ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"#PEGA,peláez y gardeazábal,junio 27" en Spreaker.

¿La extrema derecha?

19 de Junio de 2011 | OPINIÓN | Por: Francisco Santos

A Uribe por decir cosas menos duras lo acusaba la mamertería nacional e internacional de colocarles la lápida encima.
Esta semana el presidente Juan Manuel Santos metió en el mismo cajón a la guerrilla, las bacrim y quienes critican el deterioro de la seguridad en las regiones. Los tildó de ser la “extrema derecha que quiere generar caos”.

¿Era una respuesta al expresidente Álvaro Uribe quien en una entrevista en el diario La Tarde de Pereira se pronunció en ese sentido? ¿Era una demostración de intolerancia frente a la crítica? ¿Era un mensaje sobre la capacidad de jugar duro por parte del Presidente contra los que le hagan oposición? ¿Era una mezcla de las tres? Una salida de esa naturaleza de un político tan calculador como Santos no es casual. Y el mensaje es claro: critiquen que yo respondo duro. Es un clarísimo mensaje de advertencia.

Queda sin embargo el debate de la seguridad. Que hay un deterioro es evidente. Aumentan la extorsión, la quema de buses y camiones, los ataques a unidades militares y a la infraestructura. Ganaderos, campesinos e industriales del agro, ¿serán también parte de la extrema derecha?, vuelven a sus predios con miedo pues el secuestro lentamente aumenta. Y en las ciudades el crimen de alto impacto social crea zozobra y temor.

Que regresemos a unas Farc y a unos paramilitares con control de dos terceras partes del país no se va a dar. Esa magnífica herencia de los maravillosos gobiernos de César Gaviria, Ernesto Samper y Andrés Pastrana, la liquidó el expresidente Uribe en los 8 años del gobierno de la seguridad democrática. Pero, y siempre hay un pero, los colombianos no quieren perder ni un milímetro de lo que se recuperó con Uribe. El secuestro de un padre y su hijo en Gigante, Huila, causa zozobra. La quema de una tractomula en la vía a Buenaventura produce desazón. El asesinato de un mayoral y decenas de cabezas de ganado en los montes de María genera inquietud.

La respuesta no es la amenaza de Santos, que por cierto muestra una aversión a la crítica que ha demostrado en otros escenarios. Es enfrentar una realidad que tiene unos síntomas y unos efectos. La inseguridad jurídica de los miembros de la Fuerza Pública es evidente que tiene a los militares parados. Lo dijeron el general (r) Fabio Velasco y el analista de seguridad Alfredo Rangel esta semana. “Los oficiales prefieren estar detrás de un escritorio que ir por una medalla de orden público por temor a acabar en la cárcel”, dijo Velasco en RCN la radio. 

Jamás se lo van a decir al Presidente pero los militares se sienten huérfanos de liderazgo. Santos no se la juega por ellos como lo hizo Uribe. No son sólo las declaraciones esporádicas. Es en el día a día donde estos no sienten el respaldo. Y Santos, que ha mandado todas las señales equivocadas como el sapo del conflicto armado que tuvieron que tragarse y que los equipara a los grupos armados ilegales, no da respuesta a las inquietudes que estos tienen frente a temas fundamentales como el del fuero carcelario o el de la Justicia Penal Militar.

Si por plantear estas inquietudes soy de la extrema derecha “que quiere generar caos” pues que así sea. A Uribe por decir cosas menos duras lo acusaba la mamertería nacional e internacional de colocarles la lápida encima. A Santos en su luna de miel por ahora no le pasan cuenta de cobro. Mientras tanto el huevito de la seguridad se sigue resquebrajando.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.