ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"#PEGA peláez y gardeazábal,oct 20" en Spreaker.

¿Dónde les cabe tanto odio?

17 de mayo de 2011 | OPINIÓN | Por: Enoris Restrepo De Martínez

Crueldad, encono y todos los sinónimos que usted imagine, son lo que practican ciertas vedetes de la información como Vicky Dávila (qué desilusión, y yo que la creía tan buena periodista), Natalia Springer, Félix de Bedout, y un largo etcétera

Soy una persona de la tercera edad interesada en la política desde hace muchísimos años y nunca, nunca antes había visto tanta sevicia contra un Gobierno y una persona, Álvaro Uribe. Pero tampoco imaginaba que hubiera alguien tan capaz de defenderse contra tal manada de resentidos y de políticos veleidosos.

Crueldad, encono y todos los sinónimos que usted imagine, son lo que practican ciertas vedetes de la información como Vicky Dávila (qué desilusión, y yo que la creía tan buena periodista), Natalia Springer, Félix de Bedout, y un largo etcétera de personajes que quieren sobresalir con sus tóxicos comentarios, como si fuesen incendiarios de profesión y ahora parecería que aprovechan sus dotes de buenos periodistas para escribir con rabia, sin descanso y tratando de dirigir la opinión pública hacia los partidos de sus amores, como el liberalismo de Samper (quien hoy dicta cátedra de ética, qué ironía).

Por su parte, El Tiempo y sus santos mandaron al cesto de la basura la objetividad.

La justicia, para algunos injusticia, parece darles mayor valor a las aseveraciones de presos o personajes del bajo mundo. Por ejemplo, condenan a quienes muchos compatriotas calificamos de buenos como Plazas Vega y Arias Cabrales y absuelven a quienes marcharon en las filas del grupo terrorista M-19, el grupo que asaltó el Palacio de Justicia, asesinó y destruyó los archivos de la mafia.

Periodistas interesados en que rueden las cabezas de quienes se han atrevido a equilibrar las distintas fuerzas o combaten los movimientos terroristas, como el presidente Betancur, en el pasado; o de Uribe en el presente, y en general acusan a todo aquel que no les acolite sus simpatías con la izquierda.

Hoy, las célebres chuzadas sólo son investigadas cuando pueden perjudicar a los colaboradores del Gobierno anterior, pero ni a Teodora, ni a sus amigos les siguen las pistas.

Sin embargo, muchos colombianos pensamos que las condenas varían de acuerdo con la filiación política u origen del acusado. Y sí que dolió la llamada a calificar servicios del General Matamoros.

Para contribuir a esta sensación de pesimismo que ahora nos amenaza, vemos la indiferente reacción del Gobierno Santos a la publicación del libro con los documentos de Reyes.

Claro que es deseable que reine la paz con todos los vecinos, pero sin entregarnos de bruces. Qué tal que Churchill hubiera preferido intercambiar homenajes y mensajes de amistad con Hitler mientras Inglaterra era sitiada.

Triste es confesarlo, pero la verdad es que ya sentimos como si estuvieran volviendo los días aciagos de las épocas de Pastrana, Gaviria y Samper, cuando la guerrilla mandaba la parada.

Volvieron los ataques y las minas. Además de los catastróficos datos sobre corrupción en todos los niveles, las tragedias invernales nos abruman. En este medio, las vedetes del odio ¿Serán capaces algún día de dar optimismo y amor?

¿Sabrán dar paz a un país sediento de ella?

1 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.