ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"#PEGA peláez y gardeazábal,oct 20" en Spreaker.

Los otros chuzados

17 de Julio de 2011 | OPINIÓN | Por: Andrés Felipe Arias
Pues bien, quiero narrar la historia de un chuzado. Esta es una persona que ha defendido una causa política con el corazón. Debido a eso se ha ganado muchos enemigos. Incluso lo persiguen judicialmente.

Uno de los temas más polémicos de los últimos tiempos en Colombia ha sido el de las interceptaciones ilegales. De éstas, aparentemente, fueron víctimas periodistas, políticos y diferentes personalidades del país. Ese tipo de asedio es inaceptable en un Estado de Derecho y, por lo tanto, las investigaciones deben llegar hasta las últimas consecuencias. Pues bien, quiero narrar la historia de un chuzado. Esta es una persona que ha defendido una causa política con el corazón. Debido a eso se ha ganado muchos enemigos. Incluso lo persiguen judicialmente. El personaje toma estos costos como parte de la lucha política e ideológica que libró creyendo en una causa.

Esta persona tiene su teléfono celular completamente interceptado. Inclusive, cada vez que hace una llamada puede darse cuenta del momento en que se activa la interceptación ilegal, desde donde sea que la están haciendo. En efecto, el ruido que se produce cuando comienza cada chuzada es inconfundible.

Adicionalmente, cuando la persona escribe correos electrónicos personales, los mensajes llegan a los destinatarios en un código encriptado. Es decir, el correo electrónico también está interceptado ilegalmente.

Pero, además, hace poco le llegó a esta persona una advertencia desde el servidor que opera su cuenta de correo electrónico. El mensaje le ponía de presente varios intentos de acceso ilícito y violación de su cuenta de correo electrónico desde los sitios más exóticos del mundo. Para nadie es un secreto que eso se hace desde Colombia, aunque simulando el origen de la operación desde diversos servidores internacionales.

Lo más curioso es que la misma advertencia también les llegó a varios de los coequiperos que en el pasado habían acompañado a esta persona en su desempeño profesional. En otras palabras, los intentos de acceso e interceptación ilegal no sólo han recaído sobre la cuenta personal del protagonista de esta historia, sino también sobre las cuentas de algunas personas con las cuales ha trabajado y mantiene algún tipo de comunicación.

Para acabar de ajustar, hace unos meses hurtaron unos documentos notariales que contenían su información personal, familiar y financiera. Con esa información alguien lo suplantó telefónicamente y sustrajo, con una tarjeta clonada, los pocos recursos que había ahorrado en una cuenta bancaria.

Eso no es todo. Los documentos notariales robados fueron enviados a un medio de comunicación para enlodarlo sin razón.

Y como si todo lo anterior fuera poco, a través de la red social twitter este chuzado también fue amenazado de muerte. El remitente lo sentenció advirtiéndole que pronto iría a caer como cayó alias "Cuchillo". No era el típico insulto de los intolerantes y cobardes que se esconden en esa red social. Era una clara amenaza de muerte.

¿Qué pasaría si la persona de esta historia hubiera sido, por ejemplo, Piedad Córdoba o Iván Cepeda? ¿O un periodista crítico del gobierno? ¿O si la víctima de este tipo de asedio hubiera sido un activista de derechos humanos? ¿O un líder sindical? ¿O un dirigente de alguna ONG? El escándalo hubiera sido enorme. Las expresiones de solidaridad desde los medios, las ONG, Naciones Unidas, etc. hubieran sido arrasadoras.

Pero no. Lamento informar que el personaje de esta historia no encaja en ninguna de las categorías anteriores. Para sorpresa de muchos es alguien que simplemente defendió la causa de la Seguridad Democrática y del Presidente Uribe con total convicción.

¿Ha pasado algo con la acechanza que esta persona ha padecido? Nada. ¿Por qué? Quizá por los dobles raseros. Es decir, porque hay quienes creen que esto sólo es un crimen deleznable cuando las víctimas son los contradictores de Uribe. ¿Quién será el personaje?



0 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.