ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"#pega ,Peláez y Gardeazábal dic 7 2017" en Spreaker.

Condenado Noguera

22 de septiembre de 2011 | OPINIÓN | Por: FERNANDO LONDOÑO HOYOS
Alfredo Gómez Quintero es el autor de la sentencia. La Corte se quitó la capucha. Ya es algo.
    Según el extracto de prensa, Jorge Noguera fue el asesino del profesor Correa de Andréis, por lo que pagará 16 años de prisión. Los otros nueve los queda debiendo por haber obstaculizado la acción de sus subalternos en la lucha que tan valerosamente habían emprendido contra 'Jorge 40' y sus secuaces; por haber puesto el DAS a las órdenes del paramilitarismo y por haber vendido información secreta a estos criminales.
    En el asesinato de Correa, la Corte le quitó a Noguera la condición de "coautor" por la de "autor mediato". Dicho con la mayor simpleza, el viraje significa que la Corte no pudo acusar a Noguera por haber participado en el crimen del profesor. Con toda su perversa imaginación, y con la imaginación criminal de su obsecuente servidor Rafael García, no pudo encontrar una sola prueba de la comisión de este asesinato. ¿Y entonces, para qué está Roxin?
    Ya lo habían probado contra el general Arias Cabrales. No era sino acomodar la historia y aplicar la dosis. La tesis de Roxin fue la que sirvió en Alemania para condenar a los jefes nazis de todas las atrocidades del nazismo. Tratándose de una estructura criminal, los que la dirigen pagan por todo lo que en ella se hizo. No hay para qué demostrar responsabilidad individual.
    En el caso del Palacio de Justicia, nuestro Ejército fue una estructura criminal, y por ser su jefe el general Arias Cabrales responde por todos los desaparecidos, aunque no haya una sola prueba en su contra. Es el hombre de atrás. En el caso de Correa de Andréis, no hay una solo prueba contra Noguera, pero como el DAS es otra empresa criminal, paga por ella. Pero surge un problemita. El DAS no mató a Correa. No importa. Los paramilitares, que sí lo mataron, también son una empresa criminal. Y como a pesar de mil negativas de los jefes paramilitares respecto a sus relaciones con el DAS, un "pitirri" dijo que un detective de la Costa había saludado a un paramilitar, eso demuestra que la empresa criminal paramilitar estaba asociada con la empresa criminal DAS. Y como Noguera era el jefe del DAS, luego como "autor mediato" mató a Correa. Y no habiendo horca disponible, como en Nuremberg, lo mandan 16 años a la cárcel.
    La atrocidad jurídica que describimos no es la única. Apenas empezamos. Porque para condenar a Noguera como servidor de los 'paras', la Corte no les cree a todos los miembros de esa organización que negaron cualquier vínculo que con él tuvieran. La Corte no les cree a los bandidos cuando absuelven a las víctimas. Solo les cree cuando las condenan. Así que se requería otra prueba. Que no falta. ¿No serían útiles los miembros del DAS que Noguera destituyó por incompetentes y porque nunca hicieron nada en sus largos años de DAS contra 'Jorge 40'?
    Aquellos años, precisemos, en los que este bandido, enfrentado a otro igual o peor que fue 'Simón Trinidad', se adueñó del departamento del Cesar y lo maltrató a sus anchas.
    La Corte no se para en pelillos. Gómez Quintero puede ser mal jurista y mal escritor, pero es pertinaz e imaginativo. Y fragua esta historia: cuando los testigos contra Noguera obraban en el DAS, la lucha contra el paramilitarismo corría a pedir de boca. Cuando llegó Noguera y los destituyó, es decir, cuando se posesionó el presidente Uribe y salvó al Cesar y destruyó a las Farc y puso al paramilitarismo contra las cuerdas, empezó la violencia en el Cesar. Y lo dice sin ambages. Y hasta ahora, sin señales de arrepentimiento. Y sin asomo de vergüenza.
    A los colombianos ya se nos olvidó todo. Hasta la Historia que vivimos. Y tragamos entero. Como seguimos tragando entero esta sentencia y las hazañas dialécticas de sus impertérritos autores y de sus entusiastas coautores. Este drama continuará.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.