ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"#PEGA, peláz y gardeazábal,agosto 16" en Spreaker.

De 'Avatar' a Chile: ficción y realidad

Enrique Santos Calderón


Versión chavista sobre Haití pertenece a la ciencia ficción y los comicios chilenos, a una realidad política ejemplar
Hugo Chávez no solo dijo que Estados Unidos aprovechó el terremoto de Haití para invadir militarmente a ese país, sino que los medios oficialistas de Venezuela difundieron la versión de que el cataclismo había sido provocado por una prueba de la Marina estadounidense.
La delirante especie promovida por el chavismo podría inscribirse en el terreno de la nueva ciencia ficción que ha puesto en boga la película Avatar, la más controvertida y espectacular producción cinematográfica de los últimos tiempos. Aquí también, malvados intereses imperialistas conspiran contra el bien de la Humanidad.
La cinta fue exaltada por Evo Morales como una vibrante denuncia del capitalismo salvaje. Y aunque este fiel aliado de Chávez no es autoridad en la materia -ha ido tres veces a cine-, la verdad es que la obra del director James Cameron (Titanic, Aliens, Terminator) tiene un mensaje político-ecológico de sabor antiimperialista y antimilitarista, aplicable a situaciones que van desde la colonización de América hasta la política de E.U. en Irak o la lucha de las corporaciones por apoderarse de las riquezas del planeta. En este caso de Pandora, habitada por la tribu de los Na'vi, ligada íntimamente a la Naturaleza.
Más allá de su éxito taquillero o de su astronómico costo; de su revolucionaria tecnología, su impacto tridimensional o su asombrosa imaginación, son los mensajes ocultos y no tan ocultos de Avatar lo que más comentarios ha generado.
Para los conservadores gringos es una metáfora seudopolítica que sataniza el capitalismo y denigra de E.U. Para el Vaticano, una parábola facilista carente de emoción humana verdadera. Los ambientalistas la elogian y en China salió de cartelera (los desplazados por el auge constructor en ese país se podrían identificar con los Na'vi, según el NYT).
Dígase lo que se diga, películas como esta no se hacen todos los días. Pese a mis prevenciones frente a las modernas superproducciones hollywoodescas y sus abusos digitales, como cineasta irredimible fui a verla apenas pude. Es una experiencia que bien vale la pena.  SEGUIR LEYENDO...

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.