ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"#PEGA,peláez y gardeazábal,sept 19" en Spreaker.

Inaccesible a la realidad

 OPINIÓN | Por: FERNANDO LONDOÑO HOYOS  | Publicado: agosto 7, 2012 
Cada encuesta que se publica trae resultados más desoladores, sobre todo cuando se recuerda que han sido contratadas por sus mejores amigos. La más reciente, la de El Tiempo, es decir, la de su casa misma, es desoladora.
El presidente quiere ignorar que recibió el país más próspero de Latinoamérica, en la hora más feliz de su transcurso por la historia.
Cuenta Borges que Kira Kotsuké no Suké era varón inaccesible al honor. No lanzaríamos contra nuestro presidente tan implacable sentencia. Solo nos atrevemos a decir, sin vacilación ni sentido alguno de culpa, que es apenas inaccesible a la realidad. La realidad no lo toca, no le importa, no lo apremia. No lo inquietan lo que las cosas sean, sino la imagen que de ellas se tenga. Es en eso uno de aquellos periodistas impenitentes que juzgan al mundo según como salga de sus videos y sus cuartillas. Mala condición para un gobernante, anotamos.
Por eso se pasó la primera parte de su tiempo sosteniendo que las cosas no eran como eran, sino como las juzgaba la tropa bien aceitada de sus antiguos compañeros de oficio. Ahora no ha tenido más remedio que cambiar el discurso, para aceptar que no ha hecho gran cosa porque tuvo que poner la casa en orden, antes de empeñarse en mejorarla. Pero ha llegado el momento de las grandes hazañas. Como diría su gran amigo Raúl Castro, la mesa está servida.
El presidente quiere ignorar que recibió el país más próspero de Latinoamérica, en la hora más feliz de su transcurso por la historia. Pero en lugar de dedicarse a hacerlo mejor, reunió cuantas energías tuvo, que no son muchas, para confrontar al hombre que le había servido en bandeja la más grande ocasión que a nadie se le ofreció para su grandeza. Y los resultados son los que ha cosechado.
Cada encuesta que se publica trae resultados más desoladores, sobre todo cuando se recuerda que han sido contratadas por sus mejores amigos. La más reciente, la de El Tiempo, es decir, la de su casa misma, es desoladora. Porque después de aquel manejo obsesivo y en extremo costoso de su imagen, el 67,42% de los colombianos no quiere que el presidente sea reelegido. Lo que significa que no despierta entusiasmo para más del 26,63%, suponiendo que entre ese pobre contingente todos de verdad lo quieran. Es un desastre con pocos antecedentes, salvo que vengan a la memoria Ernesto Samper o Andrés Pastrana.
Ese resultado deplorable viene de la mano de otros hechos demoledores. Más del 53% de los colombianos creen que el país va por mal camino. ¿Qué se hizo de la mayor bonanza económica que nos ha tocado en suerte? ¿Qué pasó con aquel raudal de dinero que nos ha llegado de todos los puntos cardinales? ¿Cómo se malbarató la más grande oportunidad histórica que nos llegó con todos los países emergentes, con la nueva relación de los términos de intercambio, con la visión de que éramos la única esperanza posible en medio de la crisis mundial? ¿A dónde fue a parar la seguridad reconquistada? ¿Qué fue de la posibilidad de multiplicar con un solo empujón las locomotoras del desarrollo, que el propio Santos llamó tales, por obvias y poderosas?
De eso no queda más que el recuerdo. La seguridad se acabó, según dice el 75% de los encuestados; las obras de infraestructura están en nada, salvo los proyectos fabulosos que el presidente promete sin fatiga y sin que haya iniciado en serio una sola; la salud es materia perdida para el 67,22% de los consultados; la economía está entrando en el terreno de movedizo de una recesión indiscutible. Solo se salvan las relaciones internacionales, que mantienen una velocidad inercial y que pudieran ser la parte menos brillante de toda la gestión. Y sin que sepamos por qué, casi la mitad de los encuestados juzga buena la tarea cumplida en el área bien maltrecha de la educación.
Esta encuesta coincide, para la desesperación de doctor Santos, con la que Napoleón Franco preparó para Semana y la que Invamer Gallup publicó hace unas semanas. Al brillante jugador de póker no le ha quedado más que un par de sietes en la mano y a la vista.
Pero lo más grave no es la dura realidad que salta a la vista. Lo grave, es que el presidente sea inaccesible a ella. Y que ahora, cuando no debía aceptar otro camino que el de enfrentarla, sale con la historia de que la falla de su gobierno es que no ha sabido explicar sus propias maravillas.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.