ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"pega,PELAEZ Y GARDEAZABAL,MAYO 25" en Spreaker.

Regímenes criminales

 Zona franca | Por: JOSÉ OBDULIO GAVIRIA | Publicado: agosto 22, 2012 
Correa, como Stalin, decidió "no cuidarse de la reputación de cruel cuando le sea preciso imponer la obediencia y la fidelidad a sus súbditos".
En Ecuador, el gobernante protege a criminales. Y sigue los pasos de Stalin, secuestrando o desapareciendo opositores hoy, el asambleísta Fernando Balda.
Los fundadores del régimen soviético, Lenin, Trotski y Stalin, practicaron el crimen como "forma de lucha". Churchill -ya lo había mencionado en otra columna- captó el peligro de semejante trío; en 1918 dijo que era necesario capturar y ahorcar a Lenin y a Trotski, "expresiones de una nueva forma de barbarie política, ajena al derecho, a la costumbre, la diplomacia y el honor". Simon Sebag, en su libro La corte del zar rojo, cuenta, pruebas en mano, que Stalin atracó bancos en Tiflis para financiar el exilio de Lenin en Ginebra.
El presidente Rafael Correa es discípulo avezado de Stalin. Él llegó al poder de la mano de Chávez y de las Farc. Uno de sus ministros, un tal Larrea, se encargó de legalizar las acciones de la banda terrorista colombiana en Ecuador, de integrarla a la vida política, social y económica del país. Incluso, invitó a 'Reyes' a instalar en Ecuador su campamento, para orientar desde allí la Coordinadora Continental Bolivariana. Correa se enfureció cuando Colombia dio de baja a 'Reyes' y acusó al gobierno colombiano de violar la soberanía de Ecuador.
Correa, como Stalin, aconsejado por algunos textos de Maquiavelo, decidió "no cuidarse de la reputación de cruel cuando le sea preciso imponer la obediencia y la fidelidad a sus súbditos". Stalin se deshizo de su principal socio político, Trotski, a quien desterró de la Unión Soviética; luego ordenó su asesinato en México. Pagó un millón de dólares al fanático comunista hispano-cubano Ramón Mercader, quien viajó con falsa identidad y se infiltró pacientemente en la casa del fundador del Ejército Rojo. Cuando tuvo la primera oportunidad de hacer desaparecer a Trotski de entre los vivos, Mercader le clavó una piqueta de montañismo en la cabeza.
En Ecuador, el actual gobernante acoge y protege a criminales. Se ha rodeado, él mismo, de criminales, y, últimamente, parecería -según se desprende de un informe de la revista Semana- está dispuesto a seguir los pasos de Stalin, promoviendo el secuestro o la desaparición de uno de sus opositores más connotados, el asambleísta Fernando Balda. Las calles de Bogotá fueron testigo de que los regímenes del Socialismo del Siglo XXI no tendrán empacho en violar el territorio colombiano, si así se los dicta su interés.
Vargas Llosa, en La fiesta del Chivo, narra el secuestro en Nueva York de Jesús Galíndez, principal opositor del dictador Rafael Leónidas Trujillo, quien fue despachado en vuelo clandestino a República Dominicana. El propio tirano lo recibió, dirigió su tortura (le hizo comer un ejemplar del libro que denunciaba su barbarie) y luego lo arrojó vivo a los tiburones. Los secuestradores de Balda llegaron en vuelo comercial de Cali a Bogotá; se alojaron en hotel de lujo, compraron trajes negros, camisas y corbatas en conocidos almacenes y alquilaron una camioneta Toyota. Todo el tiempo los autores intelectuales iban monitoreando el asunto desde sus móviles. ¿Se creían amparados por la impunidad ecuatoriana? ¿Sentían estar en un operativo legal y no en un secuestro?
La banda secuestradora, que recibió fondos desde Ecuador, dejó sembradas las pruebas habidas y por haber sobre los partícipes en el crimen. Según Semana, hasta le anunciaron a la víctima: "Esto es de parte del presidente Correa". No contaron con que en Colombia todavía opera la solidaridad ciudadana: los secuestradores fueron perseguidos por taxistas bogotanos, quienes animaron a la policía a rendirlos y capturarlos. Ya los investigadores tienen todo el rollo dilucidado.
Correa brindó a su amigo y cómplice Assange los servicios del mejor abogado posible. Me temo que va a tener que contratarlo para defender también su régimen criminal ante la justicia penal internacional.
Twitter: @JOSEOBDULIO

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.