ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"#PEGA,peláez y gardeazábal,junio 27" en Spreaker.

¡Nombren ladrones!

10 de abril de 2011 | Opinión | Por: Salud Hernández-Mora

Porque una cosa es cometer errores sin intención y otra bien distinta es entregar bienes con intenciones torcidas, como pasaba antes.
No sé por qué ese empeño en enviar gente decente a manejar cuevas de ladrones. Si yo fuera Juan Carlos Restrepo, director de Estupefacientes (DNE), dimitiría para que vuelvan los corruptos. ¿Qué gana con empeñarse en limpiar ese tipo de entidades si es imposible y solo logrará será salir envainado?

Anduve varios días averiguando por los robos que hizo Camilo Bula (sí, robos) en los bienes que le entregaron administraciones pasadas y llegué a una conclusión: la DNE es un concierto para delinquir, una máquina para atracar sin dejar rastro. Y no podrá acabar con ese mar de corrupción, señor Restrepo, más aún cuando el gobierno que lo nombró no solo no lo apoya sino que lo apuñala.

¿Cómo se entiende el escándalo que le montaron estos días porque le quitó la finca Caribú -700 hectáreas de palma africana- a una señora que no reunió en su día un solo requisito para que se la adjudicaran? Miento, tenía uno: era ficha del ex senador Javier Cáceres. La mujer logró la adjudicación con su empresa Millenium, dedicada, según registro en Cámara de Comercio, a comercializar papelería y fotocopiadoras, entre otras actividades. 

Lo que sí hizo la doña, como se esperaba, fue continuar la política de otros adjudicatarios, consistente en declarar pérdidas. Incluso, alegó que las palmas son viejas e improductivas, gran mentira, o que el año pasado sufrieron el desastre invernal, cuando la zona de Ciénaga (Magdalena), donde se encuentra Caribú, no fue afectada. 

Esas setecientas hectáreas dan por lo menos cuatro mil millones anuales. ¿Y qué recibió la DNE en todos los años pasados, desde que se la requisaron a los Zúñiga? Ni un peso. Es más, no sería raro que los mismos Zúñiga la sigan manejando con interpuestas personas.
¿Qué gana Cáceres en la vuelta? Que se lo pregunten.

Por tanto, era imperativo quitarle la finca a Millenium. Pero como eso molesta a los que llevan años beneficiándose del regalo, dispararon sus baterías contra Restrepo. Y una esperaría que el ministro del Interior, que es su jefe, o el Presidente, que lo conoce y lo nombró, lo escudaran, porque saben la tarea que tiene entre manos. Pues no, Vargas Lleras lo trata como a uno de los legisladores que sí utilizaron la DNE para favorecer amigos.
Si el presidente Santos y su ministro quieren de verdad, no solo de boca para afuera, limpiar los organismos de ratas, no basta solo con escoger profesionales sin ataduras políticas, eficaces y honestos. Si no los respaldan, no podrán ejercer su labor con mínimas garantías. 

La DNE pudo equivocarse ahora al adjudicar la finca citada a una nueva persona que no era la adecuada en estos momentos, pero eso no da para escándalo; lo corrigen y basta. Porque una cosa es cometer errores sin intención y otra bien distinta es entregar bienes con intenciones torcidas, como pasaba antes. 

Para que tengan una idea de la magnitud de la misión de Restrepo y su gente, solo un dato pequeño. En los registros de la DNE encontraron 15.200 vehículos. Pues bien, después de una búsqueda exhaustiva, solo han localizado 1.400, entre ellos, los que hay en un lote de Almagrario, cuyo alquiler cuesta 1.500 millones anuales. 

¿Dónde están los demás carros? ¡Hum! ¿Por qué gastan ese platal en guardarlos, si muchos están desvalijados? Porque si los venden como chatarra, que es lo que son la mayoría, los meten presos por detrimento patrimonial. Suena a chiste, pero es una realidad desesperante. Como ven, los Nule no están solos.

P. D. Fabio Valencia Cossio, viejo zorro político, cuenta con tres votos para su candidata a auditor general, Luz Helena Arango: los magistrados Enrique Gil Botero, Marco Antonio Velilla y William Giraldo. ¿Lo creían acabado?

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.