ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"#PEGA, peláez y gardeazábal,agosto 17" en Spreaker.

Si la alianza Mockus-Fajardo cuaja

Si la alianza Mockus-Fajardo cuaja, y ojalá cuaje, los partidos tradicionales y la coalición de Gobierno van a tener que reaccionar rápido y con fuerza. Podrían perder el poder.
Los dos, que en realidad son cuatro, pues no podemos olvidar que detrás están Lucho Garzón y Enrique Peñalosa, tienen reputación de serios, capaces, eficientes y honestos. Los dos transformaron de alguna manera las ciudades que administraron.
Los dos, es decir los cuatro, son tipos que le caen bien a todo el mundo. Están más allá de la polarización que ha caracterizado la política colombiana en los últimos 20 años.
Mockus y Fajardo pueden recoger a un mundo de gente que quiere participar en política, pero no gusta de los partidos tradicionales, no quiere ser catalogado como uribista o antiuribista y tampoco siente que el Polo Democrático sea la solución. En esa alianza, parafraseando el famoso juego de la pirinola que uso Mockus en su primera Alcaldía de Bogotá: todos caben. Los tenores hicieron la campaña más decente e inteligente de las últimas elecciones.  Recorrieron el país presentando propuestas y debatiendo entre ellos los temas de interés público y no ventilando insultos o echándose agua sucia como ocurrió en otras campañas. Los verdes le apostaron a la creatividad y la inteligencia y el público les compró la idea.
Si repiten esa campaña novedosa y exitosa, que además utiliza a la perfección las nuevas herramientas digitales en donde además se congregan los nuevos votantes, Antanas y Fajardo podrían pasar a la segunda vuelta presidencial y una vez allí la Presidencia será pan comido.
Claro, eso dependerá de cómo jueguen sus cartas los partidos tradicionales y la coalición uribista. Rafael Pardo y Germán Vargas van a tener que revisar sus posturas frente a una posible unión. El Polo Democrático deberá unirse en torno a Petro y el Partido de la U y el Partido Conservador más temprano que tarde se deberían sentar a conversar.   
Si la alianza Mockus-Fajardo cuaja, y ojalá cuaje, esta será la campaña presidencial más emocionante e interesante de los últimos tiempos. También podría ser la campaña que cambie nuestras costumbres políticas para siempre. Ojalá cuaje.

2 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.