ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"#PEGA,peláez y gardeazábal,oct 17" en Spreaker.

El Procurador y sus críticos

Por Alfredo Rangel
OPINIÓN Por mucho menos de la quinta parte de los indicios contra Piedad han sido condenados por la Corte y por la Procuraduría decenas de acusados por parapolítica.
Sábado 9 Octubre 2010

No comparto las opiniones del procurador Ordóñez sobre los homosexuales y el aborto. De paso, es interesante constatar que el Procurador y Fidel Castro piensan exactamente lo mismo sobre los homosexuales. Pero mis diferencias de opinión con Ordóñez no me impiden reconocer que él está cumpliendo con su deber: administrar justicia. 

Y que el fanatismo de sus críticos no tiene límites exigiendo justicia, pero a la carta: que sus adversarios sean sancionados y que sus amigos sean inimputables.

La situación no podría ser más paradójica: al Procurador lo señalan de "ultraderechista", "laureanista", "hiena" y "misógino", entre otras linduras. Pero sus fallos sancionatorios han sido mayoritariamente contra ex funcionarios o ex apoyos políticos de un gobierno que esos mismos críticos califican de "derechista": un ministro de gobierno, el secretario general de la Presidencia, tres directores y dos subdirectores del DAS, el director de la Uiaf y nueve parlamentarios acusados de parapolítica.
Si el Procurador fuera una persona de ideas liberales o "progre", sus actuales críticos tal vez lo estarían aplaudiendo. Pero el fanatismo de sus contradictores se lo impide: no le perdonan su ideología.

Por eso es que esos críticos han armado el más grande alboroto cuando el Procurador, administrando justicia, anunció su primera y única sanción por un caso de farcpolítica, el de la senadora Piedad Córdoba. 
Ahí fue Troya. En ninguno de los casos en que ha sancionado a ex funcionarios de un "gobierno derechista" o a parlamentarios por parapolítica sus críticos han cuestionado la capacidad investigadora de la Procuraduría ni el sustento jurídico de sus decisiones, y nunca han dicho que se trata de una persecución política. 
Pero cuando sanciona a una opositora de un "gobierno derechista", ahí sí se trata de una "chapuza jurídica", una "colosal infamia", un "engendro" y un caso de persecución política.

Para controvertir la sanción contra Piedad Córdoba todos los críticos se han ido por las ramas: unos dicen que la sancionaron por ponerse una boina en una foto con guerrilleros; otros, que el fallo no tiene peso porque uno de los testigos no se sabía el himno de su país; el de más allá, que la condenaron por ser mujer y salsera…
Pero ninguno de los críticos menciona o refuta la exacta coincidencia en fecha y hora de los movimientos que realizó Piedad Córdoba en la vida real con los que aparecen efectuados por alias 'Teodora' en los computadores de Raúl Reyes: dos viajes a Venezuela, uno a Estados Unidos y uno cancelado a España, a donde Córdoba y Teodora estaban invitadas. 
El hecho de que un grupo de especialistas de varias nacionalidades pertenecientes a la Interpol haya comprobado la autenticidad de los documentos encontrados en el computador de Raúl Reyes es un hecho menor para los críticos del Procurador. 
Algunos descalifican el hallazgo dizque porque fue realizado en Ecuador. Pero en ese computador hay, según el Procurador, 65 menciones a Teodora, o Piedad Córdoba, que la involucran en acciones de colaboración con las Farc. Muchas de ellas han sido publicadas profusamente por los medios desde cuando Interpol certificó su autenticidad. A esto hay que agregarle informes técnicos del CTI y de la Dijin e interceptaciones legales que hizo la Fiscalía de Cali al Frente 30 de las Farc, que también la involucran.

El caso es que por mucho menos de la quinta parte de esos indicios han sido condenados por la Corte Suprema de Justicia y por la Procuraduría decenas de políticos relacionados con la parapolítica: han sido suficientes las declaraciones de uno o dos testigos, o una lista de un computador, o la firma de un documento, para ser inhabilitados por 20 años y condenados a penas de cárcel. 
A algunos incluso la Corte Suprema los ha encarcelado primero durante largos años y los ha investigado después, para liberarlos luego de que ellos demostraran su inocencia, como ha sido el reciente caso de Carlos García Orjuela. En casos como estos, los críticos del Procurador nunca han expresado la indignación que les produce ahora la sanción contra Piedad Córdoba, basada en varias decenas de indicios y de pruebas.

Aquí la única persecución política e ideológica es contra el Procurador por parte de sus críticos. La Corte Suprema de Justicia tiene en el caso de Piedad Córdoba una excelente oportunidad para demostrar objetividad y sentido de justicia. 




0 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.