ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"# PEGA, PELAEZ Y GARDEAZABAL,MAYO 26" en Spreaker.

El discurso de Piedad

 OPINIÓN | Por: MAURICIO VARGAS  | Publicado: julio 30, 2012 
Más allá de sus implicaciones judiciales, es claro que el discurso de la exsenadora es instrumental a las Farc.
Alinearse con las Farc no es una travesura política: es asociarse con asesinos y narcotraficantes.
Imaginemos que algún dirigente de un partido tradicional asiste a una reunión de dueños de tierra, los insta a que se organicen y combatan a las Farc "con palos y piedras", "como sea", y a que monten "un movimiento de resistencia" contra esa guerrilla. En cuestión de horas, los medios lo denunciarían por incitar a la conformación de grupos paramilitares y, de seguro, las autoridades judiciales actuarían contra él.
Y con razón. Después de décadas de paramilitarismo, que un líder político invite a propietarios de tierra a organizarse y luchar contra la guerrilla es un llamado a disparar la guerra sucia, aquella que ha dejado decenas de miles de muertos y cientos de miles de desplazados. Aunque no soy abogado, pienso que esa proclama conlleva un delito penal. No es muy diferente, pero desde la otra orilla, lo que hizo la exsenadora Piedad Córdoba hace algunas semanas en Miranda (Cauca). En un discurso de 25 minutos, que escuché frase por frase, gracias a que está colgado en YouTube, dijo cosas que impactan.
"Esto es una revolución, un movimiento de resistencia", afirma de arrancada, y anuncia que "el pueblo se va a enfrentar a las bayonetas". Hasta ahí, retórica de izquierda sin consecuencias. Luego sube el tono: "Este territorio nos pertenece (...), lo vamos a defender con la Marcha Patriótica". Y explica cómo: "Con palos y piedras". Y remata: "Necesitamos al Ejército del Pueblo defendiendo al pueblo". Las Farc se autodenominan desde hace décadas Farc-EP, y el 'EP' traduce "Ejército del Pueblo".
¿Coincidencia? Aquí va otra: meses atrás, documentos de las Farc decían que organizar la "Marcha Patriótica es una tarea urgente". Piedad Córdoba no solo participa en un movimiento con ese nombre, sino que pide que el "Ejército del Pueblo" (repito que así se autodenominan las Farc) defienda a los campesinos del Ejército Nacional, al que califica de "invasor". Enseguida acusa al Ejército de "poner minas quiebrapatas" (no dice que la guerrilla es la que lo hace). Luego asegura que las Fuerzas Armadas no enfrentan a la guerrilla sino "a los niños", y que no afrontan el combate sino que salen corriendo. Y aunque eso es mera opinión de la exsenadora, ¿qué dirán las familias de los soldados y policías emboscados y masacrados? ¿Estarán contentos con que Córdoba les diga cobardes y asesinos de niños?
"Venimos a exigir que se vayan de aquí", prosigue la exsenadora antes de reiterar que las bases militares instaladas en esa zona de actividad de las Farc son "una invasión". Minutos más tarde, eleva el tono: "Vamos a hostigarlos, vamos a hostigarlos y vamos a hostigarlos, yo me responsabilizo de lo que digo". Está bien que se responsabilice, porque invitar a la gente a hostigar al Ejército de seguro cabe en alguna definición del Código Penal. Muy diferente al rollo uribista de desestabilizar al Presidente con una constituyente, que yo creo equivocadísima, pero que está contemplada en la Carta.
El discurso de Piedad Córdoba no es un elemento aislado como para decir que la dirigente se deslenguó y punto. Hay decenas de documentos, entre ellos los correos internos de las Farc, que muestran el papel jugado por la exsenadora en la estrategia de una guerrilla que no quiere las bases militares en el Cauca, no porque "el Ejército del Pueblo" pretenda defender a los campesinos, sino porque quiere vía libre para sacar por ahí la cocaína que produce. Alinearse con las Farc no es una travesura política: es asociarse con asesinos y narcotraficantes. Ojalá que la justicia sea tan severa con ella como lo ha sido, y con justa razón, con los 'parapolíticos', algunos de los cuales, cómo no, ayudaron a los paramilitares a defender sus territorios coqueros. Pero no me hago ilusiones. Hay quienes dicen que sería convertirla en mártir.
Mauricio Vargas
mvargaslina@hotmail.com

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.