ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"#PEGA peláez y gardeazábal,oct 20" en Spreaker.

¿PERIODISTA O DEFENSOR DE OFICIO?

octubre 09 de 2010 Por: JUAN JOSÉ VARGAS CAMEJO


El periodista Daniel Coronell, en su más reciente columna en esta revista, ataca el fallo de la Procuraduría General de la Nación que destituyó e inhabilitó a la senadora Piedad Córdoba, con argucias de litigante que es importante evidenciar. Veamos:


1. Deduce Coronell que “El Procurador cree que la ausencia de sanciones internacionales legaliza las pruebas”. En ninguna parte del fallo aparece tal cosa. Lo que el Procurador afirma, a manera de apreciación marginal, es que por la Operación Fénix nuestro país no ha sido sancionado internacionalmente, cosa que es del todo cierta. Sin embargo, le concedo algo de razón en este punto al periodista-defensor y reconozco que, en lo concerniente a la “decisión sobre las nulidades”, Ordóñez no analizó con el rigor jurídico del caso las excepciones a la “regla de exclusión probatoria” que invocó la defensa de Piedad Córdoba. Si lo hubiese hecho, bien habría podido sustentar, por ejemplo, la excepción de “buena fe”, pues nuestras FFAA no llegaron al campamento de Reyes a buscar la manera de sancionar disciplinaria o penalmente a la congresista, sino a verificar que, en efecto, habían dado de baja a Raúl Reyes. Los computadores se los encontraron en el camino y para entonces nadie sabía que contenían.

2. Es un conato de distracción calificar como “evidente falsedad” la expresión “zona fronteriza con el Ecuador” que en alguna parte de su providencia emplea el Procurador para referirse al lugar del bombardeo. Es cierto que debió decirse "zona fronteriza con Colombia”, pero cualquiera entiende que se trata de un error menor que, además, quedó subsanado, como lo reconoce el propio columnista, cuando páginas más adelante el fallo aclara que las bombas de nuestras FFAA cayeron en "terrirorio ecuatoriano".
 
3. Nadie ignora que “no encontraron correos electrónicos en el computador de Reyes, sino documentos Word”, pero lo importante aquí, y Coronell omite recordarlo, es que esos documentos registran con exactitud muchas de las actividades de Piedad Córdoba. ¿Quién más que Piedad podría ser la tal Teodora? Si en mi computador alguien encontrara un documento Word en el que hablo de un señor al que llamo, digamos, “El que no tiene quien le escriba” o "El Travieso", que escribe una columna en Semana, que criticó con enorme valentía el programa de AIS, que alzó su voz contra el “carrusel de las notarías”, que destapó el escándalo de la zona franca de los hijos del Presidente Uribe, etc… ¿a quién creen ustedes que me estoy refiriendo? ¿A Alfredo Rangel? 

4. En lo que hace a la “pieza jurídico-lingüística” que tanto sorprende a nuestro columnista, se nota que, para su fortuna, no ha tenido que leer muchos fallos. Así son los fallos en Colombia. Digo más: son peores. A mí, por ejemplo, me sorprendió lo contrario: que el fallo del Procurador, pese a todo, estuviera medianamente bien redactado. Con 140 folios, apenas contiene unos cuantos “errorcitos”.

5. Tiene razón Coronell: el ucraniano no tiene cara ni acento de ucraniano y su declaración no convence, así que cuando el Procurador resuelva el recurso de reposición que interpuso la defensa, que haga el favor de rebajarle un cargo a Piedad y, de paso, tres de los dieciocho años de la inhabilidad impuesta. ¡No seamos tan estrictos, con quince años es suficiente! 

6. No hay en el fallo del Procurador una sola alusión a su fe. Yo sé que a muchos les puede resultar terrible tener como Procurador General de la Nación a un señor tan católico, pero esto per se no constituye un motivo para descalificar la sanción que le impuso a Piedad Córdoba. 

7. En resumidas cuentas, a Coronell le preocupa más la forma que el fondo. Es gravísimo que el Procurador utilice una expresión equivocada, aunque después la corrija; es deplorable que todo el trabajo de contextualización –que demostró que Piedad y Teodora son la misma persona- no esté impecablemente redactado; es sospechoso que las pruebas sean documentos Word y no emails, pero si hubiesen sido emails, lo dicho: ¡a Piedad la tenían chuzada! Y el proceso es nulo y ella inocente y detrás de todo esto está el DAS y ya no se puede hacer oposición en Colombia, etc...

8. Bonus track: A través de Twitter, le pregunté varias veces a Coronell si él en realidad creía que Piedad no era Teodora. Vean –en color verde- lo que me respondió:

11:36 AM Sep 28th vía web
@DCoronell ¿Usted sinceramente cree que Teodora Bolívar no es @PiedadCordoba? Yo sinceramente no creo que usted crea eso.
@DonNadieOficial Las decisiones en derecho no se toman por convicciones íntimas sino por evidencias.
@DCoronell No responde mi pregunta. Ya está más evasivo que Uribe, que nunca le contestó a usted en dónde vio a Pablo Escobar. 11:44 AM Sep 28th vía web en respuesta a DCoronell
@DonNadieOficial Lo que le digo es que no importa si yo creo o no si Piedad es Teodora, sino que no hay un solo correo de Piedad o de Teodo (sic)
11:46 AM Sep 28th vía web en respuesta a DonNadieOficial
@DCoronell: Y aunque según usted no importe, dejo constancia que no me respondió si creía que Teodora era, o no, Piedad.

En Twitter: @DonNadieOficial
Juan José Vargas C.
Comunidades Semana.com





0 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.