ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"Peláez y Gardeazábal,dic 12" en Spreaker.

¿A los 80 años, no es mejor ser abuelo que candidato presidencial?: pregunta para José Galat

Foto: Rodrigo Sepúlveda / EL TIEMPO
José Galat.

El candidato conservador, no se pone con rodeos cuando se le pregunta sobre los otros candidatos.

De los candidatos actuales a la presidencia, usted es el que tiene más historia detrás. ¡Es que su actividad política comienza como asesor de la Constituyente de Laureano Gómez!
Sí. Yo era estudiante, y a Laureano le gustó mucho el proyecto de reforma que le presenté, porque contemplaba la creación de un congreso corporativo. ¡Nada de democracia, mija! Estábamos en guerra con los liberales. Para que hablemos claro, necesitábamos montar con Laureano un estado totalitario, para tirarnos a los liberales. ¡Guerra es guerra!
Los constituyentes de la época terminaron entregándosele a Rojas Pinilla...
¡Porque nos dio un golpe de Estado el 13 de junio, mijita! Tumbaron al 'Monstruo' (que era como le decíamos los conservadores a Laureano por cariño y los liberales para tirárselo). Y entonces, ya qué Asamblea Nacional Constituyente ni qué chorizos. Rojas Pinilla la utilizó para legitimar su título de Presidente. Yo me tuve que ir exiliado a Europa, donde me puse a estudiar qué era esa vaina del conservatismo.
¿Y por fin supo qué era?
Consevatismo es un partido que tiene los siguientes principios. Religiosidad. Si estoy en Pakistán y quiero ser conservador, tengo que ser musulmán. Si estoy en Inglaterra, tengo que ser anglicano. Y si estoy en Colombia, tengo que ser católico. Segundo, jerarquía. Los de arriba mandamos, los de abajo obedecen. Tercero, historia. Los conservadores somos los portaestandartes de la historia. Pero hoy día con la experiencia, con los años, con estas canitas, sigo el consejo de San Pablo: examinadlo todo y quedaos con lo bueno.
¿Y cuáles diría que son las cosas buenas que debemos conservar?
¿Qué es lo bueno del liberalismo? La libertad. No el libertinaje. ¿Qué es lo bueno del conservatismo? La autoridad. No el autoritarismo. ¿Qué es lo bueno del socialismo? No la negación de la propiedad privada ni la lucha de clases. Pero tiene algo hermoso: la pasión por la justicia social. Eso de hacerse matar por esa vaina. ¿Y qué es lo bueno de fascismo y del nazismo porque algo bueno tenían que tener? No la quema de judíos ni esas atrocidades. La disciplina y el orden. Si cogemos lo bueno de todo eso y hacemos un coctel con lo mejor de todos, eso puede saber muy rico como una síntesis ideológica: Cambiemos todos para cambiarlo todo.
¿Un godo que quiere cambiarlo todo?
Pues sí. Hace 40 años había que conservarlo todo. Hoy no. Hay que cambiar la economía, que es injusta. Hay que cambiar la política, que está corrompida. Hay que cambiar la educación que mire como está. Hasta el fútbol hay que cambiarlo. Que no me digan que hay barras bravas. ¡Ojalá fueran bravas! Lo que son es asesinas, mija. Hoy hay que cambiarlo todo. Y seríamos unos hipócritas si dijéramos: hay que cambiarlo todo pero yo no cambio.
¿Con todo respeto, por qué a su edad, a la que otras personas quieren ser unos abuelos tranquilos, usted está en este ajetreo de aspirar a ser Presidente?
Lo mismo me preguntaron hace un par de meses unos periodistas en la emisora Melodía de Bucaramanga. Entonces les pedí al aire que me respondieran tres preguntas: ¿Cuántos pisos tiene este edificio? Seis, me respondieron. ¿Funcionaba el ascensor? No. Le tocó subirlos a pié. ¿Y ustedes me ven acezante y fatigado? No. Lo vemos entero. Ahí está la respuesta a su pregunta, mijita. Fuera de eso les dije: ¿quién reconstruyó a Alemania después de la hecatombe mundial? Un anciano llamado Adenauer. Quién reconstruyó a Italia? Otro anciano llamado Alcide De Gasperi. Esta vaina de la edad da experiencia y sabiduría, mijita, y le evita a uno ponerse a pendejear y a tontear.
¿Cuántos años llevan de rector de la gran Colombia?
29 años cumplo.
Usted sí es reeleccionista...
Yo no. ¡Es que me reeligen! (Risas)
¿También apoya la reelección de Alvaro Uribe?
No. Eso es diferente. Comenzando porque la esposa le dice que no, los hijos le dicen que no, un amigo tan cercano como Fabio Echeverry le dice que no, el presidente de la Andi le dice que no, los obispos le dicen que no, Obama le dice que no, todos los periódicos del mundo le dicen que no... ¡Lo que pasa es que el es terquito, mija!
¿Cree que la consulta conservadora la puede ganar Noemí Sanín?
Es una mujer muy meritoria que le ha servido con desvelo al país en las mieles del servicio diplomático creo que en los últimos cinco gobiernos. Muy meritoria. Pero está un poco desconectada de las realidades del país. ¿Cuándo uno está por fuera tanto tiempo no le parece que uno pierde el contacto de la realidad? Por eso el partido no puede quedar en manos de ella. Y mucho menos del otro.
¿Por qué 'del otro' ni menciona el nombre?
Porque es la continuación de ese monumento a la corrupción que es Agro Ingreso Seguro. Un programa bueno, advierto, pero perramente ejecutado. Y las cosas que pasaron no son tan inocentes. Estábamos en Riohacha en una reunión de los aspirantes conservadores, cuando, ¿qué veo? Que llega uribito en una avioneta. A todos los demás nos tocó ir en Avianca. Y después descubro que una de las familias beneficiadas le habían puesto una avioneta a disposición para que hiciera campaña.
Hablemos de sus eventuales contendores. ¿Qué opina de Rafael Pardo?
Un hombre respetable con el cual hicimos una especie de pacto que llamamos 'pacto de San Francisco'.
¿En honor a su esposa, Claudia de Francisco?
(Risas). ¡No! Es que así se llamaba ese pueblo donde nos reunimos. Consistía en que si yo ganaba él mi apoyaba, y viceversa. Pero no se pudo realizar el pacto porque el partido Conservador desgraciadamente pasó la consulta del 27 de septiembre pasado al 14 de marzo. Pero yo a Pardo lo apoyaría. Es un hombre respetable.
¿Qué opina de Germán Vargas?
Un hombre decidido, de firme carácter, pero que a veces no se aguanta ni a sí mismo.
(Risas) ¿Y cómo le parece Sergio Fajardo, que puntea en todas las encuestas?
Ahí hay una construcción mediática. ¿Usted le conoce alguna propuesta?
El dice que no es uribista ni anti uribista.
Ah. ¿Y esa es una propuesta? No. Nadie la conoce. Fajardo está en las nubes porque ustedes lo subieron allá.
¿Y qué opina de Petro?
Con Petro puedo estar de acuerdo en la pasión por la justicia social. Socialismo viene de sociedad, pero en la práctica Lenin traicionó esta idea y lo transformó en estatismo, que es distinto, y con el cuento de que el Estado representaba la sociedad, derivo en el totalitarismo que fracasó estruendosamente en la Unión Soviética, en la mitad de Europa y en Cuba. Y que entre otras cosas es lo que el Presidente Chávez quiere proponer como desiderátum del siglo XXI. ¡Una solución fracasada!. Socialismo, si es sociedad, sí. Esa es mi propuesta. Un nuevo modelo profundo distinto de lo que hay actualmente. Ni capitalismo, ni estatismo, que es socialismo. ¿Entonces qué? El comunitarismo, mija. La comunidad organizada.
El comunitarismo es la base de su propuesta política. ¿Qué es eso?
Es la pasión de mi vida. Es mi respuesta al desempleo en Colombia. Porque le hago una pregunta: ¿Donde han estado los planes de empleo de este gobierno, que lleva siete años y medio? Yo no los veo. Yo empecé a construir empresas comunitarias en Bogotá, Medellín y Cali en los años 62, 63, con un grupo de empresarios. Pero ninguna de esas empresas tuvo éxito, para ser claros. Cometimos errores de paternalismo. Cuanta dificultad se les presentaba, nos echábamos la mano al dril y tengan. Una vez en Bogotá se robaron su propia empresa porque por tanto paternalismo, no creyeron quela empresa era de ellos.
¿Entonces la propuesta comunitaria fracasó?
No. Con ayuda de los gobiernos de Carlos Lleras Restrepo, y Misael Pastrana creamos 1. 349 de estas empresas. Después vino el gobierno de López y la corrupción creció más. En el Incora los bandidos compraban tierras de mala calidad y se las embutían a los campesinos. Las empresitas comenzaron a reventarse. Cuando llegué a la Gran Colombia monté una unidad sin ninguna ayuda oficial como programa de la universidad y hemos asesorado ya a más de cinco mil empresas, no solo de humildes campesinos, también industriales y de servicios. Con base en esa experiencia propongo un sueño gigantesco: Propongo crear 200 mil empresas comunitarias como respuesta al drama del desempleo actual.
¿Cree que el desempleo es la causa principal de la agudización de la inseguridad en las ciudades?
Pues mire. Cuando el Presidente va a Medellín y dice que para controlar el problema de las comunas va a incrementar el pie de fuerza, 36 mil policías más, y a convertir en sapitos a los estudiantes, yerra profundamente en el diagnóstico. Por los golpes que les han propinado las autoridades a la guerrilla y el proceso con los paramilitares, se han desmovilizado muchos. Le dije a Luis Carlos Restrepo: no deje esas personas en la ociosidad, que están acostumbradas a disparar en grupo. Le propuse que hiciéramos empresas comunitarias con ellos. Pero él prefirió darles un subsidio. Cuando se acabaron los subsidios, ¿qué pasó? Que volvieron a la calle y ahí nació este nuevo rostro de la inseguridad. La policía ha identificado hasta este momento 87 nuevas bandas. Comenzaron a atracar, a vender bazuco, a extorsionar, ese es el nuevo rostro de la inseguridad. ¿Cómo se va a acabar eso: con más bala, o con más trabajo?
Usted dice muchas cosas sensatas. ¿A qué atribuye que los medios no le paren bolas?
Porque hay selectividades pre concebidas, mijita, por los factores de poder. ¡Ojo! Eso es lo que juega. A mí me tiran mendrujitos en los grandes medios, pero en provincia no tengo ningún problema, porque le he dado por lo menos ocho vueltas al país creando esas empresas. Pero en Bogotá ya comienzan a aflojar.
Que esta entrevista sea el gran comienzo de una apertura a sus propuestas...
¡Eso espero, mijita!
La verdad es que los ochenta años los tiene muy bien administrados...
Es que yo estoy en mi tercera juventud. (Risas). Pero mire. Yo me burlaba mucho de mi esposa porque ella hacía una devoción que se llama la cruz de mayo. Escriben una carta grandísima y al año la abren a ver qué les dieron. Y yo le decía: ¿Otra vez la lista de mercado espiritual? Hasta que una vez me respondió: no sobe y pida usted también. Pues yo le dije: ponga ahí una postdata y pídame salud de hierro. ¡Y me la dieron, mijita!! Yo tengo ochenta años, y estoy entero.
¿Cómo un hombre de 80 años, qué propuesta tiene para los jóvenes?
Yo les digo: oigan muchachos, ustedes son muy útiles pero muy 'egoisticas'. Solo piensan en ustedes mismos. Creen que la vida son solo derechos y no deberes. No mijitos, están equivocados. Para ampliarles el horizonte, vénganse conmigo, que propongo cuatro materias. Primero urbanidad. Porque llegan a una reunión y ni siquiera saludan. No con la urbanidad de Carreño, porque eso de "beso los pies a usted señora", esas pendejadas ya nadie las dice. ¡Pero por lo menos saludar!. Segundo, cívica, mijitos. Que ustedes aprendan que el bien común es superior a su interés individual. Tercero, historia patria intensificada, porque si uno no conoce el pasado carece de un repertorio de identidad. Y cuarto, religión obligatoria en primaria, bachillerato y universidad, eso sí, respetando la libertad de cultos, porque papá lindo es el valor de los valores, la fuente y fundamento de todo. Y como decía Dostoyevski, si Dios no existe, todo está permitido, que es en lo que ustedes están. Y si todo está permitido, así no se puede construir una nación. Cuando hablo con esta claridad y franqueza me entienden, y muchos me responden.
Doctor Galat: Espero hacerle otra entrevista en su cuarta juventud...
¡Cuando esté en el poder, mijita! Y le dejo mi verso de campaña para la consulta conservadora: José Galat, número dos. ¡Pase la voz! Está con Dios.
MARÍA ISABEL RUEDA
ESPECIAL PARA EL TIEMPO
 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.