ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"#pega PELAEZ Y GARDEAZABAL nov 21" en Spreaker.

Fiscal Morales, ¿hasta 2013?

21 de enero de 2012 | Judicial  | Por: María del Rosario Arrázola

Magistrados sostienen que su período vence el otro año

La fiscal general de la Nación, Viviane Morales Hoyos. / David Campuzano - El Espectador

Un sector de la Corte Suprema no ve con buenos ojos su unión con Carlos A. Lucio. Promueven consultas sobre el tiempo que le queda en ese cargo. Además, están pendientes de fallo del Consejo de Estado.

El segundo matrimonio de la fiscal Viviane Morales Hoyos con el controvertido Carlos Alonso Lucio no sólo le significó una avalancha de críticas de distintos sectores de la opinión pública, columnistas y hasta procesados como el excomisionado Luis Carlos Restrepo, sino que provocó en algunos magistrados de la Corte Suprema de Justicia una molestia manifiesta. Algunos en reuniones privadas han manifestado que dicha unión los puso en jaque porque fueron ellos los que la escogieron en el cargo.
El pasado del exguerrillero del M-19, su condena por falsa denuncia, su cercanía con exjefes del narcotráfico que luego fueron extraditados y la asesoría que le prestó a la cúpula del paramilitarismo en tiempos de Santa Fe Ralito, ponen bajo sospecha el nombre de Carlos Alonso Lucio, hoy sin deudas con la justicia, pero casado con la mujer que investiga la ilegalidad del país y que representa aquella frase de cajón de la majestad de la justicia. Fue el pasado 26 de octubre en la iglesia cristiana Casa sobre la Roca cuando Morales y Lucio formalizaron sus segundas nupcias.
Y desde entonces un grupo de magistrados de la Corte Suprema comenzaron a interesarse en el proceso que adelanta la Sección Quinta del Consejo de Estado en el que se demandó la terna en la que terminó elegida como fiscal Viviane Morales Hoyos. Una vez terminó su período el fiscal Mario Iguarán en julio de 2009, el presidente Álvaro Uribe postuló en su reemplazó a la terna conformada por Camilo Ospina, María Victoria Uribe y Juan Ángel Palacio. Los candidatos no llenaron las expectativas de la Corte, ninguno obtuvo los 16 votos exigidos y en el entretanto se fue desintegrando la terna.
Uribe Vélez, a medida que ellos iban renunciando a su aspiración, fue llenando sus vacantes e ingresaron a competir por el cargo de fiscal el exconsejero de Estado Marco Antonio Velilla, la procuradora delegada Margarita Cabello y el exmagistrado de la Corte Jorge Aníbal Gómez. Entonces vino el cambio de gobierno y ante la imposibilidad de que los magistrados de la Corte Suprema se pusieran de acuerdo para elegir, comenzó a tomar forma una nueva terna. Esta vez del nuevo presidente Juan Manuel Santos.
Ninguno de los tres candidatos de Uribe había renunciado a su aspiración y, sin embargo, un concepto de la sala de consulta del Consejo de Estado avaló el cambio. En poco tiempo el presidente incluyó los nombres del exprocurador Carlos Gustavo Arrieta, del hoy ministro Juan Carlos Esguerra y de la abogada constitucionalista y exsenadora Viviane Morales Hoyos. En diciembre de 2010 la Corte Suprema la eligió, pero apenas con 14 votos de los 16 que exige la mayoría calificada. No había pasado ni un mes desde su posesión y ya había sido demandado este proceso.
Según el demandante Ferleyn Espinosa, el presidente Santos no podía cambiar la terna, la Corte violó su reglamento interno porque para elegir al fiscal se necesitan los votos de las dos terceras partes de los miembros que integran la Corte, es decir, 16, y se modificó esa interpretación para favorecerla. Al momento de la elección sólo había 18 magistrados y no 23, porque no se habían llenado unas vacantes. No obstante, después en una sesión de confirmación, Viviane Morales obtuvo los 16 votos.
Esta demanda le correspondió al magistrado Mauricio Torres. Hoy está a punto de ser fallada, con la diferencia de que el tema Lucio interesó a sus colegas de la Corte Suprema de Justicia. Dicho de otro modo, el fallo que deberá emitir el Consejo de Estado en las próximas semanas tiene un factor extraprocesal que podría poner en aprietos a Morales: Carlos Alonso Lucio. La Procuraduría, no obstante, emitió concepto favorable para que se mantenga la elección de la fiscal. El exsenador Víctor Velásquez impugnó esa demanda al considerar que no tenía ni pies ni cabeza.
Sin embargo, consultado por El Espectador el viernes pasado señaló escueto: “Con toda esa vaina de Lucio no se me haría extraño que decretaran la nulidad de la elección de Viviane Morales. En estricto derecho no debería pasar, pero hoy se cruzan intereses que podrían tumbarla”. Para el abogado de la fiscal, Gabriel de Vega, lo que está pasando es muy sencillo: “Los imputados por la Fiscalía le están armando sindicato a la doctora Viviane Morales”. Según dijo, están tranquilos porque los argumentos para desvirtuar esta demanda ya fueron expuestos.
Pero no es todo. Este mismo sector de magistrados de la Corte Suprema de Justicia, que privadamente rechazaron su matrimonio con Carlos Alonso Lucio, se han dado a la tarea de evaluar si el período de la fiscal Morales termina en julio de 2013 o enero de 2015. Es decir, estos magistrados consideran que la interinidad de Guillermo Mendoza Diago como fiscal, entre julio de 2009 y enero de 2011, forma parte del período de Viviane Morales y, por lo tanto, debe salir de ese cargo en julio de 2013.
Para muchos otros el tiempo de cuatro años de Morales debe empezar a contar desde el día de su posesión hace un año. Lo claro en este caso es que algunos magistrados de la Corte están promoviendo la idea de que el período de Morales finaliza en 2013. Y ello se debe ni más ni menos a la incomodidad de los juristas por el esposo de la fiscal: Carlos Alonso Lucio. Así lo constató El Espectador con distintas fuentes allegadas a algunos magistrados y a la propia Viviane Morales.
Es más, como ya lo había publicado este diario, cuando se decantó en la Corte el nombre de Viviane Morales como próxima fiscal había una tranquilidad y era que ya no estaba con Carlos Alonso Lucio. Por eso, cuando se enteraron de que habían retomado su relación, un sector de la Corte se sintió incómodo. Y desde entonces empezaron estas discusiones informales que ya llegaron a oídos de la Casa de Nariño.
El abogado Gabriel de Vega sí dejó constancia de que intereses muy poderosos buscan hacerle daño a Viviane Morales por los éxitos de su gestión y porque tiene entre los palos a personajes que antes eran intocables. Nadie parece estar en contra de ella, sino más bien de su esposo.
Entrevista de la fiscal en CNN en Español
“No me están cuestionando una sola de las decisiones que he tomado como fiscal”. De esa manera, la fiscal Viviane Morales resumió la que considera su situación actual, y es que sus opositores quieren sacarla del camino con ataques personales que podrían afectar su “carrera pública inmaculada”.
En entrevista con CNN en Español, la alta funcionaria aseguró que las suspicacias a su alrededor son “de mala fe” y que no va a dejar de luchar contra la corrupción. Pidió que las decisiones de la Fiscalía no sean interpretadas como contra un determinado sector político, “porque van en contra es de los delitos y los delincuentes”. De paso, rechazó tener aspiraciones presidenciales.
Cuestionada por los problemas que ha generado su matrimonio con el polémico excongresista Carlos Alonso Lucio, afirmó categóricamente: “Él no me ha metido en ningún lío. Las decisiones mías han sido por amor, por convicción y estoy con él por eso, porque creo que es la persona con quien quiero compartir mi vida”.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.