “ventanilla siniestra” del Banco de la República, para comprar dólares sin preguntar por el origen de los fondos. Al ser interrogado por el ingreso de lo que se llamó “los dineros calientes” a su campaña de reelección de 1982, López respondió con cinismo que él no usaba termómetro para tomarle la temperatura al dinero de los aportes electorales. Esta mentalidad deshonesta facilitó el ascenso de las clases emergentes y su asociación con amplios sectores de las clases pudientes. Esos mismos descendientes de tan ilustre personaje son los que en sus cocteles bogotanos, posando de adalides de la decencia, hoy llaman de manera procaz a Uribe, mafioso y paraco. Cínicos cobardes es lo que son. No joda.

Felipe López - Dueño de Semana
Señores de Semana, ¿quiénes son los diablos y quiénes son los ángeles? Ustedes demuestran muy poca o ninguna preocupación por la pérdida de los logros de la política más respetada y querida por la mayoría de nosotros los colombianos, “la seguridad democrática”, esa de la que ustedes han sido los mayores usufructuarios, la que les ha dado seguridad y crecimiento económico como nunca, a la que atacan los lados malos, pero de la que se benefician de los buenos y no lo reconocen. La diferencia está en que mientras Uribe muestra legítimamente su preocupación por los problemas de su patria, ustedes pagan su fácil y cómoda vida con los titulares de su desgracia, que mientras Uribe, se mete al corazón de su pueblo para conocer sus sentimientos, ustedes se lamentan de que su pueblo lo quiera. Dios quiera que su dañina úlcera no sea contagiosa, nos han demostrado una y mil veces que los pobres, nuestros sentires y necesidades, les importan tanto como el destino de sus excrementos, que sólo se acuerdan de su existencia cada que les dan ataques de ambición por querer dignidades "burocracia".

Ya quisieran estas aves carroñeras sembradoras de odios que usan sus medios para atacar y desprestigiar al ex presidente Uribe, que como en el caso de Samper, un ministro dijera que Uribe sabía de las chuzaDAS que le endilgan, o que es "paraco", o que lo dijera aunque fuera un portero. Ya lo habrían cremado en su horno del odio y arrojado sus cenizas a cualquier pozo. Quieren hacer creer que son otros los antiuribistas y no un combo de la más rancia, parásita e interesada plutocracia que durante 200 años han vivido y exprimido el hígado de esta patria.

Semana: "La euforia con la que los antiuribistas se están ensañando con el Uribe-diablo contrasta con la imagen del Uribe-ángel que todavía tiene la inmensa mayoría de los colombianos. Si las noticias de los últimos días le han causado al ex mandatario más de una noche de insomnio, a sus detractores los tiene con úlcera el hecho de que no se ha modificado la posición de Uribe en las encuestas. En la última de Invamer-Gallup registra el 74 por ciento de imagen positiva, 2 puntos por encima de Juan Manuel Santos”

Desean y piden a gritos que a Uribe se le considere responsable, culpable y que se le condene por las acciones presuntamente criminales de funcionarios de su administración sabiendo ellos, confesado por ellos, que Uribe es un ciudadano decente, pero aun así escriben y piden el cadalso para él. Vean:

Semana: "La otra explicación de la popularidad de Uribe tiene que ver con su personalidad. Los colombianos comunes y corrientes siguen enamorados de él porque lo sienten cercano y sensible a sus problemas. Lo siguen viendo como un mandatario patriótico, auténtico, frentero y trabajador. Y aunque parezca evidente que durante su gobierno se dieron actos de corrupción nada insignificantes e incluso sus hijos fueron objeto de diferentes acusaciones, su honestidad personal no ha estado en tela de juicio. A Uribe puede que lo motiven la gloria y el poder, pero no la plata. Ante esta percepción, el tsunami antiuribista es registrado como una satanización injusta del ángel protector de los colombianos.

Cuando se trata de ellos o de sus amigazos, la honestidad personal es suficiente, pero cobardemente dejan de reconocerle y aceptarle ese bastión moral de Uribe, ellos, un puñado de periodistas viudos de poder, rabiosos porque en sus ocho años de gobierno no formaron ni hicieron parte de la forma como les hubiese gustado del pastel burocrático como han estado acostumbrados, están pasando la cuenta de cobro por ocho años de ayuno unos, y otros porque Uribe les quería quitar la exclusiva en el manejo de la televisión nacional, de verdad que son cara dura ahh!.

Ñapa: A José Obdulio Gaviria, ¡qué irónico es que precisamente por medio del lenguaje un hombre pueda degradarse por debajo de lo que no tiene lenguaje!... Mis respetos a cada hombre y mujer de las Fuerzas Armadas de esta sagrada nación, pido a Dios les bendiga, perdonen si este hijo de ustedes por razón de su conducta les ha tocado estar en algún momento incómodos. ¡Qué pequeñas estas manos en comparación con lo que Dios, esta patria tan amada, y ustedes mis fuerzas armadas me han dado!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.