ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"Peláez y Gardeazábal,dic 12" en Spreaker.

A palos no será

Registro. Por: Rafael Nieto Loaiza.
 

Marzo 28 de 2010

La llegada de Carlos Rodado Noriega a la jefatura de debate de la campaña de Juan Manuel Santos ha desatado una polvareda en el Partido Conservador. Ex ministro y ex gobernador del Atlántico, calificado como el mejor del país en su momento, es un hombre muy bien calificado que había sonado como fórmula vicepresidencial tanto de Noemí como de Arias. Aun más, me consta que muchos le pidieron que dejara las mieles diplomáticas de la embajada en Madrid para meterse en el barro de una precandidatura presidencial. Por razones que no conozco, pero intuyo relacionadas con la posibilidad de una segunda reelección del presidente Uribe, Rodado prefirió no acometer semejante tarea. Costeño, serio, impecable, hubiera sido un formidable contrincante de Sanín y de Arias.

Con esos antecedentes, es entendible el ruido generado por la decisión de Rodado de trastearse de campaña. Imagino que la lectura en el directorio conservador y en las toldas de Noemí fue que tras Rodado podrían irse otros. La preocupación, sobre todo, está en los cerca de cuarenta parlamentarios que acompañaron a Andrés Felipe en su aventura. De ahí la admonición a los militantes carnetizados de su obligación de “acatar las decisiones y orientaciones emanadas de las jerarquías de la colectividad, votar por los candidatos del partido y contribuir a la unidad de la colectividad”. La amenaza es la expulsión del Partido y, para los congresistas, la pérdida de la curul. Con esa advertencia, es seguro que al menos los congresistas no saltarán al barco santista.

Pero la decisión del directorio está lejos de calmar la tempestad conservadora. Para empezar, porque quienes no tienen cargos de elección popular, como el mismo Rodado y un número importante de aspirantes al Congreso que no salieron electos, pueden moverse a otras campañas sin mayores riesgos. Después, y mucho más importante, porque el militante de base no puede ser sancionado ni hay manera de amarrarlo al partido.

Arias tiene razón: más que amenazar con el palo, la campaña de Noemí tiene que ganarse los corazones de ese millón largo de conservadores que no se siente representados por la candidata y que encuentran más coincidencias con Santos que con ella. Para eso el garrote, “disciplina de perros” lo llamo el ex Ministro, no sirve para nada. Aún peor, puede soliviantar a muchos.

En el conservatismo tienen que entender que lo de Rodado, lo de Juan Carlos Echeverry, ex director de Planeación y hoy director programático de Santos, y lo de Miguel Gómez, nieto de Laureano y ahora representante a la Cámara por la U, no responde a aspiraciones burocráticas o ambiciones personales. Es un síntoma, claro e inocultable, de la insatisfacción de conservadores de pura cepa con la conducción del Partido y con las posturas de la candidata.

Si Noemí no tranquiliza, con mensajes contundentes e inequívocos, a los conservadores uribistas, corre el riesgo de que al menos un millón de militantes de base terminen votando por Santos.

Para eso, la escogencia de la fórmula vicepresidencial es clave. Aunque en otros casos puede no tener mayor efecto sobre las pretensiones de un candidato, en esta ocasión puede ser cuestión de vida o muerte. Las encuestas muestran que Noemí es débil entre los hombres, los jóvenes, los bogotanos, los estratos 4, 5 y 6 y, sobre todo, entre los uribistas. Sin ellos, corre el riesgo de no llegar a la segunda vuelta. 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.