ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"#PEGA peláez y gardeazábal,nov 16" en Spreaker.

Santos compra franquicia

OPINIÓN| Por: PALOMA VALENCIA LASERNA| Publicado: julio 26, 2013  

Los problemas del sistema de pesos y contrapesos de la Constitución del 91 son evidentes; la Corte Constitucional no podría —aunque encontrara argumentos jurídicos— oponerse a una decisión política ya tomada.

Es un proyecto del presidente, aprobado por el Congreso, vendido como la llave para la paz; y los magistrados no tienen la entidad política necesaria para rechazarlo.

Si la Corte lo declara inexequible, el fracaso de las negociaciones se les atribuiría a los nueve magistrados que no tienen suficiente representación democrática para soportar ese peso.
Así, el tema fundamental de la impunidad quedará sin discusión real; pues si se hiciera sería sobre la base de la imposibilidad de rechazarlo. Ojalá la Corte opte por no hacer una revisión de fondo, y se limite a la materia formal para aprobarlo; así al menos conservaría el prestigio jurídico que le corresponde.
El MJP abre espacios para la impunidad; lo decimos quienes nos oponemos a los términos en los que se desarrolla la negociación, y juristas y organismos que militan en la izquierda; la crítica no es ideológica.
Supone el MJP que la paz sólo es posible con una alta dosis de impunidad. Cabe destacar que no negociamos la paz; mientras subsistan el narcotráfico y la minería ilegal habrá recursos para financiar ejércitos ilegales que seguirán atormentando a los colombianos. Si lo que vamos a comprar es la franquicia de las Farc, vale la pena calcular el precio.
Aquella reflexión, según la cual cuando no se puede derrotar hay que someterse al dominio del fuerte, constituye una capitulación a los principios morales. La ley de la naturaleza es la del más fuerte, de manera que los animales se pliegan ante la supremacía de otro. Supone la moral que hay principios irrenunciables sin los cuales la vida humana se reduce a la subsistencia animal y pierde todo sentido de humanidad.
Sin embargo, existen episodios históricos donde la humanidad capitula. Los franceses constituyeron un gobierno de colaboración con los nazis en la antesala de la Segunda Guerra. Se preguntarían esos líderes: ¿para qué los rusos ofrecieron la vida de 30 millones de soldados? ¿Para qué la guerra de secesión en los EE.UU.? Sólo las concepciones humanas capaces de racionamientos morales pueden producir conductas heroicas, incluso el martirio. Se trata de la defensa de los principios, de lo que es correcto. Y no es lo mismo un mártir que un fanático: el primero es capaz de morir por lo que piensa, el segundo está dispuesto a imponer sus ideas por la fuerza, aun a costa de matar.
En el caso de Colombia no hay una guerra; hay un grupo que pretende imponer por la fuerza una ideología, pues no tiene ningún respaldo social. En el camino se dedicó al narcotráfico y al terrorismo. Lo que pedimos no es guerra; es el legítimo ejercicio del Estado para que los criminales vayan a la cárcel, aunque esta sea corta.
Quienes pretenden la capitulación ante las Farc, sostienen que como no hemos podido derrotarlos debemos darles espacio en la política y olvidar todo el mal que han hecho. Es una política de apaciguamiento que no traerá la paz, dejará en la impunidad muchos narcoterroristas; y debilitará la posibilidad de que otros colombianos se sometan a la ley. Habrá violencia por mucho tiempo.
Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin  y no siempre reflejan la opinión o posición de LA OTRA MITAD DE LAS VERDADES A MEDIAS.

1 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.