ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"#pega, PELÁEZ Y GARDEAZABAL,julio21" en Spreaker.

¿Se está quemando Gina?

OPINIÓN | Por: MAURICIO VARGAS | Publicado: Ene.14, 2013 
Pasar de candidata derrotada a consejera de Santos para Bogotá no le está saliendo bien a Gina Parody.
A Petro ya se sabe cómo le está yendo. Pero a ella no le va mejor. Ni hace oposición –algo que, sin duda, le estaría rentando, como le renta hoy al representante Miguel Gómez.
Gina Parody es una de las dirigentes mejor preparadas de Colombia. Juiciosa, trabajadora, culta, de mente abierta, pero principios estrictos, me consta que dedicó varios años a estudiar en detalle y de manera concienzuda los problemas de Bogotá, antes de lanzar, a principios del 2011, su candidatura a la Alcaldía. Hizo una campaña interesante, por momentos imaginativa y con audaces propuestas, pero no le bastó para colarse entre Gustavo Petro y Enrique Peñalosa, lo que al final llevó, por la división de los votantes del centro y de la derecha, a la victoria del primero con apenas el 31 por ciento de los sufragios.
Con Peñalosa muy apaleado, imaginé que Gina se iba a erguir en líder opositora, y que por esa vía señalaría cada una de las fallas de la gestión de Petro, contando a su favor con dos enormes ventajas. La primera, que sabe mucho más y mucho más de fondo de los temas de la capital, que el alcalde. Y la segunda, que es mucho mejor comunicadora.
Pero en Colombia, incluso los líderes más jóvenes y aventados tienen miedo de hacer oposición. Una de las herencias malditas del Frente Nacional es esa tara cultural por la cual oponerse es mal visto entre la opinión, de modo que la inmensa mayoría de los dirigentes prefiere acomodarse en la burocracia que optar por la calle y por los medios de comunicación para, desde la independencia, cumplir con la necesarísima función crítica que toda democracia requiere para gozar de buena salud.
Gina no fue la excepción. El presidente Juan Manuel Santos, que se empeñó en conseguirles puesto a tres de los candidatos derrotados en las elecciones capitalinas, ya había nombrado secretario anticorrupción a Carlos Fernando Galán y viceministro de Trabajo a David Luna, cuarto y quinto respectivamente en la votación. Y no quiso dejar a Gina, tercera en la contienda, por fuera.
La jugada agredía al sentido común: atentaba contra toda lógica entregar la alta consejería presidencial para Bogotá a quien salió derrotada en la batalla electoral por la ciudad, sobre todo porque Gina defendió un programa muy diferente al del ganador, con quien, desde el nuevo cargo, estaba obligada a colaborar. Como era de esperarse, desde un principio saltaron chispas entre ellos. Con razón, Petro se preguntó por qué demonios tenía que hacerle caso a quien, en las urnas, él casi duplicó en votos.
Al renunciar a hacer oposición, la apuesta de Gina tenía que ser darles, desde la Casa de Nariño, una mano a Petro y a Bogotá. Pero el alcalde no tenía por qué confiar en ella y –buen camorrista si es– se rebeló. Ella terminó ayudando a Soacha, sufrida zona de la capital que está por fuera de la jurisdicción de Petro por no hacer parte del Distrito. ¿Valía la pena terminar como alta consejera para Soacha?
A Petro ya se sabe cómo le está yendo. Pero a ella no le va mejor. Ni hace oposición –algo que, sin duda, le estaría rentando, como le renta hoy al representante Miguel Gómez promover la revocatoria de Petro– ni tiene cómo ayudar a Bogotá. Gina Parody es la alta consejera del Presidente para una ciudad que se está descomponiendo a pasos acelerados. Y ella, a pesar de su alto cargo, no tiene cómo impedirlo. Situarse en posiciones en que, sin tener cómo evitar que se rompan los platos, termina pagándolos en parte, es la peor apuesta que puede hacer un dirigente político. Y Gina merece mejor suerte.
* * * *
Ranking. El Gobierno acaba de publicar el escalafón de ejecución presupuestal por sectores. El mejor de todos es el Ministerio de Vivienda, algo que salta a la vista porque parece el único donde no hay miedo a ejecutar y lo hacen bien y a tiempo. Le siguen Educación y, luego, Defensa. Muy cerca del fondo de la tabla está Planeación Nacional, que en el 2012 se guardó gran parte de las regalías que les pertenecen a los colombianos más pobres.
Mauricio Vargas
mvargaslina@hotmail.com
Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin  y no siempre reflejan la opinión o posición de LA OTRA MITAD DE LAS VERDADES A MEDIAS.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.