ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"#PEGA,peláez y gardeazábal,sept 19" en Spreaker.

Más infamias de las Farc

29 de noviembre de 2011 | OPINIÓN | Por: Paloma Valencia Laserna
Cuando Cano fue dado de baja, algunos previendo el espíritu sanguinario de las Farc, anunciaron que habría represalias sobre los secuestrados.
Las hubo, no causadas por esa muerte, sino por las decisiones de Cano cuando estaba vivo; él y el secretariado dieron la orden de asesinar a los secuestrados en intentos de fuga, liberación o por la mera cercanía de la fuerza pública.
El Ministro Pinzón al referirse a los hechos narró como hace más de un mes y medio tuvieron información sobre la presencia del Frente 63 de las Farc en el suroriente del Caquetá. Había indicios de que ahí podrían estar los secuestrados. Las tropas emprendieron una operación para ubicar esa estructura terroristas y verificar si los secuestrados estaban ahí. La dificultad del terreno impidió su hallazgo hasta la fase final; cuando estaban ya por salir encontraron huellas y al seguirlas estalló el enfrentamiento. Las fuerzas militares avanzaron en el combate, y antes de huir las Farc asesinaron a los secuestrados; unos con tiros de gracia en la cabeza, los otros  debieron correr, pues están abaleados  por la espalda. Todos desarmados y famélicos. El sargento Erazo logró escapar, entre los tiros y las granadas que le lanzaban los guerrilleros. Fue una casualidad que llegara hasta donde se encontró con la fuerza pública.
José Libio Martínez Estrada, Edgar Yesid Duarte Valero, Elkin Hernández Rivas y Álvaro Moreno estuvieron más de diez años sepultados en la selva, encadenados a los árboles; cuenta la guerrillera que se entregó que las cadenas sólo se las ponían durante la noche; como si hubiera un segundo siquiera donde un hombre pueda estar bajo ese yugo. Vivieron, si es que la palabra admite este uso, esperando un amanecer en el que pudieran regresar. El secuestro se parece a una pausa –dolorosa e injusta- una vida que no se vive y que sólo espera. Morir así debe ser sorpresivo; se destruye, de pronto, el sentido de haberlo soportado todo; se hace vacua la resistencia.
Lo sucedido vuelve a poner de presente lo que son las Farc y la crueldad que revisten sus actuaciones. Es un duro recordatorio para quienes olvidan que las Farc son un grupo terrorista; una parvada de asesinos que utilizan las páginas de Marx y de los filósofos de la izquierda para envolver la cocaína que trafican. Entre los de mala memoria hay que destacar al Congresista Roy Barreras que en un acto inexplicable, había incluido un artículo en la reforma constitucional que busca dar un marco jurídico a un eventual proceso de paz, que le daba la posibilidad a los reinsertados de participar en política. Era un premio, una concesión que no merecen ni pueden tener. La política debe estar reservada para quienes son capaces de seguir las normas democráticas. Pese a las fallas y los defectos de nuestro sistema, podemos decir que nuestra democracia funciona. A quienes cometen el error de buscar soluciones políticas a través de las armas, la sociedad puede, generosamente, otórgales perdón; pero haberse convertido en asesino debe acabar para siempre con esa opción.
Murieron los últimos oficinales que tenía la guerrilla en su poder; debieron tenerlos juntos como tuvieron otrora a Ingrid y los políticos, por ser las “joyas de la corona”. Las Farc están perdiendo no sólo a los líderes sino el espacio para delinquir rampantes, y sus mecanismos de extorsión también se agotan. Cada vez habrá menos territorios  ajenos al ejército colombiano; debe cubrirlo todo en la medida de las capacidades que tenemos. Por eso causa desazón la carta de Piedad Córdoba donde se anunciaba la próxima liberación de quienes fueron asesinados, pues es una prueba más de su amistad con esos terroristas y la utilización descarada que juntos pretender hacer de los secuestrados como piezas políticas, para manipular y desorientar a la sociedad y las familias de las víctimas. Tampoco es grato que el Presidente Santos se reúna con Chávez, un presidente enemigo de los principios democráticos y amigo de los grupos narcoterroristas que hoy, precisamente, enlutan una vez más a Colombia.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.