ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"#PEGA, peláz y gardeazábal,agosto 16" en Spreaker.

Así fue el taller democrático de Uribe en Bogotá

30 de enero del 2011 | TEMAS DEL DÍA | Por YESID LANCHEROS
Álvaro Uribe durante su primer taller democrático, en Bogotá.- Foto: Diego Santacruz / EL TIEMPO
Anécdotas, anuncios y movidas políticas, detrás de lo que pareció ser más un consejo comunal. 

Como en sus épocas de consejos comunales de gobierno, donde opinaba y daba la palabra al público, el ex presidente Álvaro Uribe se metió de lleno en la campaña electoral, con su primer taller democrático en Bogotá.


"¡Alcalde!, ¡Alcalde!, ¡Alcalde!", le gritaron a Uribe cuando ingresó,  hoy a las 9 de la mañana, a un auditorio a rebosar, en la Misión Carismática Internacional. Allí, se puso a prueba una logística de concierto: sonido, vigilancia, organización, sala de prensa, transmisiones en directo, etc.

En el lugar se contaban al menos unas 2.000 personas, según las cifras más conservadoras de los organizadores.

Rodeado de sus principales ex asesores, Uribe insistió nuevamente en que es un "ayudante" en la campaña por la Alcaldía de Bogotá. "Hay que aprender a elegir, compañeros",  aseguró.

Luego dijo que su nombre, por el momento, estaba vetado en la campaña electoral de Bogotá. Y sorprendió nuevamente al decir que podría llegar a apoyar a un candidato de "tropas ajenas", en una clara alusión al ex alcalde Enrique Peñalosa, precandidato del Partido Verde, y por quien Uribe siente un gran respeto.

Sin embargo, al calor de lo que pareció ser más un consejo comunal de gobierno, algunas fuentes de 'La U' consultadas por este diario no descartaron que el ex presidente se postule como candidato, si el ex alcalde Antanas Mockus decide hacerlo por el Partido Verde.

Refrigerios, fotos frustradas y poemas

El primer taller democrático de Uribe en Bogotá se centró, básicamente, en cuatro asuntos: seguridad, movilidad, competitividad y gerencia. En cada tema se contó con la participación de un conferencista, quien expuso durante 20 minutos. Unos captaron la atención, como Alfredo Rangel o Fernando Rey, y otros, hay que decirlo, durmieron por momentos al auditorio.

A algunos de los expertos invitados, Uribe les hizo algunas preguntas y les pidió conceptos, como por ejemplo cuando reclamó una asesoría para resolver una inquietud sobre el futuro de la carrera Séptima y la 'troncal ligera' de TransMilenio que allí se planea. 

En verdad, el taller democrático de Uribe en Bogotá tuvo todos los ingredientes de los tradicionales consejos comunales de los sábados, con los que el ex presidente le dio la vuelta a Colombia. 

Fue excesivamente largo (de 8 de la mañana a 5 de la tarde) y estuvo colmado de aplausos y de peticiones del público.
El tema era Bogotá, pero al final se alcanzaron a ventilar propuestas de gente que venía de la frontera con Venezuela.
Como si fuera un consejo comunal, el ex embajador Carlos Moreno de Caro, vestido de chaqueta amarilla, tuvo sus minutos para hacer reír a todo el auditorio con sus apuntes y sus poemas.
"Presidente, veo que usa camisas Arturo Calle. Pero otra persona (en evidente alusión a Peñalosa) le diría que usted lleva es camisas Arthur Street", bromeó Moreno de Caro.

¿Para qué sirven los talleres?

El ex ministro Óscar Iván Zuluaga explicó que los talleres democráticos se hacen "para elevar el nivel de la discusión y generar un programa para quienes quieran ejercer el liderazgo. Tenemos que seleccionar a los mejores".

En sus intervenciones, Uribe contó que las palabras que más escucha en la ciudad son "desconfianza" y "necesidad de salvar a Bogotá".
Manifestó que la ciudad no puede entrar en una discusión sobre construir el metro o hacer más troncales de TransMilenio, sino que debe apostarle a los dos sistemas, incluyendo el tren de cercanías.
Incluso, Uribe fue más allá en  sus propuestas de movilidad y planteó la necesidad de instalar peajes urbanos para construir grandes autopistas y superar el grave atraso en malla vial que sufre Bogotá.

A través de las redes sociales, el taller democrático de Uribe fue duramente cuestionado por el ex candidato presidencial Gustavo Petro.
Lo tildó de "oportunista", ya que se realizó en el auditorio de la Misión Carismática Internacional, donde, según Petro, coincidía una actividad religiosa. Los organizadores, con la concejal cristiana María Angélica Tovar a la cabeza, negaron esta versión.
Lo cierto es que el amplio recinto, con capacidad para alojar unas 2.500 personas, fue prestado por los pastores Cesar Castellanos y Claudia Rodríguez de Castellanos, a los que Uribe agradeció públicamente.

En su primer taller democrático, Uribe estuvo acompañado de la primera línea de asesores que tuvo en la Casa de Nariño.
Estaba el ex secretario general, Bernardo Moreno; el ex jefe de comunicaciones, Ricardo Galán; la ex ministra María del Rosario Guerra; el ex ministro Carlos Holguin Sardi; el ex ministro Andrés Felipe Arias; el ex ministro Camilo Ospina, y Darío Montoya, el ex director del Sena.

También se hicieron presentes el presidente del Senado, Armando Benedetti; la mayoría de los concejales y ediles de la capital y el ex asesor presidencial José Obdulio Gaviria.
El director del partido de 'La U', Juan Lozano, señaló que "la ciudad tiene una profunda angustia y se requiere determinación". 

Dentro de las curiosidades sobresalió un intento en vano de los concejales de 'La U' para tomarse una foto con el ex presidente Uribe, con el fin de guardarla en una urna que será abierta dentro de 100 años.

La fotografía quedó en nada, porque el tumulto se abalanzó sobre Uribe, para saludarlo, lo que impidió que el retrato saliera correctamente, según le contó a EL TIEMPO uno de los concejales de 'La U'.

Así mismo, a lo largo del taller democrático, hubo refrigerio para los asistentes (repartieron papas fritas y gaseosa en la mañana y sobre el mediodía hubo 'sándwich' con jugo).
El taller dio para todo. En algunos puntos del recinto se vendieron textos de corte uribista sobre el acontecer nacional

La temática

En asuntos de seguridad, el experto Alfredo Rangel llamó la atención porque, según dijo, Bogotá tiene actualmente una tasa de homicidios "seis veces mayor" que Santiago de Chile.
"En el 2007, el 39 por ciento de los habitantes se sentía inseguro, mientras que en el 2009 ese indicador llegó al 59 por ciento", dijo Rangel, quien propuso la creación de la Secretaría Distrital de Seguridad.

Agregó que, después de Bucaramanga, Bogotá es la ciudad con la mayor tasa de robo a comercios, por lo que demandó un incremento en el pie de fuerza e incluso la instalación de cámaras en todos los puentes peatonales.

Por su parte, el experto Fernando Rey planteó la necesidad de sacar adelante la primera línea del metro de Bogotá, y reveló las más recientes cifras de crecimiento del parque automotor en la capital del país.

El cierre

Ya sobre las 5 de la tarde, con un auditorio semivacío y lluvia en la calle, Uribe tomó la palabra. 

Apeló a la historia, citó fechas de memoria e hizo un largo análisis sobre las elecciones populares de alcaldes y gobernadores y lució como si en verdad fuera un candidato a la Alcaldía de Bogotá, que le habla a su potencial electorado. "Soy solo un ayudante", insistió.

Uribe habló con propiedad sobre temas de Bogotá. Por ejemplo, se mostró preocupado por la transparencia, el atraso en la malla vial y las cuestiones de seguridad.
En movilidad pidió que la ciudad no debatiera más sobre la conveniencia de metro o TransMilenio, "pues pierde tiempo" y pidió construir ambos sistemas.
El ex presidente le echó piropos a Peñalosa ("le ha hecho un aporte al mundo con TransMilenio") y también a Mockus (le agradeció su gestión y su enfoque de cultura ciudadana).

Después, le cedió la palabra a Juan Lozano, quien le agradeció su presencia en el escenario. Al final, los presentes abandonaron el recinto con las caras de siempre: esa que refleja una mezcla de agotamiento y satisfacción.
Un rostro que solo se ve cuando uno ha asistido a un consejo comunal, o ahora a un taller democrático del ex presidente Uribe.

YESID LANCHEROS
Redactor de EL TIEMPO
yeslan@eltiempo.com.co

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.