ATENCIÓN:
Todos las publicaciones, mensajes y/o comentarios de este Magazine están bajo la
protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula:
"Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".
Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU 
Dic 10 de 1948
Escucha"#pega PELAEZ Y GARDEAZABAL nov 24" en Spreaker.

¿De qué se sorprenden?

12 de diciembre de 2011 | OPINIÓN | Por: MAURICIO VARGAS
Lo que Petro propone en servicios públicos puede ser desastroso, pero fue lo que anunció en campaña.

Sea como sea, ahora muchos de los que jugaron a derrotar a Peñalosa se rasgan las vestiduras.

La ingenuidad política ha sido la madre de los peores desastres. En los días de Alexander Kerensky, en la Rusia de 1917, la ingenuidad de la pequeña burguesía abrió las puertas a la revolución bolchevique y, a la larga, a José Stalin, con su secuela de miseria y sus millones de muertos. La de los católicos alemanes de los años 30 avaló a Hitler, y ya se sabe lo que costó. Y más recientemente, la de sectores del centroizquierda venezolano de fines de los 90, ayudó a elegir a Hugo Chávez.
Aquí, una franja pequeñoburguesa de la capital y algunos burgueses que odiaban a Enrique Peñalosa, por el intento de expropiación del Country Club, se dedicaron a coquetear con la izquierda. Votaron por Lucho Garzón en el 2003 y por Samuel Moreno en el 2007. Y el 30 de octubre pasado, impulsados además por el deseo de derrotar a Álvaro Uribe -"Ala, ya estamos mamados de ese señor"-, ayudaron a elegir a Gustavo Petro al votar por él o por el resto de candidatos sin opciones que le hicieron hueco a Peñalosa, y permitieron que Petro se quedara con la alcaldía con menos de un tercio de los votos.
A esa operación contribuyeron los partidos de la Unidad Nacional, que dividieron su votación entre cuatro candidatos: el propio Peñalosa, Gina Parody, Carlos Fernando Galán y David Luna. A Galán, que quedó cuarto, y a Luna, que quedó quinto, los premió Juan Manuel Santos con una secretaría presidencial y un viceministerio, haciendo verdad aquella inolvidable máxima de Francisco Maturana: "Perder es ganar un poco".
Un colega malpensado me dijo el otro día: "Usted es muy bobo. ¿No ve que Santos no quería que alguien se le creciera dentro de la Unidad Nacional, y de paso aprovechó para inhabilitar a Petro para la presidencia?". Me niego a creer que el Presidente haya jugado así, pero alguna responsabilidad le cabe como gran líder de la Unidad Nacional, al haber permitido la división en sus huestes que le abrió el camino a Petro.
Sea como sea, ahora muchos de los que jugaron a derrotar a Peñalosa se rasgan las vestiduras ante los anuncios del alcalde electo de Bogotá. A mí no me gusta lo que propone: fusionar las empresas de servicios públicos y, por esa vía, castigar la eficiencia de la Empresa de Energía, y premiar a la burocracia ineficiente de la Empresa de Teléfonos y del Acueducto, haciendo que la primera financie a las otras, no sólo es equivocado. Además, es inconstitucional, pues el artículo 365 de la Carta prevé que el Estado vele por la eficiencia en la prestación de los servicios, en vez de privilegiar la ineficiencia. Y es ilegal, porque las leyes de servicios públicos y de competencia prohíben los subsidios de una empresa a otra, que hacen poco transparente la competencia y ocultan las ineficiencias.
Pero a Petro no tiene por qué importarle eso. A diferencia de Garzón y de Moreno, él sí es de izquierda. Y es que de tanto coquetear con izquierdosos de mentiras, Bogotá terminó por elegir a un izquierdista de verdad. Para él, si hay que cambiar un principio constitucional o cualquier precepto legal, pues adelante, a cambiarlo. Tampoco le importa -como izquierdista no tiene por qué importarle- que se caigan las acciones de la Empresa de Energía en la bolsa. Para Petro, eso es un problema de ricos.
Muchos esnobistas que votaron por él -"Ala, es que habla divinamente", como si hablar bien fuera lo mismo que administrar bien-, ahora se rasgan las vestiduras. Los que, de uno u otro modo, desde dentro o desde fuera del gobierno de la Unidad Nacional, ayudaron a elegir a Petro, no tienen derecho a declararse sorprendidos. Eso que tanto los sorprende, Petro lo propuso en campaña. Lo que pasa es que, en medio de tanta ligereza y tanta frivolidad con que las élites y la pequeña burguesía capitalinas votan desde hace algunos años, nadie lo escuchó.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios de usuarios anonimos llenos de odio y con palabras soéces y/o calumniadores, serán eliminados.