ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"Peláez y Gardeazábal,dic 12" en Spreaker.

La movida de Lucho

24 de Julio de 2011 | Opinión | Por: MARÍA ISABEL RUEDA
Puede que Lucho Garzón no entre inmediatamente al Gobierno. Pero es seguro que, pasadas las próximas elecciones, esa opción se convertirá en una muy interesante alternativa a partir del año entrante.

Ningún 'verde', distinto del presidente de ese partido, Lucho Garzón, estaba enterado del acuerdo pactado con el presidente Santos para entrar a la coalición de gobierno. ¿Cómo puede ser?

Según Lucho, es que "lo hicimos con discreción, no para esconder nada, sino porque pensamos que lo mejor era mandar un mensaje nítido. Aquí no hay nada por debajo de la mesa". Pregunto: si no hay nada debajo de la mesa, ¿qué es lo que hay encima?

No puede tratarse, simplemente, como lo explica el presidente Santos, de un acuerdo para que los verdes "participen en las discusiones y enriquezcan el análisis". Pues eso venían haciendo, porque los verdes jamás declararon oposición al gobierno Santos. Por el contrario, en una actitud bastante constructiva, desde la derrota de Antanas Mockus proclamaron que asumirían una posición de "independencia deliberativa", con la sana lógica de votar en el Congreso los proyectos del Gobierno que comparten, que han sido casi todos. ¿Cuál es entonces la novedad?

Tratándose de un anuncio del Primer Mandatario en su discurso del 20 de Julio, todos esperábamos que, como sucede con las coaliciones políticas en el resto del mundo, este fuera un acuerdo para que un partido que no está en el gobierno ingrese a él, con representación política en algún alto cargo, que implique compartir las responsabilidades del mismo.

¿Significa eso que, a partir de ahora, Lucho Garzón se responsabilizará como dirigente de los verdes de que el orden público no se siga deteriorando? ¿O de que Lucho toma la bandera de la reforma judicial incluso a costa de echarse encima a los jueces y a las altas cortes? ¿O de que Lucho le va a ayudar como Ministro de Trabajo al Presidente a poner a raya a Angelino, que anda dándole cuerda a la USO en los desórdenes armados de Puerto Gaitán?

No se sabe. "No me han pedido participación burocrática", dice el presidente Santos. "No estamos jugando al yo le doy y usted me da", dice Lucho. Les creo. ¿Pero, entonces, cómo diablos va a ingresar el Partido Verde a la coalición de gobierno?

Mi interpretación es la siguiente. Por un lado, se trata de un pacto cuyo solo anuncio le sirve al presidente Santos para aumentar la percepción de la fortaleza de su gobernabilidad. Pero, ante todo, es una jugada de Lucho Garzón para ingresar al próximo partidor de candidatos presidenciales.

Hasta este anuncio, Lucho estaba resignado a ser el dirigente de un partido que se desmorona, mientras Mockus anda pensando si se vuelve indígena, y Peñalosa, si regresa al uribismo.

No es tampoco claro que, distinto de Sergio Fajardo, los verdes vayan a hacer en las próximas elecciones moñona de gobernaciones y alcaldías. Luego Lucho estaba condenado a seguir sentado sobre esas ruinas verdes, viendo desfilar frente a su ventana a contrincantes como Germán Vargas y Angelino Garzón, que, por cuenta de su visibilidad como miembros del actual gobierno, cargan baterías para entrar con credenciales a la fila india de posibles sucesores de Santos.

¿Y, mientras tanto, en qué andaba Lucho? Reducido a hacer pactos con Álvaro Uribe para salvar a Peñalosa. Hasta que entendió la urgencia de acordar una alianza con Santos, para que sea convocado a la mesa de unidad nacional, donde, en adelante, podrá participar en la agenda de Santos y comenzar a hacer política con los que están ganando y gobernando.

Puede que Lucho Garzón no entre inmediatamente al Gobierno. Pero es seguro que, pasadas las próximas elecciones, esa opción se convertirá en una muy interesante alternativa a partir del año entrante. Esta es la corta y feliz explicación de que el 20 de julio los verdes amanecieran, sin que la mayoría de ellos lo supiera, formando parte de la coalición de gobierno.

¡SE ME OLVIDA! El notario 37 me explica que fue a la 23 a la cual le clonaron la escritura que les permitió a los secuaces del 'Loco' Barrera robarse dos fincas de Puerto Gaitán.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.