ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"# PEGA, PELAEZ Y GARDEAZABAL,MAYO 26" en Spreaker.

LO QUE MAL EMPIEZA, MAL ACABA

4 de marzo de 2012 | OPINIÓN | Por: CRISTINA DE TORO

La Corte Suprema de Justicia pretendió erosionar el gobierno del expresidente Álvaro Uribe, y que cínicamente fue capaz de mantener por más de año y medio, a sabiendas de que con ello sumía al país en el más grande desbarajuste judicial
El mezquino e irresponsable juego político (bloqueo de ternas para la escogencia de Fiscal General de la Nación), con el que la Corte Suprema de Justicia pretendió erosionar el gobierno del expresidente Álvaro Uribe , y que cínicamente fue capaz de mantener por más de año y medio, a sabiendas de que con ello sumía al país en el más grande desbarajuste judicial de la historia nacional, hoy nos deja otra consecuencia: la anulación del nombramiento de la Fiscal General Viviane Morales por parte del Consejo de Estado.

Y, aunque no lamento propiamente que la señora Morales haya tenido que hacer dejación del cargo, sí, las razones por las cuales se vio obligada a hacerlo.

Porque, si bien es cierto que su mandato comenzó con mucha fortaleza, también lo es que desde que admitió que había reanudado (si es que alguna vez estuvo suspendida), su relación sentimental con el exguerrillero, exasesor de paramilitares, etc. Carlos Alonso Lucio, y desde que se supo que había cobrado durante varios años una jugosa pensión por invalidez total y permanente, mientras trabajaba en Caracol Radio, su gestión quedó éticamente cuestionada.

Y no fue, como muchos quisieron hacer creer, que esos cuestionamientos surgieron por un problema de machismo o de intromisión indebida a su vida privada.

No, aquí hay que entender que así como todo individuo tiene el sagrado derecho a que su vida íntima sea respetada, cuando se es figura pública y se tienen responsabilidades tan grandes, ese derecho se ve disminuido, porque prima el derecho a la información y porque los ciudadanos tenemos autoridad para conocer sobre quienes ejercen funciones públicas.

Además, porque, como lo dije en otra ocasión, si la Fiscalía General es el principal frente de investigación y de lucha contra el delito, a su cabeza tiene que estar una persona intachable, que viva en un medio libre de influencias.

Alguien que por efecto de su cargo, sea paradigma de ética. Nada puede poner en duda su credibilidad y su equilibrio, el Fiscal General de la Nación tiene que ser un individuo libre, de gran solvencia moral y con coherencia entre lo que es, lo que cree y lo que hace, tanto en su vida profesional como personal.

Ojalá entonces, el presidente Juan Manuel Santos , ahora que las encuestas le están demostrando que la insana costumbre de darle gusto a Dios y al diablo al mismo tiempo, no le hace ningún bien, ni a él, ni al país, sea capaz de elaborar rápidamente una terna compuesta por juristas independientes, de las más altas calificaciones profesionales y sin problemas morales, para que los orondos togados "por única vez" (así como cuando se equivocaron al cambiar las normas para la anterior elección), cumplan con su deber y elijan Fiscal General, pensando en el beneficio nacional y no en el propio.

Mientas tanto, los colombianos debemos unirnos para exigir que los orondos magistrados responsables (en este caso irresponsables, más bien), de que el país tuviera por más de un año una Fiscal ilegalmente elegida, sean investigados y debidamente sancionados.

Como bien dicen por ahí, todo lo que mal empieza, mal acaba.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.