ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"#pega ,Peláez y Gardeazábal dic 7 2017" en Spreaker.

Un circo romano

28 de Julio de 2011 | EDITORIAL | Por: EL COLOMBIANO
El exministro Arias es una persona decente que obró de buena fe y logró importantes avances en el agro colombiano. No robó. ¿Cómo afirman, la Fiscal Morales y el juez Ferro, basados en condicionales, que Arias es un peligro para la sociedad? La audiencia del martes 26 terminó con aplausos. Fue una escena que nos recordó el circo romano. ¿Dónde está la majestad de la justicia?
La justicia colombiana ha facilitado un indicio más de su politización. Los grupos guerrilleros deben estar de plácemes pues muchos jueces están contribuyendo con la combinación de todas las formas de lucha. Igual que muchos periodistas. Además, sería bueno que alguien absolviera las dos preguntas que ayer formuló el expresidente Álvaro Uribe Vélez:

¿El magistrado Fierro, quien envió a Andrés Felipe Arias a la cárcel, fue de Neiva a Bogotá apoyado por Yesid Ramírez, magistrado de la Corte Suprema de Justicia, quien recomendó su nombramiento en el Tribunal Superior de Bogotá? ¿Hizo parte del grupo de asesores de Yesid Ramírez el delegado de la Procuraduría que apoyó la solicitud de medida de aseguramiento hecha por la Fiscal Vivianne Morales?

Si las respuestas a estas preguntas son afirmativas, queda otro amargo sabor y nos plantea otros interrogantes: ¿Hay real independencia entre las distintas instancias del Poder Judicial? ¿Está la justicia colombiana ajena a las presiones mediáticas y políticas? Entre otras, ¿a quién le cumplió la Fiscal Morales, según lo dicho por ella misma al terminar la imputación de cargos contra Andrés Felipe Arias?

El exministro Arias es una persona decente que obró de buena fe y logró importantes avances en el agro colombiano, como se puede deducir de las cifras ampliamente divulgadas sobre este sector, que había sido la cenicienta nacional.

Para Arias, AIS consistía en transferir ciencia y tecnología a los campesinos. Por eso consideró que el programa no tenía que salir a licitación y contrató directamente con el IICA, organismo de la OEA. Basta preguntar a los trabajadores del campo si aprendieron las técnicas del riego, entre otras lecciones.

Andrés Felipe Arias no robó. No se apropió de un peso, como sí lo hicieron unas pocas familias adineradas de la Costa, quienes engañaron a los funcionarios del IICA y del Ministerio. No obstante, estas personas están libres, mientras Arias está preso. ¿Tiene esto alguna lógica?

Tampoco se puede afirmar que AIS benefició prioritariamente a los ricos. Todo lo contrario: el 99% de los subsidios fue otorgado a pequeños y medianos trabajadores del campo, quienes recibieron el 94% de los recursos. Pero la Ley 1133 no excluía a nadie, porque se trataba de hacer competitivo el sector frente a los tratados de libre comercio.

¿Cómo afirman la Fiscal Morales y el juez Fierro, basados en condicionales, que Arias es un peligro para la sociedad? ¿Dónde tienen las pruebas de que el exministro visitó a sus exfuncionarios en la cárcel para obstruir la justicia? Y si así lo consideraba el doctor Fierro, ¿por qué en un primer momento decidió que Arias fuera a la misma prisión donde están los exfuncionarios? ¿No permitiría esto seguir obstruyendo la justicia?

La audiencia del martes 26 terminó con aplausos por parte de quienes tienen sed de venganza. Fue esta una escena que nos hizo recordar el circo romano y corroborar que de la majestad de la justicia poco queda. Pobre país.

1 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.