ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"#PEGA,peláez y gardeazábal,junio 27" en Spreaker.

Presidente, pare a sus "vedettes" antes de que sea tarde

18 de Junio de 2011 | OPINIÓN | Por: Carlos Andrés Pérez
Es inusual verlo tomando partido y al contrario, parece que estuviera obligado a conceder espacios a las dos opciones en el debate público. Santos nunca puede quedar mal con alguno.
Juan Manuel Santos ha tenido desde su elección un patrón de comportamiento que ya lo caracteriza: siempre trata de quedar bien con todo el mundo, incluso cuando se va en contra de su antecesor en el cargo, sale con frases melosas que endulzan sus acciones. Es inusual verlo tomando partido y al contrario, parece que estuviera obligado a conceder espacios a las dos opciones en el debate público. Santos nunca puede quedar mal con alguno.

En su casi año de gobierno no había tenido que lidiar con un enfrentamiento de la magnitud del que se dio esta semana: el vicepresidente de la República Angelino Garzón y el ministro del Interior Germán Vargas Lleras destaparon sus cartas en un primer round (de muchos más que vendrán), poniendo sobre la mesa sus puntos de vista sobre el indulto.

Garzón dijo que se iba a reglamentar el tema en un decreto que preparaban en Presidencia y Vargas Lleras ripostó con tono regañón diciendo que no había nada de eso, incluso se refirió a su compañero de gobierno como lo ha hecho con sus contrarios: descalificación legal y constitucional de los fundamentos que usó.

Este suceso tiene más de fondo que de simple forma o manera de nombrar las cosas, aunque en medio de la tormenta, el Vicepresidente dijo que se había estado discutiendo sobre un "problema de términos" y que lo llamaran como lo llamaran siempre se iba a llegar al mismo lugar.

Y aunque ninguno cedió ante los argumentos del otro, este suceso sí tiene mucha importancia para el rumbo del gobierno que empieza a mostrar fisuras por donde menos debería: las dos figuras con mayor visibilidad y aceptación por parte de la ciudadanía según las encuestas. Primero porque otra vez se le vuelve a medir el aceite a Santos en su reacción tibia frente a un enfrentamiento de semejante magnitud y segundo porque esa misma respuesta blanda del Presidente, les da la garantía a los funcionarios que están en campaña de que sus intereses de figuración y protagonismo no van a ser limitados ni desautorizados.

¿O qué fuerza habrán sentido Garzón y Vargas Lleras en el trino que Santos publicó al día siguiente del choque: "En desmovilizaciones, la posición del Gobierno es una sola: No más controversias públicas"?

Días difíciles se le vienen al Presidente si no aprieta a los que quieran usar sus cargos para sus carreras de vedettes. Si estas figuras toman vuelo propio sin ningún control, el gobierno se sale del rumbo, porque aunque la Alta Consejería para la Reintegración dejó claros los términos del indulto, lo importante aquí son los pujos de poder que ya empezaron.

Twitter: @carlosaperez


                                                                                   EL COLOMBIANO – Medellín- Colombia

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.