ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"#pega ,Peláez y Gardeazábal dic 7 2017" en Spreaker.

Carrusel de la vergüenza

13 de marzo del 2011 | Caballerías | Por: Antonio José Caballero

“No he podido ni conseguir el wiskysito que tanto nos gusta. No he podido encontrar ni un solo traguito de Old Parr”. Miguel Nule
Son los integrantes del grupo Nule que se refugiaron en Miami e Italia, pero también son los magistrados auxiliares de la Corte Suprema de Justicia y su Procuradora Delegada, y el senador Iván Moreno con su equipo de abogados.

Ellos integran el carrusel de contradicciones que se presentó en Miami lejos de la perjudicada Colombia.

Afuera del Consulado en Coral Gables, una veintena de periodistas residentes y visitantes estuvimos dispuestos a cubrir la verdad que nunca encontramos después de ocho días de careos y uno de asueto por cuenta de mentiras que nos contaban desde adentro.

Se nos dijo el miércoles que no había audiencia al día siguiente porque Guido Nule no había llegado de Italia. El jueves llegó el primo Nule Marina y me contó que se trataba de otra farsa. “Yo vivo aquí y no me he movido para nada. Me llamaron los magistrados y me dijeron que la vista quedaba cancelada porque tenían que entrevistarse con el FBI para lograr apoyo en el rastreo de bienes en Estados Unidos”.

Esperamos que en esta cooperación judicial aparezcan las cuentas, sociedades, transacciones y bienes de los implicados para que alguna vez se pague al menos parte de la deuda causada por la delincuencia de cuello blanco.

Y todos los días salía la chorrera de declaraciones ridículas hasta el punto de que esta bella familia que desapareció miles de millones de pesos de los colombianos llegó a decir que “Miguelito está tan pobre, que vive lo que le dejó su mujer en el juicio de separación. Y el joven Guido vive del dinero de sus padres porque sus empresas quebraron, por lo que el niño no tiene un peso para frecuentar los sitios de lujo que antes visitaba”.

Y entre la locura y el cinismo, Miguelito sale a confesar que “una iglesia protestante lo está ayudando ante Dios y que no está bajo tratamiento con fármacos”, contradiciendo lo que dijo dentro de la sala. Finaliza con esta perla: “No he podido ni conseguir el wiskysito que tanto nos gusta. No he podido encontrar ni un solo traguito de Old Parr”.

Luego me dice que no ha venido a Colombia “porque las autoridades, la Procuraduría y la Fiscalía, no me han llamado”, en lo cual tiene razón. Ni siquiera en las visitas del ex fiscal Mendoza Diago, muy cuestionadas por cierto, quien los escuchó y nunca les exigió que regresaran a Colombia a responder. Así abrió el camino para lo que ellos quieren: pasar de victimarios a víctimas gozando del cuestionado principio de oportunidad que les permitiría contrademandar a este pobre país saqueado, humillado y ofendido. Tampoco ha hecho demasiado la nueva fiscal Viviane Morales, quien en principio se mostró en desacuerdo con la actuación de su antecesor.

La ridiculez de este episodio ha llegado a tanto que supimos que en medio de uno de los careos, Miguel Nule, el más folclórico, increpó: “Yo llegaré hasta el final. Les cuento que mi declaración sobre el ingreso a la clínica Monserrat contra Moreno Rojas fue una confusión a propósito porque se trataba de Moreno de Caro”.

Lo que se ve es que van detrás del senador Iván Moreno, a quien el procurador Ordóñez citó el pasado viernes a sabiendas de que estaba en audiencia en Miami. Luego corrigió y la cita es para mañana lunes. El Senador me dijo: “Estoy dispuesto a mi destitución en menos de diez días. Y en cuanto a la de mi hermano Samuel, cada día trae su afán”.

Los colombianos de bien que van al consulado en Miami protestan porque este espectáculo no es para una sede diplomática. En Colombia hay salas penales para los delincuentes del carrusel de la vergüenza.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.