ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"#PEGA peláez y gardeazábal,oct 20" en Spreaker.

Las cartas del uribismo están en la encrucijada

EL PARTIDO CONSERVADOR y la U entran en el análisis sobre las opciones que tienen para convertirse en los sucesores del presidente Uribe. La posibilidad de una alianza antes de la primera vuelta no parece viable. Isolda María Vélez H. | Medellín | Publicado el 28 de febrero de 2010

Pese a que la decisión de la Corte Constitucional despejó la incógnita sobre la posible aspiración del presidente Álvaro Uribe a un nuevo periodo de gobierno, el rumbo del uribismo de cara a la contienda por la Presidencia, en el inmediato plazo, y de su solidez política en el futuro, sigue en la encrucijada.

Hoy esa fuerza uribista que triunfó en las elecciones al Congreso de 2006 y que se mantuvo más o menos cohesionada alrededor del Presidente está concentrada en asegurar su permanencia en el Legislativo, en lugar de buscar una alianza que permita unificar una candidatura única a la Presidencia.El Partido de la U y el Partido Conservador son hoy las banderas visibles de ese uribismo, pero ambos tienen sus propias apuestas para suceder a Uribe en la Casa de Nariño y aunque analistas consultados por este diario no descartan una alianza antes de la primera vuelta presidencial, también reconocen que el ambiente político alrededor de cada uno de ellos no permitiría concretar esa unidad.

Las variables de la alianza
La línea de una posible alianza la marcaría los resultados de las elecciones parlamentarias de este 14 de marzo, según Andrés Mejía Vergnaud, analista del Instituto Libertad y Progreso.

Su percepción es que el Partido de la U saldrá muy fortalecido de ese proceso electoral y, de esa manera, podría seducir a muchos conservadores, especialmente los llamados "caciques" regionales, "que han demostrado a lo largo de la historia que están con los ganadores".

En sus palabras, los conservadores de esa línea argumentarían que el aspirante del Partido de la U, Juan Manuel Santos, representa las políticas del presidente Uribe, muchas de ellas abanderadas por el Partido Conservador, y que por lo tanto allí estarían representados.

"A Noemí la podrían dejar sola en una candidatura, en caso de que ella ganara la consulta", asegura Mejía, afirmación que es respaldada por un dirigente conservadores que pidió no ser citado. Esa fuente recordó que en el pasado, el candidato oficial Juan Camilo Restrepo se quedó sin el apoyo, frente a un candidato como Álvaro Uribe.

Además, Noemí tiene en su contra que dentro de un sector del conservatismo y del uribismo en general, existe malestar por el respaldo que le ha dado el ex presidente Andrés Pastrana, que no ha hecho méritos, con sus declaraciones punzantes frente al gobierno de Uribe, para convocar a la unidad conservadora.

Algunos han considerado que si Andrés Felipe Arias resulta ganador en la consulta conservadora sería más probable una alianza con Santos. De hecho, la reunión del presidente Uribe con ambos en la mañana de ayer fue interpretada como un mensaje en esa dirección.

Sin embargo, el senador del Partido de la U, Juan Carlos Vélez Uribe, considera que "el Partido Conservador no está tan dispuesto a ceder a su candidato o a pensar que Arias se conformaría con ser el vicepresidente de Santos".

El congresista está más inclinado a pensar que la alianza del uribismo solo será posible después de la primera vuelta presidencial.

"La consulta interpartidista se dará en ese momento y estoy seguro de que en el escenario de dos candidatos finales, un uribista vs. un independiente o de otro partido, el uribismo irá unificado", afirma Vélez Uribe.

En el congelador
Pero lo más claro hasta el momento es que la maquinaria electoral y política está concentrada, por ahora, en las elecciones del 14 de marzo, tanto que los resultados sobre intención de voto en las consultas internas de los partidos e incluso para la elección de delegados al Parlamento Andino muestran una tendencia a la baja participación.

De eso dan cuenta en las campañas al Congreso que no tienen en sus prioridades instrucciones a sus votantes para que participen en la consulta conservadora y no incluyen en su publicidad un respaldo abierto al candidato que apoyan.

De ahí que la suerte del uribismo, que hoy está fragmentado y que quedó más disperso sin la opción de Uribe como candidato, está en manos del mismo Jefe de Estado que podría mover sus cartas políticas para marcar el rumbo.

Sin el guiño presidencial, los analistas consideran que será difícil alinear las tendencias, que hoy parecen no estar muy interesadas en atender el llamado a la unidad.

La consulta conservadora

El Partido Conservador tomó la decisión de aplazar su consulta interna, que estaba prevista para el 26 de octubre del año pasado, para dar posibilidades a la ex embajadora Noemí Sanín de inscribirse como precandidata.

Este 14 de marzo estarán en la contienda por la candidatura única de la colectividad: la ex ministra de Defensa, Marta Lucía Ramírez (1); el rector de la Universidad Gran Colombia, José Galat (2); el ex ministro Álvaro Leyva (3); la ex embajadora Noemí Sanín (4) y el ex ministro de Agricultura, Andrés Felipe Arias (5).

2 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.