ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"#PEGA ,peláez y gardeazabal,agosto 18" en Spreaker.

Cosas que indignan

12 de abril de 2011 | OPINIÓN | Por: SAÚL HERNÁNDEZ BOLÍVAR

 Algunos casos recientes de tantas cosas que indignan a la mayoría de los colombianos. Es indignante, por ejemplo, que Barack Obama se las venga a dar ahora de generoso con nuestro país.

  Hay tantas cosas que indignan a la mayoría de los colombianos, que obviamente no cabrían aquí. Pero veamos unos casos recientes: por ejemplo, que Colombia entre en la esfera de los limosneros del chavismo recibiendo gasolina venezolana subsidiada para nuestra zona de frontera cuando es el Estado colombiano el que debería otorgar ese subsidio o, mejor, cuando el precio interno debería reducirse sensiblemente para todo el país, cosa de la que no se dan cuenta los burócratas que andan en carro oficial a costa nuestra.

    Es indignante también que Barack Obama se las venga a dar ahora de generoso con nuestro país, cuando sabemos que el TLC se había empantanado por razones políticas y que por ese mismo tipo de razones es revivido ahora que él entra en campaña por su reelección. Y lo peor es que lo hace con groseras exigencias, expresamente detalladas en un listado, como hace un patrón con sus lacayos.

    Indignante que mientras no se hace nada para controlar un delito de alto impacto en Colombia, como es el robo de celulares, que se mide en muertos, para el Gobierno es de mayor importancia presentar un proyecto de ley -que parece una 'copia' de la Ley Sinde, que generó amplio rechazo en España-, para criminalizar algo tan inocuo como acceder por Internet a un libro o a una película sin pagar un centavo. Según WikiLeaks, Sinde fue una exigencia de EE. UU. ¿La Ley Varguitas es uno de los requisitos del TLC?

    Indignante que 1985 sea el año de corte a partir del cual se reconoce a las víctimas para acceder a reparación como si apenas ese año hubiera empezado la violencia en este país. Las Farc fueron fundadas en 1964, y desde esos tiempos secuestraban 'oligarcas', como Harold Eder (a la postre asesinado), y mataban gente a cuatro manos: monjitas, alcaldes, policías, paisanos... Pero ni ellos ni sus deudos cuentan. Incluso, aún viven gentes que padecieron la violencia bipartidista de los años cuarenta y cincuenta, y muchos subsisten de milagro, sin un centavo de pensión. Ya entrados en gastos, por lo menos habría que reconocerles que el Estado o propició esos hechos o no hizo nada por evitarlos. ¿Dónde queda la igualdad?

    Indignante es que aún se siga haciendo la distinción maniquea entre quienes fueron extorsionados por guerrillas y quienes lo fueron por 'paras'. Los unos, "víctimas" y los otros, "financiadores". ¿Es justo criminalizar a quienes pagaron a los 'paras' para evitar que las Farc los mataran o para que los mismos 'paras' no lo hicieran?

    Indignante la pretensión de interrogar al ex presidente Uribe en un juicio contra la Drummond que se lleva a cabo en una corte estadounidense por el caso de tres sindicalistas asesinados por paramilitares en octubre del 2001, cuando el presidente era Pastrana, no Uribe. Y que los testigos sean dos delincuentes: Rafael García, el criminal que borraba los antecedentes de los 'paras' de los computadores del DAS, y Jimmy Rubio, un sindicalista que tiene orden de captura por rebelión.

    Indignante que los congresistas hundieran el proyecto de ley que pretendía penalizar a conductores ebrios por el temor de ellos mismos de enfrentarse a las sanciones políticas que contemplaba esa ley, de cuya votación se ausentaron 43 senadores. Y que otra vez estemos hablando de escándalos con las pensiones de ex congresistas: un reajuste retroactivo que lograron siete de ellos costó más de 7.000 millones y otros 200 podrían reclamar el mismo trato, así como otros altos funcionarios del Estado.

    Indignante que mientras se duda de los méritos para dictarles medida de aseguramiento a los Nule haya cuatro ex funcionarios del Ministerio de Agricultura con un pie en la cárcel por las imputaciones absurdas del fiscal que lleva el caso de Agro Ingreso Seguro, con un evidente enfoque político que dará mucho que hablar. Por ahora, dejemos así.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.