ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"#pega PELAEZ Y GARDEAZABAL nov 24" en Spreaker.

Cantos de sirena

10 de septiembre de 2011 | OPINIÓN | Por: MARÍA ISABEL RUEDA
Al propio Rafael Pardo le pasó que después de hacer aprobar la primera reelección de Uribe, terminó peleado con él y luego derrotado en forma apabullante en las presidenciales.
Cuando supe que estaban proponiendo desde ya la reelección del presidente Juan Manuel Santos, lo primero que se me ocurrió preguntarme es si la idea venía de un amigo, o de un enemigo.
Me sorprendió descubrir que fue de Rafael Pardo, a quien advierto que aspiro a ver por muchos años más políticamente muy vigente y dispuesto a asumir los nuevos retos, ojalá muchos, que le siga trayendo la vida pública.
Pero este tipo de equivocaciones me hacen dudar. Porque la persona menos apropiada para hacer esta propuesta tan absolutamente extemporánea de la reelección de Santos, a un año de gobierno, es Pardo. Como senador, fue el ponente de la primera reelección de Uribe. Es llover sobre mojado recordar que aquel fue el punto de quiebre de un gobierno que tuvo cuatro años muy buenos, pero que terminó cambiando la Constitución a su acomodo y cuadrando congresistas para aprobar el famoso "articulito", a punta de ofrecimientos y prebendas que hoy todavía lo tienen dando explicaciones. La primera reelección de Uribe fue la abuela, y la segunda fue la madre de todos los males que llovieron sobre el prestigio de Álvaro Uribe Vélez. Y que aún hoy le siguen dificultando ocupar en la historia el puesto que merece su gobierno.
Pero es que, además, el oficio de estar proponiendo reelecciones extemporáneas no solo es un acto de profunda lagartería y servilismo, sino que ha demostrado además que tiene pava. Los que se han precipitado a proponerla, o han terminado de pelea con el reelegido, o condenados en la cárcel.
Al propio Rafael Pardo le pasó que después de hacer aprobar la primera reelección de Uribe, terminó peleado con él y luego derrotado en forma apabullante en las presidenciales. Algo parecido le sucedió a Noemí Sanín. Ella fue la primera en lanzar la idea de la reelección de Uribe cuando todavía era su embajadora en Londres. Por eso resultó sorprendente que terminara montándole competencia a su jefe como candidata presidencial, con resultados electorales finales injustos para una mujer de su brillo, pero que seguramente reflejaron una cuota de castigo de la opinión por esa mezcla fatídica de obsecuencia y traición.
Otros dos ejemplos con pava son el del ex congresista Ciro Ramírez, quien propuso primero la fallida reelección de Pastrana y luego fue entusiasta promotor de la de Uribe: terminó condenado por 'parapolítica'. Y Alberto Santofimio Botero, cuyo último acto público antes de su primera captura por el asesinato de Galán fue proponer la reelección de Uribe, y hoy está condenado a 24 años. No tenía razón mi admirado profesor Antonio Rocha cuando decía: "Prior in tempore, potior in iure", porque no siempre el que es primero en el tiempo es mejor en el derecho.
Y sobre todo, al que menos le conviene lo de la reelección es al propio presidente Santos.
Primero, porque le crea enemigos que por ahora no tiene. Segundo, porque les pone tentaciones a quienes hoy le sirven, pero aspiran a sucederlo. Tercero, porque los ciudadanos lo empiezan a ver con desconfianza, preguntándose si lo que está haciendo Santos es un acto de gobierno, o uno de campaña. Y cuarto, porque los decretos están compuestos de dos partes: comuníquese y cúmplase. Y mientras este gobierno todavía está en la etapa del comuníquese, quieren graduar al Presidente de candidato antes del cúmplase, lo cual parece un chiste malo.
Pero quizás a la propuesta de Pardo, a mala hora avalada por Simón Gaviria, se le pueda reconocer un mérito: que sirve para recordarle al presidente Santos la desastrosa experiencia personal y política de Álvaro Uribe. Para que no se deje atraer de cantos de sirena que quieren llevarlo desde ya a hacer campaña para futuros gobiernos, cuando su misión como Presidente de este todavía está empezando.
¡SE ME OLVIDA! ¿Por qué a 'Popeye' sí le creen cuando revela quién mató a Galán y a Rasguño no, cuando cuenta quién mató a Álvaro Gómez?

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.