ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"#pega peláez y gardeazabal sept 20" en Spreaker.

Ni descarrilar ni olvidar

4 de diciembre de 2011 | COLUMNA | Por: HUMBERTO DE LA CALLE
El 70% de los colombianos apoyan la política exterior de Santos (Encuesta RCN-Semana, del 2 de diciembre).
Lo del “nuevo mejor amigo” obedece a un cierto sentimiento de no agresión que cae bien. Pero eso no quiere decir que la política anterior fuera mala. En su momento, fue necesaria. Santos se vio obligado a cambiar cuando encontró que la actitud anterior había dado sus frutos y de allí en adelante por ahí no había futuro.
Aunque no hay que descarrilar el proceso, como pide Chávez, tampoco hay que olvidar. Para estar en guardia, es preciso renovar la memoria.
El primer contacto de las Farc con Chávez es de 1992, época del fallido golpe contra Carlos Andrés Pérez. La guerrilla le dio ayuda económica a Chávez cuando estaba en la cárcel por valor de US$150.000. (Esta y demás citas, tomadas de Los documentos de las Farc, IISS, 2011).
Después del secuestro del avión en Barinas y el lío de la muerte de los indigenistas americanos, Chávez anunció que dialogaría directamente con las Farc pese a la protesta de Pastrana.
En agosto de 1999 aparece el Memorando de Entendimiento con Rodríguez Chacín, luego ministro del Interior. Es más que un acuerdo de No-Agresión. Se pacta que las Farc serán asesoras de Chávez en ideología y en seguridad fronteriza, a cambio de abrigo, seguridad, intercambio de recursos y lavado de activos.
Un mensaje de Rodríguez Chacín a Reyes, del 7 de enero de 2000, dice: “… te mando estas cifras. Sigo trabajando con los detenidos de Ustedes que quedó por acá, pero no será hasta después de la próxima semana cuando tenga respuesta… Saludos a Manuel y Mono y sigo pendiente de mis detenidos”. Y en otro de 11 de enero de 2000: “…creo que sería muy conveniente tener diálogos con Mono, bien sea a través de Internet o en el radio. Chávez está muy pendiente…”.
En cuanto a Timochenko, se sabe que montó campos de entrenamiento en Venezuela desde los años 90. En algún mensaje, Rodríguez Chacín se le queja a Reyes por un nuevo asentamiento no consultado previamente.
En mensaje de Tirofijo al secretariado (26 de noviembre de 2007) queda manifiesta la manipulación de los secuestros para buscar el reconocimiento de beligerancia a través de Chávez: “…si estamos seguros que el hombre nos hizo la ayuda como señala el C. Iván fuera de las pruebas de vida, sería bueno analizar si unilateralmente entregando a Clara, el hijo y la señora del Huila, para crear mayores complicaciones a Uribe es posible producir mejores efectos en busca de la beligerancia a través de Chávez, con ello se movería como pez en el agua…”.
Y es el clima de denuncia propiciado por Uribe, el que permitió que tanto Santos como Chávez buscaran algún entendimiento. Sin Uribe peleador no sería posible Santos conciliador.
Algunos dicen de manera bobalicona que lo que ocurre es que Santos es chévere, clubman y bien educado, y Uribe un paisa montaraz. Y que esa ha sido la clave del nuevo ambiente. Error. Sin las denuncias de Uribe, ni Chávez se hubiera frenado ni Santos hubiese tenido espacio para el cambio.
La misma encuesta mencionada trae otro dato. A pesar del apoyo al giro impuesto por Santos, 79% cree que Chávez no ayudaría a capturar a Timochenko. Sabiduría popular.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.