ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"#PEGA, peláez y gardeazábal,junio23" en Spreaker.

Uribe, jefe de la oposición

14 de mayo de 2011 | OPINIÓN| Por: Carlos Andrés Pérez

No hay decisión importante del gobierno de Juan Manuel Santos que no genere una andanada de trinos de parte de Álvaro Uribe
Desde la campaña de 2010 era claro que Juan Manuel Santos no era el candidato que más convencía a Uribe.

Si hubiera estado en manos suyas definir un sucesor, sin duda, habría sido Andrés Felipe Arias, quien garantizaba un tercer mandato del expresidente, en el que él mismo podría seguir gobernando tal como lo hizo ocho años.

Sin embargo, a pesar de que no pudo hacer nada efectivo por su favorito, nunca se imaginó en sus peores pesadillas que el actual mandatario iba a salirse de su redil. Ni tan rápido ni tanto.

En esta columna no voy a opinar sobre cuál de las dos líneas de gobierno es mejor (está claro que son distintas). Voy a un punto en el que muchos coincidimos: se está formando una pelea permanente entre el presidente Santos y su antecesor que ya está saliéndose del cauce de cualquier discusión natural.

Esta confrontación -además- insulta la inteligencia de los colombianos, porque un día los vemos en Twitter o en televisión, recriminando el uno y deseando que no se entrometiera el otro, y al día siguiente salen con que no hay ninguna fricción, incluso Santos ha ido más lejos al decir que "tacan burro" quienes quieren verlos pelear.

¡Nadie quiere verlos pelear, ellos son los que van de roce en roce!

No hay decisión importante del gobierno de Juan Manuel Santos que no genere una andanada de trinos de parte de Álvaro Uribe y una retahíla de descalificativos de boca de los cortesanos del exmandatario: salen en fila a los medios José Obdulio Gaviria, Luis Carlos Restrepo y Óscar Iván Zuluaga con adjetivos de cada vez más grueso calibre hacia Santos.

Estando así las cosas, ¿no sería mejor que Uribe dijera de una vez por todas que se siente traicionado, que no le gusta el gobierno actual y que necesita saber quiénes de los congresistas de su antigua coalición están con su línea política y quiénes con la actual?

Y no se trata de abrir una brecha ni de generar divisiones porque sí, sino de establecer fronteras políticas en las que los ciudadanos tengamos claro qué se defiende en cada una y a partir de ahí conformar fuerzas en el Congreso y las demás corporaciones del país.

De eso se trata la democracia: de deliberar, pero frente a frente y no tirándose piedras y luego haciendo creer que no pasa nada.

P.S.: Tan fácil ser canciller cuando no hay que encarar situaciones difíciles y todo son sonrisitas. ¿Pasar la página frente a evidencia tan concreta?

Sígame en Twitter: @carlosaperez

2 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.