ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"#PEGA peláez y gardeazábal,oct 19" en Spreaker.

¿Por qué le temen a Vargas Lleras?

19 de marzo del 2011 | OPINIÓN | Por: Carlos Andrés Pérez

Germán Vargas Lleras se ha convertido en el coco de muchos políticos en este país. Tanto que el dirigente más exitoso de Colombia en los últimos años, Álvaro Uribe Vélez, le viene dedicando innumerables trinos en Twitter y está pidiendo refuerzos a sus exministros para que se vayan lanza en ristre contra el jefe de la cartera del Interior y de Justicia.
Vargas Lleras tiene lo que a los colombianos les gusta en sus dirigentes: pantalones; casualmente la misma virtud que le encontramos a Uribe y que lo ha sostenido durante tantos años. El Ministro tuvo la osadía de retirarse de la oficialidad del liberalismo y buscar tolda aparte para darle un estilo más personal que partidista a su carrera política, lo mismo que hizo el expresidente. Vargas Lleras ha enfrentado sin sutilezas los dos grandes males que aquejan a Colombia, terrorismo y corrupción; y coincidencialmente esos fueron los dos pilares con los que Uribe ganó la presidencia en 2002.

Ahora, con todas estas semejanzas se podría pensar que el bogotano está siguiendo el camino del exmandatario con una fórmula que ya se ha probado como exitosa, y los resultados son claramente positivos. En el primer gobierno, mientras Uribe acaparaba toda la atención que le supuso conectarse con la gente a través de las virtudes resaltadas en el párrafo anterior, su favorabilidad llegaba a picos de 78%, en ese momento Vargas Lleras sólo alcanzaba 25% (Gallup).

Hoy, cuando el que tiene los reflectores a su disposición y cuenta con capacidad de ejecutar obras de gobierno es el Ministro, sus números han ascendido hasta 71% y los del expresidente bajaron a 74%.

¿Será un capricho entonces la andanada en Twitter y la rebelión de los conservadores contra Vargas Lleras? Por supuesto que no. Uribe está viendo reflejado en el ministro el mismo modelo que él utilizó y que le trajo tantas satisfacciones; y al saber que desde hace varios años ya no hace parte de su redil, asume la actitud que estamos viendo y la promueve entre sus seguidores.

No cabe la menor duda de que el presidente Juan Manuel Santos está al tanto de todo este episodio desde dentro, es decir: sabe el malestar de su antecesor en el cargo y alienta las salidas de su ministro; porque de esta manera controla la sombra que podría hacerle el exmandatario. Adicional a lo anterior hay un nuevo factor que asusta al uribismo duro: el Partido Liberal está jugando en esta trama a favor de Vargas Lleras, con la clara intención de recuperar el poder y desquitarse del ostracismo al que los envió Uribe. Seguramente el ministro no tendrá afán en esperar el resto que falta de este mandato y los cuatro años más que podrían llegar de un segundo período de Santos.

Si las cosas siguen como están veremos más enfrentamientos entre ambas partes y eso, precisamente, nos confirmará que del uribismo sí le temen a Vargas Lleras.


P.S.: Construirle una relación a Jorge Enrique Vélez con los delincuentes -como se ha pretendido hacer- es un sinsentido; no hay nadie que los haya perseguido más ni que haya puesto en riesgo su propia vida para acabar con el crimen organizado, como él. La pregunta que cabe entonces es: ¿cuáles serán las razones de la Corte para seguir creyendo a ciegas en los testimonios de ilegales?

El Colombiano – Medellín - Colombia

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.