ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"# pega,pelàez y gardeazábal,agosto 23" en Spreaker.

“Seguridad democrática tiene que resistir un cambio de gobierno”

Política |30 Ene 2010 - 5:00 pm 

Germán Vargas Lleras, ungido como candidato presidencial de Cambio Radical.

Germán Vargas Lleras asegura que su propuesta de hacer alianza con otras fuerzas, menos el Polo, tiene una visión de futuro y no coyuntural.

Propuestas, pero además, zanahoria y garrote. Así podría interpretarse el discurso pronunciado este sábado por Germán Vargas Lleras ante la convención nacional de su partido, Cambio Radical, que lo ungió como candidato a la Presidencia 2010-2014. En su intervención, el ex senador reclamó su sitial como forjador de la política de seguridad democrática, la cual, según dijo, defendió y seguirá defendiendo “por siempre” y de la que además se considera el único de los aspirantes con los que compite preparado para recoger lo hecho por el gobierno Uribe y completar la tarea.
“Guerrilleros, paramilitares, narcotraficantes y delincuentes de cualquier origen tendrán en mí a su más enérgico enemigo... Precisamente porque es una buena política, la seguridad democrática tiene que resistir un cambio de gobierno. De lo contrario, habría que concluir que no se trata de una política de Estado. Cambio Radical siempre ha estado de acuerdo con la única reelección que debe estar sobre el tapete: la de la seguridad democrática”, dijo.
Vargas Lleras reiteró así su postura antirreeleccionista, al tiempo que interpretó desde su orilla lo que en repetidas ocasiones ha dicho el presidente Uribe y que en su concepto aclara la llamada encrucijada del alma: “Fue él quien lo resolvió al asegurar una y otra vez que lo importante es reelegir las ideas que, de manera exitosa, han sido puestas en marcha, y no reelegir a las personas. Los seres humanos somos efímeros y venimos al mundo con fecha de vencimiento. No así las ideas, que perduran siglos y siglos”.
Aseguró que sería una tragedia que los historiadores dijesen que las mismas instituciones que fueron fortalecidas por los éxitos de la seguridad democrática resultaron dañadas, debilitadas, por la perpetuación en el poder de un mismo líder: “Si para consolidar esos logros fuese imprescindible reelegir al Presidente una vez más, entonces habría que concluir, tristemente, que los logros alcanzados no fueron tan importantes. Ninguna democracia anda bien si su funcionamiento depende de la perpetuación en el poder de una misma persona”.
En su ofensiva verbal contra la posibilidad de un tercer mandato presidencial, Germán Vargas Lleras no dudó en referirse a lo que denominó “malas prácticas” que el tema de la segunda reelección ha causado en el funcionamiento del Gobierno: “Asistimos a un escenario digno de la frase que inmortalizaron los líderes del 20 de julio de hace 200 años: ‘Viva el Rey y abajo el mal gobierno’. El Presidente recibe, con justa razón, el agradecimiento y el respaldo diario de la gran mayoría de los colombianos. Pero de forma paralela, su gobierno se desarticula y pierde el norte”.
Y advirtió: “Por la sensación de continuidad en el poder, muchos servidores públicos han perdido el sentido de urgencia que reclaman los múltiples problemas que enfrenta el país en el campo social, en el económico, en el institucional. Y peor aún, por esa misma sensación de continuidad en el poder, muchos servidores públicos se sienten autorizados a proceder sin acato a ley alguna, y en flagrante violación de los más elementales principios éticos. Esa sensación de que el Gobierno les pertenece ahora y por mucho tiempo, ha llevado a que no haya semana que no termine con un nuevo y siempre grave escándalo de corrupción”.
El discurso del candidato tuvo también varias líneas para lanzarle pullas al Partido Liberal, que en su concepto “ha sido secuestrado por la izquierda”, y al Polo Democrático. Reconociendo que no ha abandonado las ideas del liberalismo y que los que militan en Cambio Radical mantienen esa condición ideológica, señaló que quienes durante los últimos años han manejado la colectividad roja le dieron un giro equivocado que la ha alejado de la clase media que por décadas fue su base popular. Ese coqueteo con la izquierda es lo que, según Vargas Lleras, imposibilitó que se llegara a un acuerdo para una consulta interpartidista.
“¿Cómo entender que, por razones puramente electoreras, nos subiéramos a la misma tarima que quienes quieren importar a Colombia las tendencias antidemocráticas del régimen chavista? ¿Cómo entender que, por razones puramente electoreras, nos asociáramos con el partido que malgobierna Bogotá, en una administración a cuya lamentable gestión sólo Cambio Radical le ha sabido ejercer un permanente y juicioso control político?”, expresó.
Según dijo, aunque en Cambio Radical “no está la ‘L’ blanca sobre fondo rojo que ostenta el oficialismo, están en cambio cientos de miles de liberales de verdad, de liberales de racamandaca que están convencidos de que somos la opción liberal por excelencia, que están convencidos de que hay mucho que mantener, continuar y consolidar de los dos gobiernos de Álvaro Uribe, que están convencidos de que hay mucho más por hacer, que están convencidos de que mejor es posible”.
A lo largo de su intervención, Germán Vargas Lleras repasó las propuestas de su programa de gobierno, estructuradas a lo largo de más de un año en su recorrido por todo el país, y cuyo eje central gira en torno a la lucha contra la violencia, la pobreza y la corrupción, con políticas firmes y ambiciosas en materia social, de infraestructura, justicia, salud, vivienda, empleo, entre otras.
Por ejemplo, habló de seguridad integral que refuerce lo que se ha hecho en el actual Gobierno, pero que se ocupe también de la seguridad urbana, no repita lo de los “falsos positivos”, aumente el pie de fuerza en Ejército y Policía y que antes que otorgar cualquier beneficio a quienes se desmovilicen de las organizaciones que han combatido al Estado, premie a quienes lo han defendido.

 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.